Maui y Michigan: Historia de dos incendios

Son realmente graves las acusaciones de que el desastre de Maui estuvo marcado por el fracaso masivo del gobierno, desde la maleza desatendida que alimentó las llamas hasta la falta de advertencia una vez que comenzaron los incendios.

Hay que adorar esos titulares de Babylon Bee. Cuando el Presidente irrumpió en Maui hace unos días, el Bee anunció: "Biden dice a las víctimas de los incendios que se solidariza porque una vez caminó por la playa sin sandalias y la arena estaba muy caliente".)

Un día antes, Biden metió la pata diciendo que las llamas de Maui le hicieron recordar la vez que su cocina se incendió, poniendo en peligro su Corvette (durante unos 20 minutos). También saludó a un perro de búsqueda y rescate que llevaba botas ignífugas con la siguiente ocurrencia: "Eso sí que es tierra caliente, amigo".

Los lectores entenderán por qué ese titular de Babylon Bee me pareció una noticia seria hasta que me di cuenta de que era una sátira.

Lo verdaderamente grave son las acusaciones de que la catástrofe estuvo marcada por el fracaso masivo del gobierno, desde la maleza desatendida que alimentó las llamas hasta la falta de advertencia una vez que empezaron los incendios.

Uno de los habitantes de Maui que intervino fue el abogado Jordon Aimoku Chee. "El gobierno es responsable de ello", declaró, porque "es gravemente negligente, como m<�nimo, si no criminalmente negligente... Fallaron. El gobierno falló".

La ex congresista demócrata hawaiana Tulsi Gabbard parece estar de acuerdo. "Siguen sin ver respuesta por parte del condado, el estado y el gobierno federal para poder salir a ayudarles", afirmó. "Los centros de apoyo a la comunidad que tienen son 100% dirigidos por la comunidad, voluntarios que recogen suministros y llevan a cabo todas estas coordinaciones por su cuenta". La gente de Maui, explicó, siente "como si el gobierno no se preocupara por ellos, y eso es un horrible, horrible perjuicio para la gente que ha pasado por un tipo de pérdida que ni siquiera podemos imaginar."

La tragedia de Hawai recordó a Biden su cocina; pero la horrible naturaleza de la misma y la culpabilidad del gobierno en ella me trajeron a la memoria otro suceso, olvidado hace tiempo. Me refiero al terrible incendio que arrasó la zona del Pulgar de Michigan en 1881. Un buen amigo y uno de los mejores historiadores de Estados Unidos, Burton Folsom, escribió sobre él en un artículo de 1997 titulado La diferencia entre un incendio y una inundación. Lo que sigue es un extenso extracto:

Las llamas arrasaron la zona del Pulgar, mataron a casi 200 personas y destruyeron más de un millón de acres de bosques. "Las llamas corrían más rápido que el galope de un caballo", dijo un superviviente de este devastador incendio. Su furia huracanada arrancó árboles, arrasó edificios y destruyó millones de dólares en propiedades en los condados de Huron, Tuscola, Sanilac y Lapeer, en Michigan.

En el momento del incendio de Michigan, los estadounidenses miraron hacia dentro y no hacia fuera, hacia el gobierno federal, para ayudar a las víctimas. Se convirtieron en las personas más generosas del mundo, en parte porque sabían que el gobierno no tenía nada que dar, excepto lo que había recaudado en impuestos, y en parte porque consideraban que ayudar a sus conciudadanos necesitados era una responsabilidad personal.

Para los habitantes de Michigan en 1881, esto significó una avalancha de ayuda ofrecida gratuitamente por compatriotas de todo el mundo. De hecho, el incendio de Michigan se convirtió en la primera iniciativa de ayuda en caso de catástrofe de Clara Barton y la recién creada Cruz Roja Americana. A medida que el humo se extendía hacia el este por todo el país, la ciudad natal de Barton, Dansville, Nueva York, se convirtió en un centro de socorro. Según los responsables de la Cruz Roja de Dansville, una llamada de Clara Barton "nos impulsó a trabajar".

"Al instante", dijeron, "sentimos la ayuda y la fuerza de nuestra organización [la Cruz Roja], joven e inexperta como era". Hombres, mujeres y niños de todo el oeste de Nueva York trajeron alimentos, ropa y otros regalos. Antes de que la Cruz Roja los enviara a Michigan, un comité de señoras inspeccionaba cada artículo y volvía a coser las prendas o sustituía los alimentos cuando era necesario.

La rapidez era importante, no sólo porque muchos pasaban hambre, sino también porque se acercaba el invierno. Había mucha demanda de ropa de cama y de abrigo. Los ferrocarriles se encargaban del transporte. La gente dejaba sus trabajos y sus casas y viajaba a Michigan para participar personalmente en la reconstrucción. Pronto, la Cruz Roja de Nueva York y los comités locales de socorro de Michigan trabajaron juntos para distribuir suministros hasta que "no se necesitaron más", según el informe final de la Cruz Roja.

Los líderes de Michigan, por supuesto, estaban agradecidos por la amistad y la ayuda de la Cruz Roja. Hizo que el socorro en caso de catástrofe fuera más rápido, más eficaz y de alcance nacional. Pero incluso si esa ayuda no hubiera llegado, los habitantes de Michigan estaban preparados para organizar todo el socorro de forma voluntaria dentro del estado. En un incendio anterior, en 1871, casi 3.000 familias de Michigan se quedaron sin hogar; el gobernador Henry Baldwin organizó personalmente las tareas de socorro y donó de su propio bolsillo unos 150.000 dólares (más de 3 millones de dólares en la actualidad). Pocos o nadie pensaron que fuera necesario crear una burocracia federal de socorro.

Si hay una buena noticia en Maui en este momento, es la iniciativa que están tomando los particulares para ayudar a la recuperación. El flujo habitual de ayuda de la Cruz Roja, el Ejército de Salvación e innumerables donantes particulares forma parte, como siempre, de la ecuación. Pero también lo es lo que los hawaianos están haciendo por su cuenta. Un artículo de NBC News titulado "Survivors of Maui Fires Set Up Their Own Aid Network as Trust in Government Falters" (en español, Los supervivientes de los incendios de Maui crean su propia red de ayuda ante la pérdida de confianza en el gobierno) cita a Kekoa Lansford, que trasladó a las víctimas a un lugar seguro en su propio camión:

"Nuestra comunidad es la que está dando un paso adelante", afirma. Si echas un vistazo a las diferentes paradas y centros de ayuda, verás que hay un nativo hawaiano a cargo de cada uno de ellos". Los hawaianos nativos han asumido el esfuerzo de ayuda porque no esperan ayuda del gobierno local o federal. Tienen la creencia de que si no hacemos algo, moriremos. No van a venir a ayudarnos".

Apuesto a que el retorno de la inversión en el camión de Lansford es muy superior al que obtuvieron los contribuyentes por el costoso vuelo del Air Force One de Washington a Maui.