VOLER A ARTÍCULOS
lunes, agosto 22, 2022

Los sindicatos de maestros politizaron las escuelas de los EE.UU., no los padres

Los líderes sindicales afirman que los "extremistas" politizaron las escuelas estadounidenses. Esto es un revisionismo descarado.

Crédito de la imagen: Flickr-Departamento de Educación de EEUU | CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)

Cuando Pew Research le preguntó a los votantes, antes de las elecciones de 2020, qué temas eran los más importantes para ellos, la educación ni siquiera figuraba entre los doce primeros.

Pero las cosas han cambiado drásticamente desde entonces. Desde The Washington Post hasta ABC News han identificado la educación como un factor potencialmente significativo en las elecciones de mitad de período del 2022. Además, después de que la educación se convirtiera en un tema definitorio en las elecciones a gobernador de Virginia el año pasado –siendo uno de los dos o tres temas más importantes-, la elección de escuela se convirtió en un tema candente para los republicanos.

Se trata de un gran cambio en sólo dos años.

En teoría, la educación no debería ser una cuestión política, pero, como hemos visto, se ha convertido claramente en una. Por lo tanto, debemos preguntarnos por qué ha sucedido esto exactamente.

Hay muchas posibles respuestas a esta pregunta. Una de ellas proviene de Randi Weingarten, presidenta de la Federación Americana de Maestros, el segundo sindicato de educadores más importante del país. En un reciente tuit, culpó a los “extremistas” que están “atacando a los maestros” y centrándose en una guerra cultural que “pretende socavar la enseñanza y el aprendizaje”.

“Las guerras culturales pretenden socavar la enseñanza y el aprendizaje”, escribió Weingarten. “Los extremistas están politizando las escuelas y atacando a los mestros. Atacar a los profesores no ayuda a los niños, lo socava todo”.

Por si no quedara suficientemente claro, también enlazó a un artículo de prensa en el que especifica un poco más el tipo de personas de las que habla: “los que están en contra de las escuelas públicas, los que están en contra de los sindicatos, los privatizadores, los que odian”. En otras palabras, se refiere a los conservadores, a los libertarios, a los liberales que creen en la elección de la escuela, e incluso a los propios padres.

¿Pero son estos grupos los que realmente politizan la educación? ¿O, por el contrario, están simplemente respondiendo a las fuerzas abiertamente políticas que han controlado la educación durante mucho tiempo?

Por qué la educación se ha politizado tanto

El curso escolar 2020-2021 debe considerarse crítico a la hora de considerar la politización de la educación. En los meses que precedieron a ese curso escolar se produjeron dos acontecimientos que condujeron a las posturas extremas que acabaron lanzando a la escuela al centro de la atención política: la pandemia de Covid-19 y el asesinato policial de George Floyd. El primero fue aprovechado por los sindicatos de maestros con incentivos retrógrados, mientras que el segundo condujo a un ajuste de cuentas racial a nivel nacional que algunos llevaron tan lejos como para empezar a promover ideologías raciales regresivas en nombre del progreso.

En primer lugar, cuando comenzó la pandemia de Covid-19, era comprensible que hubiese mucha incertidumbre. Pero una de las primeras cosas que se supo sobre el virus fue que los niños eran los menos vulnerables a la grave infección. También descubrimos pronto que las escuelas no eran un foco de transmisión de Covid. Sin embargo, muchas escuelas K-12 comenzaron el año escolar 2020-2021 en línea – en gran parte debido al cínico activismo de los sindicatos de maestros. Antes del curso escolar, Weingarten amenazó con una huelga, afirmando que “nada está fuera de la mesa” si los distritos escolares decidían reabrir, y el Sindicato de Profesores de Chicago tuiteó más tarde que la presión para reabrir la escuela estaba “arraigada en el sexismo, el racismo y la misoginia”. Es razonable señalar que esto es sólo retórica -no necesariamente representativa del poder real que tienen los sindicatos para dar forma a la política-, pero los estudios demostraron que la fuerza del sindicato de un distrito, y no la prevalencia del Covid-19 en la comunidad, era el mejor predictor del cierre prolongado de escuelas.

Más recientemente, se han puesto de manifiesto los efectos de estos cierres, provocados por la explotación de una crisis por parte de los sindicatos del sector público. Un estudio publicado por McKinsey & Company descubrió que “al final del curso escolar 2020-21, los estudiantes llevaban un retraso promedio de cinco meses en matemáticas y de cuatro meses en lectura”. La pérdida de aprendizaje era aún más grave entre los estudiantes de bajos ingresos, así como entre los estudiantes negros e hispanos. Numerosos estudios -incluyendo la propia investigación de los CDC- también muestran que los cierres dañaron la salud mental de los estudiantes, con aumentos en las tasas de ansiedad y depresión.

En segundo lugar, tras el ajuste de cuentas raciales en los Estados Unidos que comenzó en el verano de 2020, algunas escuelas comenzaron a incluir enseñanzas radicales -regresivas, incluso- sobre la raza en su plan de estudios. El activista Chris Rufo ha hecho un profundo reportaje sobre este tema para City Journal, exponiendo ejemplo tras ejemplo de mensajes esencialistas raciales que se abren paso en las aulas de K-12. Además, con la intención de difundir aún más este tipo de instrucción, la Asociación Nacional de Educación, que es el mayor sindicato de maestros del país, aprobó una resolución que respaldaba explícitamente la enseñanza de la teoría racial crítica en las aulas como herramienta para entender a Estados Unidos. Y la Federación Norteamericana de Maestros, que es el segundo sindicato de profesores más importante del país, anunció una campaña para dar a conocer los escritos de Ibram X. Kendi -un académico que ha escrito que “El único remedio para la discriminación pasada es la discriminación presente. El único remedio a la discriminación presente es la discriminación futura”. – dentro de todas las aulas.

En respuesta a los cierres perpetuos de escuelas impulsados por el poder de los sindicatos, así como a los planes de estudio racialmente divisivos que se abren paso en las escuelas K-12, una coalición de conservadores, libertarios y liberales se movilizó contra esas políticas.

Los padres acudieron a las reuniones de los consejos escolares, los políticos aprobaron leyes y los medios de comunicación heterodoxos informaron de lo que estaba ocurriendo. Últimamente, tanta gente ha abandonado el sistema escolar público tradicional que algunos lo califican de “éxodo”. Esta es la respuesta a la que Weingarten culpa con la politización de las escuelas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que todo esto se produjo después que se aplicaran políticas radicales y sin precedentes. Así que, aunque se pueden criticar aspectos de la respuesta -después de todo, no estoy de acuerdo con todas las leyes aprobadas o con todos los discursos pronunciados por un padre en una reunión del consejo escolar-, resulta demasiado creíble afirmar que los padres politizaron las escuelas cuando, en realidad, fueron las propias escuelas, junto con los sindicatos, las que introdujeron estos elementos políticos radicales.

¿El fin del monopolio gubernamental?

Los datos muestran que cada vez más personas buscan alternativas al sistema escolar público tradicional. A principios de este año, PBS publicó un artículo en el que exploraba el aumento de la educación hogareña en todo el país.

“En 18 estados que compartieron estadísticas hasta el año escolar actual, el número de estudiantes que se educan en casa aumentó en un 63% en el año escolar 2020-2021, y luego cayó sólo un 17% en el año escolar 2021-2022”, escribió Carolyn Thompson de Associated Press.

El artículo cuenta las historias de múltiples padres que comenzaron a educar a sus hijos en casa durante el año pasado, y encuentran que una razón común es que simplemente no se impresionaron por la calidad de la instrucción durante el cierre de las escuelas. Aparte de la educación en casa, la National Alliance for Public Charter Schools (Alianza Nacional para las Escuelas Públicas Charter) informó de que las inscripciones aumentaron un siete por ciento durante la pandemia.

La razón es clara: el sistema escolar público tradicional ha estado plagado de fallas durante mucho tiempo, pero los acontecimientos de los últimos años hicieron que la gente fuera más consciente de ellos. Y estas fallas no sólo existen en las cabezas de los padres, los ideólogos conservadores o los activistas para la elección de las escuelas, como sugiere Weingarten. Son muy reales. Los padres quieren que sus hijos vayan a la escuela en persona, y generalmente no quieren que sus hijos sean adoctrinados con un sistema ideológico concreto por extraños que trabajan para el gobierno. Según la propia encuesta de la Federación Norteamericana de Maestros, el 60 por ciento de los probables votantes de los estados en disputa están insatisfechos con la forma en que las escuelas públicas tradicionales enseñan sobre la raza y el 58 por ciento están insatisfechos con la forma en que enseñan cuestiones relacionadas con la identidad de género.

La gente vota con los pies; así que, a medida que más y más personas abandonen el sistema tradicional de escuelas públicas, quedará cada vez más claro que algo fundamental debe cambiar en la forma en que Estados Unidos maneja la política educativa.

La razón por la que algo fundamental debe cambiar es que los fracasos que estamos viendo no se producen por casualidad, sino que son el subproducto natural de un monopolio gubernamental sobre la educación unido al poder en manos de un sindicato del sector público. Por lo tanto, cualquier reforma verdadera del sistema educativo debe abordar estas dos cosas.

En primer lugar, se entiende generalmente que los monopolios son malos para los consumidores. Conducen a precios más altos, junto con una menor calidad y cantidad. No es difícil entender por qué ocurre esto: las empresas no tienen ningún incentivo para innovar, ni para ofrecer un producto de alta calidad, cuando los consumidores no tienen otras opciones. El economista Thomas Sowell tenía razón cuando observaba que la educación es realmente un caso atípico en lo que respecta a su tratamiento, ya que las escuelas públicas tradicionales -a diferencia de una tienda de comestibles o un campamento de verano- no tienen que convencer a nadie de que asistir a ellas es lo mejor para ellos. La gente simplemente se ve obligada a asistir. Sin embargo, pasar a un modelo que se caracterice por la posibilidad de elegir 1) capacitará a las familias para elegir la escuela que mejor se adapte a las necesidades de cada uno de sus hijos y 2) incentivará a todas las escuelas, incluidas las públicas tradicionales, a dar prioridad a la calidad de la educación que imparten y a mejorar continuamente. Después de todo, si no lo hacen, la gente simplemente decidirá asistir a otro lugar.

En segundo lugar, la labor de un sindicato es proteger y obtener beneficios para sus miembros. Es evidente que este objetivo puede valer la pena, pero cuando se trata de los sindicatos de maestros del sector público, los problemas surgen cuando defender los intereses de los profesores significa defender los intereses de los alumnos. La verdad es que lo que es mejor para los estudiantes no siempre es lo mejor para los maestros, y viceversa.

Por ejemplo, cuando se planteó el cierre de escuelas en Covid-19, estaba claro que a los alumnos les interesaba aprender en un entorno presencial; sin embargo, los sindicatos de profesores abogaron por no abrir las escuelas porque su trabajo es velar por la comodidad y la seguridad de los afiliados. Otro ejemplo es cuando el rendimiento laboral de un profesor es atrozmente deficiente. En ese caso, está claro que a los alumnos les interesa que ese profesor sea destituido, mientras que al profesor y al sindicato les interesa conservar su puesto de trabajo. Por eso, en la ciudad de Nueva York se necesita un promedio de 830 días y 313.000 dólares para despedir a un sólo profesor incompetente.

Un sistema educativo exitoso no puede incluir piedras angulares que, por su propia naturaleza, van en detrimento de los niños. La buena noticia es que, al promulgar políticas que promuevan la elección de escuela, el poder de los sindicatos de maestros para imponer políticas retrógradas se debilitará por dos razones. En primer lugar, si esa política es lo suficientemente perjudicial, puede animar a los alumnos a irse a una escuela que ponga las necesidades de los estudiantes en primer lugar; esto podría hacer que los sindicatos empezaran a pisar un poco más suave en las causas que apoyan. En segundo lugar, la mayoría de las escuelas charter y privadas no están sindicadas, lo que significa que habrá más estudiantes que aprendan en escuelas no sindicadas después de que haya elección de escuelas si las escuelas sindicadas no proporcionan la educación que los consumidores desean.

Steven Levitt, co-autor del exitoso libro Freakonomics, explicó acertadamente el problema actual de las escuelas. Escribió que “el problema (…) no son demasiados incentivos, sino demasiado pocos”. Ahora mismo, las escuelas y los profesores pueden realmente “hacer lo que quieran” en el aula, sin tener en cuenta lo que es mejor para los estudiantes, porque las fuerzas políticas protegen el monopolio educativo del gobierno y el poder de los sindicatos para influir en la política. En otras palabras, como no hay competencia, no puede haber responsabilidad.

Esto es claramente correcto. Por lo tanto, la única solución es una mayor libertad educativa. Más gente lo reconoce que nunca, pero la labor apenas comienza.




  • Jack Elbaum was a Hazlitt Writing Fellow at FEE and is a junior at George Washington University. His writing has been featured in The Wall Street Journal, Newsweek, The New York Post, and the Washington Examiner. You can contact him at [email protected] and follow him on Twitter @Jack_Elbaum.