VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, enero 30, 2022

¿El sueño de Star Trek con un mundo sin dinero es utópico o distópico?

¿Es una sociedad sin dinero una idea verdaderamente futurista a la cual deberíamos aspirar? ¿O es realmente primitiva e inviable?

Crédito de la imagen: *Paramount (vía *YouTube)

En Star Trek: Primer Contacto, el capitán Picard explica a un visitante del siglo XXI: “La economía del futuro es algo diferente. Verá, el dinero no existe en el siglo XXIV”.

Yusaku Maezawa, un multimillonario que ha viajado recientemente al espacio, podría duplicar a ese visitante. Recientemente se hizo eco de la idea de Picard en una rueda de prensa que dio desde la Estación Espacial Internacional, diciendo

Algún día, el dinero desaparecerá de repente de este mundo. . . mi cuenta bancaria será cero. La cuenta bancaria de todo el mundo será cero. Y todo en las tiendas [será] gratis. Entonces, todo el mundo podrá tomar todo gratis de las tiendas. Si te gustan los carros, podrás montarte en un Ferrari en cuanto quieras y gratis”.

El magnate de la moda añadió que el capitalismo “no es sostenible” y debe ser sustituido por una sociedad sin dinero lo antes posible, una visión que promete explicar en una película que planea hacer (cuya producción costará sin duda una pequeña fortuna). ¿Es esta una idea verdaderamente futurista, a la cual deberíamos aspirar? ¿O es más bien primitiva e inviable?

El capitalismo, en la medida en que ha existido, ha tenido un éxito increíble a la hora de sacar a la mayor parte de la humanidad de la pobreza, incentivando la creación de tecnologías increíbles que mejoran la vida, como las que Maezawa utilizó para hacer su fortuna, por no hablar de los viajes al espacio. Pero hace tiempo que tiene sus críticos, y él no es ni mucho menos el primero que propone una especie de mundo del Jardín del Edén donde todo es abundante y gratuito. Karl Marx imaginó una utopía similar. El comunismo, decía, acabaría por crear un mundo sin dinero:

En el caso de la producción socializada se elimina el capital-dinero. La sociedad distribuye la fuerza de trabajo y los medios de producción entre las distintas ramas de la producción. Los productores pueden, en todo caso, recibir vales de papel que les permiten retirar de los suministros sociales de bienes de consumo una cantidad correspondiente a su tiempo de trabajo. Estos vales no son dinero. No circulan.

Y aunque “la sociedad distribuye la fuerza de trabajo” -lo que significa que los planificadores del gobierno le dicen a la gente lo que tiene que hacer para garantizar que se fabriquen cosas (como Ferraris “gratis”)- los trabajadores también podrían dedicarse a cualquier pasatiempo u ocupación que les apetezca. “En la sociedad comunista”, explicó Marx,

en la que nadie tiene una esfera de actividad exclusiva, sino que cada uno puede realizarse en cualquier rama que desee, la sociedad regula la producción general y hace así posible que yo haga una cosa hoy y otra mañana, que case por la mañana, que pesque por la tarde, que críe el ganado por la noche, que critique después de cenar, tal y como tengo en mente, sin convertirme nunca en cazador, pescador, pastor o crítico.

Porque, en un mundo así, “la sociedad regula la producción general”, sólo los planificadores sociales tendrían que preocuparse de cómo todo esto se suma para satisfacer las necesidades de todos. El trabajador no tiene que preocuparse de producir bienes demandados que pueda intercambiar por otros. Como explica Jacque Fresco, un utópico moderno y autodenominado “ingeniero social”:

todos los bienes y servicios están disponibles para todas las personas sin necesidad de medios de intercambio como el dinero, los créditos, el trueque o cualquier otro medio. Para ello, todos los recursos deben ser declarados patrimonio común de todos los habitantes de la Tierra. Equipada con las últimas maravillas científicas y tecnológicas, la humanidad podría alcanzar niveles de productividad extremadamente alta y crear una abundancia de recursos.

En otras palabras, un puñado de tecnócratas haría posible de algún modo el paraíso de los teleadictos. Esa no es una idea que resuene conmigo ni con los jóvenes ambiciosos que conozco. Por otro lado, los trabajadores chinos agotados -que recientemente lanzaron el movimiento “tumbados” para popularizar la opción de no participar en la “lucha continua” de Xi Jinping hacia el dominio de la tecnología- probablemente agradecerían el respiro. Sin embargo, irónicamente, el Partido Comunista Chino considera este reconocimiento generalizado de la fatiga como un infantilismo subversivo, que evidencia el deseo supuestamente inmoral del individuo de poner sus propios intereses egoístas por encima de los de la nación.Bajo el comunismo, un puñado de tecnócratas haría posible de algún modo el paraíso de teleadictos. Esa no es una idea que resuene conmigo o con los jóvenes ambiciosos que conozco.

Pero, si no en el corazón del comunismo, ¿podría el Edén de Marx ser viable en otros lugares?

Aunque Marx se consideraba a sí mismo un científico social y un economista -y aunque sus ideas siguen siendo algunas de las que más se enseñan-, no se enseñan mucho en los departamentos de ciencias sociales o de economía, salvo como guías de fracaso. Esto se debe a que prácticamente todas las hipótesis de Marx han sido desacreditadas. Por un lado, ¿quién va a construir los Ferraris gratuitos con los que Maezawa soñaba, por no hablar de abordar tareas más mundanas, sin ningún incentivo? Pero para aquellos que no encuentran convincentes estos experimentos de sentido común – o que piensan, como Marx, que la naturaleza humana cambiará misteriosamente – la impracticabilidad del Estado sin dinero de Marx quedó demostrada por lo que los economistas austriacos han llegado a llamar el problema del cálculo. Ludwig von Mises explicó una vez el problema de la siguiente manera:

Si se va a construir una central hidroeléctrica, hay que saber si es o no la forma más económica de producir la energía necesaria. ¿Cómo puede saberlo si no puede calcular los costos y la producción?

Podemos admitir que, en su período inicial, un régimen socialista podría basarse en cierta medida en la experiencia de la era capitalista precedente. Pero, ¿qué hacer después, cuando las condiciones cambien cada vez más? ¿Qué utilidad pueden tener los precios de 1900 para el director de 1949? ¿Y qué utilidad puede sacar el director de 1980 del conocimiento de los precios de 1949?

La paradoja de la “planificación” es que no puede planificar, debido a la ausencia de cálculo económico. Lo que se llama economía planificada no es ninguna economía. No es más que un sistema para andar a tientas en la oscuridad.

En resumen, sin precios, la gente no tiene medios relacionables y cuantificables para comparar y contrastar opciones sobre cómo gastar el tiempo y el capital, lo que es vital para determinar la mejor manera de utilizar estos recursos naturalmente escasos. “La revista New Scientist informó de que en el futuro los carros podrían funcionar con avellanas”, dijo el comediante Jimmy Fallon, en un sketch que recoge este punto de forma hilarante. “Eso es alentador, teniendo en cuenta que un tarro de ocho onzas de avellanas cuesta unos nueve dólares. Sí, tengo una idea para un carro que funciona con cabezas de águila calva y huevos de Fabergé“.La paradoja de la “planificación” es que no puede planificar, por la ausencia de cálculo económico. Lo que se llama economía planificada no es ninguna economía. No es más que un sistema para andar a tientas en la oscuridad. -Ludwig von Mises

Pero hay más. Como se ha demostrado con tantas ideas de Marx, una sociedad sin dinero no sólo es impráctica, sino que también es profundamente inmoral. Marx a menudo se quejaba de que los capitalistas codiciosos alienaban a los trabajadores de su trabajo. El enfoque en la eficiencia, decía, reducía al trabajador a una mera extensión de las máquinas de una fábrica, convirtiéndolo en una herramienta bruta para la explotación capitalista.

Por supuesto, los trabajadores elegían trabajos industriales porque estaban mejor pagados que los de la agricultura y similares. Y aunque fueran aburridos, esos trabajos rara vez eran tan agotadores como la vida en la granja. Lejos de alienar a los trabajadores de su trabajo, el capitalista organizó nuevos modos de producción que aumentaron enormemente el valor de ese trabajo, no sólo para él, sino también para los trabajadores. Mientras que un esclavo está realmente alienado de su trabajo -trabaja pero se ve privado de los frutos de su esfuerzo-, el trabajador industrial podía contar con los mayores rendimientos de su trabajo como nunca antes. A lo largo de la Revolución Industrial y de los siglos siguientes, esos rendimientos han crecido enormemente y han reducido el porcentaje de personas que viven en la pobreza extrema de más del 80% a menos del 20%.

El dinero almacena el valor del propio esfuerzo. Es posible gracias a la protección legal de los derechos de propiedad. En palabras de Francisco d’Anconia del libro Atlas Shrugged de Ayn Rand

El dinero se basa en el axioma de que cada hombre es dueño de su mente y de su esfuerzo. El dinero no permite que ningún poder prescriba el valor de su esfuerzo, excepto la elección voluntaria del hombre que está dispuesto a intercambiar su esfuerzo a cambio. El dinero te permite obtener por tus bienes y tu trabajo lo que valen para los hombres que los compran, pero no más. El dinero no permite más tratos que los que redundan en beneficio mutuo por el criterio no forzado de los comerciantes.

Al igual que el trabajador es dueño de sí mismo, es dueño de los valores que produce, de los que depende su vida, ya sea directa o indirectamente a través de la venta de esos valores. Sin el dinero y los derechos de propiedad que lo sustentan, todos estaríamos verdadera y plenamente alienados de nuestro trabajo, sin poder reclamar los valores que dedicamos a crear nuestro tiempo y, por tanto, nuestras vidas.“El dinero se basa en el axioma de que cada hombre es dueño de su mente y de su esfuerzo”. -Ayn Rand

Esta es una idea que no es apta ni para la ciencia ficción, y que es mejor relegada al género distópico.

Este artículo se publica con el permiso de The Objective Standard.