VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, septiembre 29, 2021

Por qué me gustaría que Chester Arthur y Joe Biden estuvieran juntos en una misma habitación para hablar del gasto en infraestructuras

Los doce vetos de Chester Arthur contienen algunas observaciones interesantes.

Image Credit: FEE composite-White House

Cuando Chester Alan Arthur juró su cargo como vigésimo primer presidente de Estados Unidos y juró defender la Constitución, las expectativas del país sobre él eran escasas. Era el 20 de septiembre de 1881, hace exactamente 140 años. Superó esas expectativas y, en el caso de uno de sus doce vetos, ofreció una sensatez que avergüenza a muchos de los políticos actuales.

Fuera de Nueva York, Arthur era un gran desconocido en 1881. Tras ejercer la abogacía en la ciudad de Nueva York en las décadas de 1850 y 1960, se convirtió en aliado y beneficiario político de Roscoe Conkling, un pez gordo corrupto del Partido Republicano que construyó una considerable maquinaria de patrocinio colocando a sus amigos en puestos de “servicio civil”. Arthur fue despedido en una ocasión de su puesto en la Aduana de Nueva York por un presidente estadounidense, Rutherford B. Hayes. Cuando Arthur fue introducido en la exitosa candidatura republicana de 1880 como candidato a la vicepresidencia con el candidato presidencial James Garfield, gran parte del país bostezó y preguntó: “¿Chester qué?”.

El presidente Garfield fue asesinado a tiros por un descontento que buscaba un cargo en julio, cuando sólo llevaba cuatro meses de mandato. Murió 11 semanas después, catapultando a Arthur a la Casa Blanca como presidente por accidente. Cumplió el mandato de Garfield y, con su mala salud, optó por no organizar una vigorosa campaña para ganar su propio mandato en 1884.

Si Arthur se hubiera presentado y ganado en 1884, probablemente habría muerto en el cargo. En realidad, falleció de la enfermedad de Bright en 1886 a la edad de 57 años.

Los historiadores de hoy en día muestran un sesgo hacia los presidentes “activistas”. Escriben mucho -y con admiración- sobre quienes expandieron el Estado, se involucraron en aventuras en el extranjero y torturaron la Constitución hasta que ésta confesó poderes que nunca fueron concebidos para el gobierno federal. En su mayor parte, Arthur no recorrió esos caminos sin salida, por lo que se le califica de “poco memorable” y “mediocre”. Pero logró algunas cosas buenas que pocos esperaban de él, como la reforma de la administración pública que erosionó el corrupto sistema de reparto de beneficios.

Mientras leía recientemente los mensajes de Arthur al Congreso, descubrí que sus doce vetos contienen algunas observaciones excelentes. Teniendo en cuenta los gigantescos proyectos de ley de “infraestructuras” que están pendientes ahora en el Congreso, deberíamos pensar en lo que el presidente Arthur escribió cuando vetó la Ley de Ríos y Puertos el 1 de agosto de 1882. El proyecto de ley habría consignado 19 millones de dólares (eso era enorme en su época) “para la construcción, reparación y conservación de ciertas obras en ríos y puertos y para otros fines”.

Arthur señaló que, aunque algunos de los proyectos del proyecto eran “claramente para el bienestar general y de carácter muy benéfico”, el resto era lo que hoy llamaríamos un gasto descarado en obras para captar votos. Escribió,

Mi principal objeción al proyecto de ley es que contiene asignaciones para fines que no son para la defensa común o el bienestar general y que no promueven el comercio entre los Estados. Estas disposiciones, por el contrario, son totalmente para el beneficio de las localidades particulares en las que se propone hacer las mejoras. Considero que tal apropiación del dinero público va más allá de los poderes otorgados por la Constitución al Congreso y al Presidente.

Me siento más obligado a no firmar el proyecto de ley debido a los males peculiares que manifiestamente resultan de esta infracción de la Constitución. Las asignaciones de esta naturaleza, que se dedican exclusivamente a objetos locales, tienden a aumentar en número y en cantidad. Cuando los ciudadanos de un Estado descubren que el dinero, para cuya recaudación son gravados en común con todo el país, va a ser gastado en mejoras locales en otro Estado, exigen beneficios similares para ellos y no es anormal que traten de indemnizarse por ese uso de los fondos públicos asegurando asignaciones para mejoras similares en su propia región. Así, a medida que el proyecto de ley se vuelve más objetable, se asegura más apoyo. Este resultado es invariable y se produce necesariamente cuando se descuidan las limitaciones constitucionales impuestas al poder legislativo.

Arthur estaba llamando la atención sobre el efecto “vagón” del gasto gubernamental. Cuanto más dinero de los contribuyente reparten los políticos, más gente quiere participar en él, incluso aquellos que no buscaban nada en primer lugar. Otros términos para definir lo que ocurre aquí son “demagogia”, “compra de votos” y -seamos brutalmente honestos- “corrupción” moral y financiera. Cuando crece a una escala colosal, es una señal de que una nación se está tirando por el agujero negro de la imprudencia fiscal. Esto nunca termina bien. (Ver las lecturas recomendadas más abajo para hacerse una idea de lo horrorizado que estaría Arthur si pudiera ver las monstruosidades de “infraestructuras” de Biden en 2021).

Téngase en cuenta que el principal problema fiscal federal en la época de Arthur era un superávit presupuestario crónico, totalmente alejado de los descomunales, desmesurados e indefendibles déficits de nuestra época. El proyecto de ley que vetó habría reducido el superávit presupuestario en 19 millones de dólares; el desbordamiento de las infraestructuras que se propone ahora en Washington aumentaría el déficit presupuestario (y la deuda nacional) en billones.

Otra razón para el veto de Arthur fue su creencia de que el proyecto de ley asignaría una suma que “excede en gran medida las necesidades del país para el presente año fiscal”. Argumentó que la Ley de Ríos y Puertos de 1882 exigiría al gobierno “gastar una cantidad de dinero tan grande en un período tan breve que el gasto no puede realizarse de forma económica y ventajosa”.

¿Cree alguien en su sano juicio que Joe Biden, o cualquier funcionario o asamblea de funcionarios, podría gastar “económica y ventajosamente” el año que viene un billón más de lo que ha gastado este año? No se engañen o, mejor dicho, no se dejen engañar por los gastadores. Arthur advirtió,

El gasto extravagante de dinero público es un mal que no debe medirse por el valor de ese dinero para las personas que cobran impuestos por él. Sufren un daño mayor en el efecto desmoralizador que se produce en aquellos a quienes se les confía el deber oficial a través de todas las ramificaciones del gobierno.

En el improbable caso de que los grandes derrochadores de Washington leyeran este artículo, creo que simplemente se burlarían de él. Considerarían degradante para su cacareado intelecto sugerir que un Chester Arthur muerto hace tiempo podría enseñarles algo. A esto se le llama arrogancia, ignorancia, petulancia, fanatismo, engreimiento y prepotencia. Es la misma pomposidad con la que los arrogantes y fanfarrones demagogos de la antigua Roma demolieron primero la República Romana y luego también el Imperio Romano.

Lamentablemente, al día siguiente del veto de Arthur, se saltaron al Congreso y la Ley de Ríos y Puertos fue promulgada. Los grandes derrochadores se fueron a casa y le dijeron a sus electores que acababan de conseguirles algunos regalitos y que no se les olvidara en época de elecciones.

Puede que se considere a Chester Arthur como un don nadie, pero ojalá pudiéramos ponerlo hoy en una habitación con Joe Biden para hablar de gasto en infraestructuras. Apuesto a que en dos minutos, Chester tendría a Joe atado con sus propios argumentos.

Para más información, véase:

El plan de infraestructuras de Biden está cargado de bienestar corporativo por Aadi Golchha

9 locos ejemplos de despilfarro y gasto partidista en la propuesta de infraestructuras por Brad Polumbo

Un análisis de la Ivy League acaba de destruir el mayor argumento de Biden para el Plan de Infraestructuras Bipartidista por Brad Polumbo

Un presidente que no quería el puesto por Lawrence W. Reed

¿Hay un Presidente en la Cámara?, Parte I por Lawrence W. Reed


  • Lawrence W. Reed es presidente emérito de FEE, anteriormente fue presidente de FEE durante casi 11 años, (2008 - 2019).