VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, enero 9, 2023

Brasil demuestra que la censura imparcial no existe

Mientras los estadounidenses escudriñan los archivos de Twitter y se enteran de la escandalosa verdad sobre la participación del gobierno de Estados Unidos en la moderación de las redes sociales, pueden aprender importantes lecciones de la reciente incursión de Brasil en la censura.

Crédito de la imagen: Marcelo Camargo

El juez del Tribunal Supremo de Brasil Alexandre de Moraes visitó recientemente Estados Unidos para dar una conferencia a líderes empresariales sobre “el futuro de la democracia.” Eso es preocupante dada la inclinación de Moraes a recurrir a la fuerza cuando trata con detractores. En el poco tiempo que pasó en suelo estadounidense, estuvo a punto de pelearse con un crítico en un restaurante, y cuando un periodista brasileño protestó frente a su hotel, Moraes le retiró el pasaporte, dejándole apátrida y desamparado.

Sin embargo, todo esto no es nada comparado con las recientes hazañas del juez en su país, donde ha asumido el papel de principal censor de la expresión política.

Como resumió el New York Times el pasado septiembre:

Moraes ha encarcelado a cinco personas sin juicio previo por publicaciones en las redes sociales que, según él, atacaban a las instituciones brasileñas. También ha ordenado a las redes sociales que eliminen miles de publicaciones y vídeos sin apenas margen de apelación. Y este año, 10 de los 11 magistrados del tribunal condenaron a un diputado a casi nueve años de prisión por proferir lo que consideraron amenazas contra él en un livestream.

Moraes dirige el Tribunal Superior Electoral de Brasil, encargado de supervisar las elecciones del país. El organismo obtuvo amplios poderes para censurar el discurso relacionado con las elecciones en 2019 y amplió sus propios poderes a principios de este año, declarando la autoridad unilateral de Moraes para censurar el discurso en línea durante las elecciones presidenciales de 2022 en Brasil (que ha seguido utilizando después de las elecciones). Explicando los motivos, otro juez dijo: “Brasil vive con la misma incitación al odio que se cobró vidas en la invasión del Capitolio de Estados Unidos, y las instituciones democráticas deben hacer todo lo posible para evitar escenarios como el del 6 de enero de 2021, que conmocionó al mundo”.

Ese día vivirá ciertamente en la infamia, subrayando cuestiones difíciles sobre cómo proteger las elecciones de las campañas de desinformación y la incitación a la violencia. Estos problemas no son nuevos – “La falsedad vuela, y la Verdad viene cojeando tras ella”, dijo Jonathan Swift hace más de trescientos años-, pero las redes sociales amplifican tanto su propagación como su velocidad. En respuesta a amenazas como la intromisión de Rusia en las elecciones y el genocidio provocado por las redes sociales en Myanmar, las propias plataformas han mejorado en la eliminación de los trolls. Pero algunos países consideran que es demasiado poco y demasiado tarde, como Alemania, Francia y ahora Brasil, que han optado por la censura en lugar de dejar la moderación de contenidos en manos de los propietarios de las plataformas. ¿Cómo le está funcionando esto a Brasil y qué podemos aprender de su experiencia?

En primer lugar, Brasil está demostrando que no existe la censura imparcial, algo que debería tenerse en cuenta a la hora de evaluar las normativas propuestas para imponer la denominada moderación “políticamente neutral” de las redes sociales en Estados Unidos. Se podría pensar que si hay alguien que pueda interpretar y aplicar imparcialmente las leyes, incluidas las que reprimen determinados tipos de expresión, deben ser los más altos tribunales. Pero en Brasil, como en Estados Unidos, los jueces son nombrados por los presidentes. Siete de los once miembros del Supremo Tribunal Federal de Brasil fueron nombrados por Luiz Inácio Lula da Silva o por su sucesora, Dilma Rousseff. El arquitecto de los poderes de censura del tribunal electoral comenzó como abogado de las campañas de Lula en 1998, fue fiscal general de Lula y fue nombrado miembro del Supremo Tribunal Federal por Lula en 2009. (También se asoció con Moraes en 2019 para investigar y castigar a personas críticas con el tribunal). Y Lula -condenado por aceptar sobornos en el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil (Netflix incluso basó una serie en él)- fue liberado por un tecnicismo por otro juez (nombrado por Rousseff) que forma parte de los tribunales supremo y electoral de Brasil.

No es de extrañar entonces que estos jueces estén utilizando sus poderes para silenciar a los detractores de Lula, junto con cualquiera que cuestione “la honorabilidad” del tribunal o de sus miembros. Tal vez lo más llamativo sea que Moraes ordenó a Twitter e Instagram que cerraran las cuentas del diputado más popular de Brasil, Nikolas Ferreira (que recibió más votos que ningún otro candidato en las elecciones de 2022) después de que Ferreira publicara una transcripción parcial de un podcast en el que cuestionaba los resultados de las elecciones presidenciales. (Lula fue declarado vencedor).

Esto apunta a la segunda cosa que podemos aprender de las tribulaciones de Brasil: La censura es contraproducente. Muchos brasileños cuestionan las elecciones alegando que la censura impuesta por los tribunales comprometió su legitimidad. Por ejemplo, aunque nunca se ha refutado el fondo de la condena por corrupción de Lula, Moraes prohibió de hecho referirse al ex convicto como “corrupto”. Después de que comentaristas radiofónicos hablaran de la corrupción de Lula, Moraes obligó a su cadena -la mayor del hemisferio sur- no sólo a retractarse, sino a emitir un mensaje en el que se afirmaba que “Lula es inocente“. Incluso censuró al entonces presidente en ejercicio Jair Bolsonaro, exigiendo que su campaña detuviera los anuncios que decían: “la mayor mentira de estas elecciones es decir que Lula no es un ladrón. Votar por Lula es votar por corruptos”.

Comprensiblemente, el tribunal de Moraes se ha ganado el apodo de “Ministerio de la Verdad”. Sufriendo su dominio sobre el discurso público, manifestantes de todo el país piden una intervención militar, una sentencia de muerte para el mismo “futuro de la democracia” sobre el que Moraes supuestamente puede enseñarnos.

Las conclusiones son claras. La censura imparcial es una contradicción en sí misma: La censura es una persona o un grupo de personas investidas del poder gubernamental para imponer sus puntos de vista a los demás. Y, tanto si el objetivo declarado son unas “elecciones justas” como “el futuro de la democracia”, la censura sólo consigue ponerla en peligro.

Mientras los políticos y los burócratas inventan medios para insertar al gobierno en la moderación de las redes sociales y unirse a las filas de las muchas naciones que ahora emplean la censura, los estadounidenses deben aferrarse a la Primera Enmienda. La censura no resuelve los problemas. Por el contrario, pone en peligro los mismos valores que supuestamente se invoca para proteger.