VOLER A ARTÍCULOS
lunes, octubre 7, 2019

Cómo ser el dueño de tu propia carrera

El secreto para el desarrollo profesional es tomar el control de la dirección de tu carrera.


Ya sea que usted sea un joven graduado que acaba de comenzar su carrera o alguien que está sintiendo la versión vocacional de la “crisis de los siete años”, el secreto para el desarrollo profesional es tomar el control de la dirección de su carrera. A muchos jóvenes profesionales se les ha enseñado a pedir permiso y a buscar orientación en todo momento. A veces esto es comprensible porque los jóvenes profesionales tienen mucho que aprender. Pero, es fácil aplicar mal esta lección y terminar sintiendo una falta de control en su propia carrera.

El éxito profesional comienza con ser el jefe de su propia carrera. Ray Kroc, el visionario que llevó a los restaurantes McDonald’s de siete pequeñas localidades a la cadena global que es hoy, dijo una vez: “La calidad de un líder se refleja en los estándares que ellos mismos se establecen”.

Si aspiras a ser un emprendedor, acercarte a tu propia carrera como un ejecutivo te ayudará a prepararte para tu eventual lanzamiento. Aquí hay seis maneras en las que usted puede convertirse en el dueño de su carrera.

1. Un ejecutivo se siente cómodo tomando decisiones

El liderazgo le exigirá que tome decisiones difíciles de vez en cuando. Un ejecutivo debe tomar decisiones basadas en la mejor información disponible en ese momento, lo que significa que a veces habrá datos incompletos.

Es igualmente importante reconocer que no todas las decisiones son iguales. En una carta dirigida a los accionistas en 1998, el fundador de Amazon, Jeff Bezos, describe la importancia de determinar primero el tipo de decisión que se está tomando, diferenciando entre las decisiones de tipo 1 (como dejar el trabajo), que son imposibles de revertir una vez que se han puesto en marcha, o las decisiones de tipo 2, de las que puede dar marcha atrás (cómo inscribirse en un curso de certificación profesional para más tarde descubrir que no valió la pena la inversión).

Es crítico hacer preguntas penetrantes y considerar las consecuencias previsibles (y a veces no deseadas) de una decisión. Luego, al final del día, el ejecutivo debe tomar una decisión y vivir con las decisiones que tomó.

2. Un ejecutivo considera tanto el corto como el largo plazo

Un buen director general mantiene un pie firmemente plantado en el presente, mientras se enfrenta al futuro con un sentido de anticipación. Saber cómo mantenerse lo suficientemente ágil para funcionar en el aquí y ahora mientras se es un ejecutivo con visión de futuro es una necesidad, si el ejecutivo quiere disfrutar de un éxito sostenible. Vivir tanto en el presente como en el futuro ayudará al profesional a afrontar los retos de frente mientras crea oportunidades de forma proactiva en un mundo que es todo menos estacionario.

3. Un ejecutivo aprende y desarrolla continuamente nuevas habilidades

Puede ser fácil caer en una depresión profesional donde nada se siente particularmente motivador o suficientemente desafiante. Para estar seguro, hay momentos en los que el control de crucero profesional es útil, como los períodos de estrés excepcional. Sin embargo, a veces debemos evitar la atrofia profesional tomando tiempo para desarrollar nuevas habilidades. Esto puede significar el aprendizaje o la profundización de una habilidad técnica (como la codificación o la ingeniería) o el cultivo de habilidades sociales, como la comunicación o la gestión del tiempo. Sea lo que sea, un CEO necesita tiempo para mejorar continuamente.

4. Un ejecutivo se rodea de gente inteligente y busca su consejo

Si la sociedad nos juzga por los compañeros que tenemos, entonces el mundo de los negocios nos juzga por la gente que contratamos, despedimos y con la que nos asociamos. Esto significa que un ejecutivo debe reconocer talento y personalidad. Esto es válido cuando se trata de elegir con quién rodearse, con quién buscar consejo e incluso emular. Pero también es cierto al elegir con quién no asociarse. Evitar a los sinvergüenzas le ayudará a no ser manchado por sus fechorías y malas reputaciones.

5. Un ejecutivo sabe cómo decir “No” y lo hace regularmente

Cada vez que dices “Sí” a una cosa, estás diciendo “No” a otra. Al reflexionar sobre el éxito de Apple, Steve Jobs dijo una vez: “Estoy tan orgulloso de muchas de las cosas que no hemos hecho como de las cosas que hemos hecho. La innovación es decir no a mil cosas”.

Al decir “No” con regularidad, se asegura de que se reduzca su horario y de que se establezcan sus prioridades, para que no se sienta abrumado. Esto también significa a veces decir “No” a un compromiso existente para perseguir un objetivo de gran importancia.

Un ejecutivo eficaz también reconoce que ” Ahora no” es a veces la mejor opción de todas. Un líder pueda que tenga que decidir si actualmente está equipado con las habilidades, experiencia y recursos necesarios (y el respaldo del equipo adecuado) para perseguir un “tiro de luna”, o necesita concentrarse pacientemente en la creación de un servicio confiable y una productividad sostenible.

6. Un CEO tiene la capacidad de perseverar a través de la adversidad y resolver conflictos.

Todo líder se enfrentará a la adversidad. La perseverancia y el valor son fundamentales. Igualmente importante es la capacidad de resolver conflictos. Al aprender a desescalar los conflictos de oficina y resolver las disputas con diplomacia, un joven profesional aprenderá las habilidades necesarias que le servirán para el resto de sus carreras. “En tiempos de adversidad y cambio, realmente descubrimos quiénes somos y de qué estamos hechos”, escribió Howard Schultz, ex CEO de Starbucks, en su libro Onward.

Al desarrollar un sentido de confianza, cultivar las habilidades de liderazgo y comprender que los propios esfuerzos y decisiones tienen mucho peso, cada uno de nosotros puede enfrentar con confianza los desafíos que se le avecinan. Así que, tanto si eres un profesional emergente como si eres un emprendedor, la clave del siguiente paso, y de cada paso posterior, se encuentra en convertirte en el CEO de tu propia carrera.


  • Brooke Medina serves as director of communications for Civitas Institute, a state-based public policy organization dedicated to the ideas of limited government and liberty. She sits on the board of ReCity Network, a non-profit committed to helping social entrepreneurs and community organizations tackle issues related to poverty. Brooke’s writing has been published in outlets such as The Hill, Entrepreneur, Washington Examiner, Daily Signal, FEE, and Intellectual Takeout.