VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, junio 30, 2024

La brillantez de Thomas Sowell: Un homenaje

Ha sido tanto un pionero académico como un comunicador con el público


Después de escribir una columna semanal (a veces quincenal) durante los últimos 25 años (aquí hay un archivo de sus columnas desde 1998), el economista, académico, autor y tesoro nacional Thomas Sowell hizo este anuncio en su columna de hoy (“Despedida“):

Incluso las mejores cosas llegan a su fin. Después de un cuarto de siglo escribiendo esta columna para Creators Syndicate, he decidido dejarlo. A los 86 años ya he superado la edad habitual de jubilación, así que la cuestión no es por qué lo dejo, sino por qué lo he hecho durante tanto tiempo.

Aquí hay un enlace a la segunda columna de hoy de Thomas Sowell (“Random Thoughts, Looking Back“), aquí algunas de las reacciones en Twitter e Internet a la jubilación de Sowell, aquí la página web de Thomas Sowell y aquí su entrada en Wikipedia. Milton Friedman dijo una vez: “La palabra ‘genio’ se usa tanto que se está volviendo insignificante, pero sin embargo creo que Tom Sowell está cerca de serlo”.

En mi opinión,

Tanto por la cantidad de su obra (al menos 40 libros y varios miles de columnas en periódicos) como por la calidad siempre excelente y cristalina de sus escritos, no creo que haya ningún economista del libre mercado que se acerque siquiera al prolífico historial de Sowell escribiendo sobre economía. Y no creo que haya ningún escritor hoy en día, economista o no economista, que pueda igualar la “densidad de ideas” de Thomas Sowell y su capacidad para condensar sistemáticamente tanta sabiduría económica profunda en una sola frase y un solo párrafo.

Incluso a los 86 años, Thomas Sowell se ha mantenido intelectualmente activo con sus columnas sindicadas en periódicos y la publicación el año pasado de su cuadragésimo libro – Wealth, Poverty and Politics: An International Perspective (Riqueza, pobreza y política: una perspectiva internacional), que fue, sorprendentemente, su decimotercer libro en la última década. Para rendir homenaje a la merecida jubilación de Thomas Sowell tras escribir su inestimable columna semanal durante el último cuarto de siglo, presento a continuación algunas de mis citas favoritas del Dr. Thomas Sowell (la mayoría aparecieron en un post en CD en junio con motivo del cumpleaños de Sowell) y un vídeo extra del gran economista:

1. Conocimiento. Los hombres de las cavernas tenían a su disposición los mismos recursos naturales que nosotros tenemos hoy, y la diferencia entre su nivel de vida y el nuestro es una diferencia entre el conocimiento que podían aplicar a esos recursos y el que se utiliza hoy.

2. Obamacare. Si ahora no podemos permitirnos pagar médicos, hospitales y medicamentos farmacéuticos, ¿cómo vamos a poder pagar médicos, hospitales y medicamentos farmacéuticos, además de una nueva burocracia federal para administrar un sistema médico gestionado por el gobierno?

3. Economía frente a política I. La economía y la política se enfrentan al mismo problema fundamental: lo que todo el mundo quiere suma más de lo que hay. Las economías de mercado abordan este problema confrontando a los individuos con los costes de producir lo que quieren, y dejando que esos individuos hagan sus propias compensaciones cuando se les presentan precios que transmiten esos costes. Esto conduce a la autorratificación, a la luz de las circunstancias y preferencias de cada individuo.

4. Economía frente a política II. La primera lección de la economía es la escasez: Nunca hay suficiente de nada para satisfacer a todos los que lo quieren. La primera lección de la política es ignorar la primera lección de la economía”.

La política aborda el mismo problema haciendo promesas que no se pueden cumplir, o que sólo se pueden cumplir creando otros problemas que no se pueden reconocer cuando se hacen las promesas.

5. Predecir el futuro. A menudo se pide a los economistas que predigan lo que va a hacer la economía. Pero las predicciones económicas exigen predecir lo que van a hacer los políticos, y no hay nada más impredecible.

6. Los políticos como Papá Noel. La gran pregunta que rara vez -si es que alguna vez- se hacen los principales medios de comunicación es si esto supone un aumento neto de puestos de trabajo. Dado que los únicos recursos de que dispone el gobierno son los que toma del sector privado, utilizar esos recursos para crear puestos de trabajo significa reducir los recursos disponibles para crear puestos de trabajo en el sector privado.

Mientras la mayoría de la gente no mire más allá de las apariencias superficiales, los políticos pueden salirse con la suya jugando a Papá Noel en todo tipo de cuestiones, mientras dejan estragos a su paso -como el aumento del desempleo, a pesar de todos los puestos de trabajo que se “crean.”

7. El seguro de enfermedad. Sea cual sea la postura de la gente sobre la reforma sanitaria, parece haber un consenso bipartidista -generalmente un signo de pensamiento blando- de que es una buena idea que el gobierno obligue a las compañías de seguros a asegurar a las personas que los políticos quieren que aseguren, y a asegurarlas por las cosas que los políticos creen que deberían estar aseguradas. En contra de lo que los políticos esperan que hagamos, parémonos a pensar.

¿Por qué las compañías de seguros no aseguran ya a las personas y las afecciones que ahora se verán obligadas a cubrir? Porque eso supone costes adicionales y porque las compañías de seguros no creen que sus clientes estén dispuestos a pagar esos costes concretos por esas coberturas concretas.

A los políticos no les cuesta nada obligar a que haya más cobertura de seguro para más gente. Pero eso no significa que los costes se desvanezcan en el aire. Simplemente significa que tanto los compradores como los vendedores de seguros se ven obligados a pagar unos costes que ninguno de los dos quiere pagar. Pero, como la retórica política deja de lado cosas tan mugrientas como los costes, parece un gran negocio.

8. Diversidad. Si hay algún lugar en el Libro Guinness de los Récords para las palabras más repetidas, durante más años, sin una pizca de evidencia, “diversidad” debería ser una de las principales candidatas. ¿Es la diversidad nuestro punto fuerte? ¿O la fuerza de cualquiera, en cualquier parte del mundo? ¿La población homogénea de Japón hace sufrir a los japoneses? ¿Han sido bendecidos los Balcanes por su heterogeneidad, o la misma palabra “balcanización” nos recuerda siglos de luchas, derramamiento de sangre y atrocidades indescriptibles, que se extienden hasta nuestros días? ¿Se ha convertido Europa en un lugar más seguro tras importar un gran número de personas de Oriente Próximo, con culturas hostiles a los valores fundamentales de la civilización occidental?

“Cuando estés en Roma, haz como los romanos” era un dicho común. Hoy, después de que generaciones de occidentales hayan sido adoctrinadas con la retórica del multiculturalismo, las fronteras de las naciones occidentales a ambos lados del Atlántico se han abierto de par en par a personas que creen que es su prerrogativa venir como refugiados y decir a los romanos lo que tienen que hacer, y agredir a quienes no se pliegan a las normas religiosas extranjeras.

Nuestra fuerza no ha sido nuestra diversidad, sino nuestra capacidad para superar los problemas inherentes a la diversidad y actuar juntos como estadounidenses.

9. La codicia. Alguien ha señalado que culpar de las crisis económicas a la “codicia” es como culpar de los accidentes aéreos a la gravedad. Ciertamente, los aviones no se estrellarían si no fuera por la gravedad. Pero cuando miles de aviones vuelan millones de kilómetros cada día sin estrellarse, explicar por qué un avión en particular se estrelló debido a la gravedad no lleva a ninguna parte. Tampoco hablar de “codicia”, que es constante como la gravedad.

10. Los ungidos. En su prisa por ser más sabios y nobles que los demás, los ungidos han malinterpretado dos cuestiones básicas. Parecen suponer 1) que tienen más conocimientos que el miembro medio de los ignorantes, y 2) que ésta es la comparación pertinente. La comparación real, sin embargo, no es entre el conocimiento que posee el miembro medio de la élite educada frente al miembro medio del público en general, sino más bien el conocimiento directo total aportado a través de procesos sociales (la competencia del mercado, la clasificación social, etc.), que implica a millones de personas, frente al conocimiento de segunda mano de generalidades que posee un grupo de élite más pequeño.

La visión de los ungidos es aquella en la que males como la pobreza, el sexo irresponsable y el crimen derivan principalmente de la “sociedad”, más que de las elecciones y el comportamiento individuales. Creer en la responsabilidad personal sería destruir todo el papel especial de los ungidos, cuya visión los arroja en el papel de salvadores de personas tratadas injustamente por la ‘sociedad.’

11. No Hay Cinta RojaGratis/Obamacare. ¿Cree usted seriamente que se puede dar atención médica a millones de personas más y crear vastas burocracias nuevas para administrar el pago de la misma, sin costos adicionales?

Al igual que no hay almuerzo gratis, no hay burocracia gratis. Los burócratas tienen que comer, como todo el mundo, y necesitan un lugar donde vivir y algunas otras comodidades. ¿Cómo se supone que puede bajar el precio de la atención médica cuando los costes de las nuevas burocracias gubernamentales se añaden a los costes del propio tratamiento médico?

¿Y de dónde van a salir los médicos para tratar a los millones de pacientes adicionales? Formar a más médicos no es gratis. Los políticos pueden ignorar los costes, pero ignorarlos no hará que desaparezcan. Con una atención médica controlada burocráticamente, se van a necesitar más médicos, sólo para tratar a un número determinado de pacientes, porque el tiempo que se dedica a rellenar formularios gubernamentales es tiempo que no se dedica a tratar a los pacientes. Y los médicos tienen las mismas 24 horas al día que los demás.

Si añadimos más pacientes a más papeleo por paciente, estamos hablando de aún más costes. ¿Cómo puede eso reducir los costes médicos? Pero aunque eso sea imposible, la política es el arte de lo imposible. Todo lo que se necesita es retórica y un público que no piense más allá de la retórica que escucha.

12. Ayudar a los pobres. Fue Thomas Edison quien nos trajo la electricidad, no el Sierra Club. Fueron los hermanos Wright quienes nos hicieron despegar, no la Administración Federal de Aviación. Fue Henry Ford quien acabó con el aislamiento de millones de estadounidenses al hacer asequible el automóvil, no Ralph Nader.

Los que más han ayudado a los pobres no han sido los que han ido por ahí expresando a voz en grito su “compasión” por los pobres, sino los que encontraron la manera de hacer más productiva la industria y más eficiente la distribución, para que los pobres de hoy puedan permitirse cosas con las que los acomodados de ayer sólo podían soñar.

13. Movilidad de la renta. Sólo centrándose en los tramos de ingresos, en lugar de en las personas que se mueven entre esos tramos, la intelligentsia ha sido capaz de crear verbalmente un “problema” para el que es necesaria una “solución”. Han creado una poderosa visión de “clases” con “disparidades” y “desigualdades” en los ingresos, causadas por “barreras” creadas por la “sociedad”. Pero el ascenso rutinario de millones de personas fuera del quintil más bajo a lo largo del tiempo se burla de las “barreras” asumidas por muchos, si no la mayoría, de los intelectuales.

14. “Devolver”. Toda la palabrería altisonante sobre cómo la gente que tiene éxito en los negocios debería “devolver” a la comunidad que creó las cosas que facilitaron su éxito es, de nuevo, algo que suena plausible para la gente que no se para a pensar en lo que se está diciendo. Al parecer, tras años de una educación deficiente, eso incluye a mucha gente.

Tomemos el ejemplo de Obama de las empresas que se benefician de poder transportar sus productos por carreteras construidas por el gobierno. ¿Cómo crea eso la necesidad de “devolver”? ¿Acaso los contribuyentes, incluidos los contribuyentes empresariales, no pagaron por esa carretera cuando se construyó? ¿Por qué tendrían que pagarla dos veces?

¿Qué pasa con los trabajadores que contratan las empresas, cuya educación suele crearse en escuelas financiadas por el gobierno? El gobierno no tiene riqueza propia, salvo la que toma de los contribuyentes, ya sean particulares o empresas. Ellos ya han pagado esa educación. No es un regalo que tengan que “devolver” dejando que los políticos les quiten más dinero y libertad.

Cuando las empresas contratan a personas con un alto nivel de formación, como químicos o ingenieros, la competencia en el mercado laboral les obliga a pagar salarios más altos por personas con más años de valiosa formación. Esa educación no es un regalo del gobierno a los empresarios. Se paga mientras se crea en las escuelas y universidades, y se paga en salarios más altos cuando se contrata a personas con un alto nivel educativo.

Uno de los trucos de los magos profesionales es distraer la atención del público de lo que están haciendo mientras crean una ilusión de magia. Hablar piadosamente de “devolver” distrae nuestra atención del frío hecho de que los políticos nos quitan cada vez más dinero y libertad.

15. 15. Asistencia gubernamental. ¿La gente que aboga por programas gubernamentales especiales para los negros se da cuenta de que el gobierno federal ha tenido programas especiales para los indios americanos, incluyendo la discriminación positiva, desde principios del siglo XIX – y que los indios americanos siguen siendo uno de los pocos grupos en peor situación que los negros?

16. Disparidades estadísticas y discriminación. A muchos de nosotros nos han lavado tanto el cerebro a lo largo de los años -por pura repetición, más que por la lógica o por pruebas empíricas- que las disparidades estadísticas se toman automáticamente como sinónimo de discriminación, ya sea entre razas, sexos o lo que sea. El simple hecho de que individuos y grupos diferentes tomen decisiones diferentes se ignora resueltamente, porque no encaja con las ideas preconcebidas imperantes, o con las cruzadas basadas en esas ideas preconcebidas.

Las mujeres eligen carreras diferentes a las de los hombres, y con acierto, porque los hombres no se convierten en madres, y ser madre no es lo mismo que ser padre. Y no podemos convertirlos en lo mismo simplemente llamándolos a ambos “padres” o diciendo que “la pareja” está embarazada. No cabe duda de que la discriminación puede provocar disparidades estadísticas. Pero las disparidades estadísticas no significan automáticamente discriminación.

17. Las Vidas Negras Importan. Seguimos oyendo que “las vidas negras importan [Black Lives Matter]”, pero parece que sólo importan cuando eso ayuda a los políticos a conseguir votos, o cuando ese eslogan ayuda a los demagogos a demonizar a la policía. El otro 99% de vidas negras destruidas por personas que no son policías no parece atraer tanta atención en los medios de comunicación. ¿Y el éxito de los negros? ¿Importa? Aparentemente no tanto.

Hemos oído hablar mucho de estudiantes negros que no alcanzan el nivel académico exigido. Así que se podría pensar que sería noticia de primera plana cuando algunas escuelas de guetos enteros no sólo cumplen, sino que superan, los estándares académicos de las escuelas de comunidades más lujosas. De hecho, hay cadenas enteras de escuelas concertadas en las que los jóvenes negros e hispanos obtienen resultados muy superiores a la media nacional en los exámenes.

Si el éxito de los negros se considerara la mitad de noticiable que los fracasos de los negros, estos hechos serían noticia, y las personas que se preocupan por los verdaderos intereses de los estudiantes negros y de otras minorías se preguntarían: “¡Vaya! ¿Cómo podemos llevar a más niños a estas escuelas concertadas?”. Pero los sindicatos de profesores se oponen a las escuelas concertadas – y dan mucho dinero a los políticos, que a su vez ponen obstáculos y restricciones a la expansión de las escuelas concertadas. Entre ellos hay políticos como el alcalde “progresista” de Nueva York, Bill de Blasio, que se hace pasar por amigo de los negros denigrando a la policía, al lado de Al Sharpton.

18. El legado de la esclavitud frente al legado del liberalismo. Si quisiéramos tomarnos en serio las pruebas, podríamos comparar la situación de los negros cien años después del fin de la esclavitud con la situación después de 30 años del Estado del bienestar liberal. En otras palabras, podríamos comparar pruebas fehacientes sobre “el legado de la esclavitud” con pruebas fehacientes sobre el legado de los liberales.

A pesar del gran mito de que el progreso económico de los negros comenzó o se aceleró con la aprobación de las leyes de derechos civiles y los programas de “guerra contra la pobreza” de la década de 1960, la fría realidad es que la tasa de pobreza entre los negros cayó del 87% en 1940 al 47% en 1960. Esto fue antes de que comenzara ninguno de esos programas.

En los 20 años siguientes, la tasa de pobreza entre los negros cayó otros 18 puntos porcentuales, en comparación con la caída de 40 puntos de los 20 años anteriores. Se trataba de la continuación de una tendencia económica anterior, a un ritmo de progreso más lento, no de la gran liberación económica proclamada por los liberales y los “líderes” negros interesados.

Casi cien años del supuesto “legado de la esclavitud” hicieron que la mayoría de los niños negros [78%] se criaran en familias biparentales en 1960. Pero treinta años después, el estado de bienestar liberal encontró que la gran mayoría de los niños negros eran criados por un solo progenitor [66%]. Las viviendas sociales de la primera mitad del siglo XX eran lugares limpios y seguros, donde la gente dormía a la intemperie en las calurosas noches de verano, cuando eran demasiado pobres para permitirse el aire acondicionado. Eso fue antes de que se rebajaran o abandonaran las normas de admisión en los proyectos de vivienda pública, en la euforia de las nociones liberales de no juzgar. Y fue antes de que los liberales difundieran el mensaje tóxico del victimismo. Todos sabemos en qué agujeros infernales se han convertido las viviendas públicas en nuestros tiempos. El mismo mensaje tóxico produjo resultados sociales similares entre las personas con ingresos más bajos en Inglaterra, a pesar de la ausencia de un “legado de esclavitud” allí.

Si nos guiamos por la evidencia del retroceso social, los liberales han causado más estragos en los negros que el supuesto “legado de la esclavitud” del que hablan.

Bonus: En el siguiente vídeo de 2009, Thomas Sowell habla de la reforma sanitaria propuesta por Obama (en aquel momento):

Este artículo se publicó en el blog AEI

[Artículo publicado originalmente el 28 de diciembre de 2016].


  • Mark J. Perry is a scholar at the American Enterprise Institute and a professor of economics and finance at the University of Michigan’s Flint campus.