VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, agosto 27, 2023

Las escuelas concertadas reciben mucho menos dinero que las públicas tradicionales. Pero lo hacen mejor

Una nueva investigación pone en duda la hipótesis generalizada de que una mayor financiación es un factor clave para obtener mejores resultados educativos.

Crédito de la imagen: Kohji Asakawa - Pixabay

Si pensabas que las escuelas concertadas recibían la misma financiación que las escuelas públicas tradicionales, piénsalo otra vez.

Un nuevo y enorme estudio de la Universidad de Arkansas concluye que “de media, las escuelas concertadas de 18 ciudades de 16 estados (…) reciben alrededor de un 30% o 7.147 dólares (en 2020) menos de financiación por alumno que las escuelas públicas tradicionales”. En las dos últimas décadas, esta disparidad de financiación se ha mantenido relativamente estable.

Como era de esperar, las diferencias son mayores en unos lugares que en otros. El estudio señala que “Atlanta tiene la mayor disparidad porcentual de financiación chárter (alrededor del 53%), mientras que Camden tiene la mayor disparidad en dólares (19.711 dólares). Houston tiene la menor disparidad en porcentaje (tres por ciento) y en dólares (417 dólares)”.

Es importante señalar que el análisis de regresión realizado por los autores no sugiere que las diferencias en la proporción de estudiantes en situación de pobreza o que aprenden inglés sean la razón de la disparidad. Sin embargo, sí observaron que, tras tener en cuenta las diferencias en el número de alumnos con necesidades especiales, la disparidad disminuía considerablemente, aunque seguía siendo significativa (1.707 dólares).

De todos modos, las escuelas concertadas lo hacen mejor

Basándose únicamente en estos datos, no sería descabellado esperar que estas escuelas concertadas tuvieran peores resultados educativos que sus homólogas de la escuela pública tradicional.

El único problema es que no es así.

Un estudio reciente de la Universidad de Stanford, por ejemplo, descubrió que los alumnos de las escuelas concertadas ganan 16 días de lectura y seis días de matemáticas al año en comparación con los de las escuelas públicas tradicionales. Estos beneficios eran especialmente pronunciados entre los alumnos de minorías que, además, vivían en la pobreza. Education Week informó de que “los alumnos negros de las escuelas concertadas en situación de pobreza ganaron 37 días de aprendizaje en lectura y 36 días en matemáticas con respecto a sus homólogos de las escuelas públicas tradicionales, y los alumnos hispanos en situación de pobreza ganaron 36 días de lectura y 30 días de matemáticas con respecto a sus compañeros de las escuelas públicas tradicionales”.

El libro del economista Thomas Sowell de 2020 Las escuelas concertadas y sus enemigos también ofrece datos convincentes que sugieren la eficacia de las escuelas concertadas. Estudió un conjunto de escuelas concertadas y públicas tradicionales en la ciudad de Nueva York que atendían a poblaciones esencialmente idénticas. En muchos casos del estudio, una escuela concertada y una escuela pública tradicional ocupaban incluso el mismo edificio.

Sin embargo, los resultados educativos no podían ser más diferentes. Así, sólo el 10% de las escuelas públicas tradicionales tenían una mayoría de alumnos que superaban el nivel “competente” en el examen de matemáticas, mientras que el 68% de las escuelas concertadas lo hacían. Del mismo modo, en el examen de inglés, sólo el 14% de las escuelas públicas tradicionales tenían una mayoría de estudiantes que superaban el nivel “competente”, mientras que la proporción era del 65% en las escuelas concertadas.

La financiación no es lo que determina los resultados

Esto nos deja con una idea clave: La financiación no es lo que determina los resultados educativos. Sí, ha quedado claro al considerar los resultados superiores de las escuelas concertadas a pesar de su financiación relativamente más baja. Pero no es la única razón por la que lo sabemos.

Una revisión bibliográfica de más de 400 estudios realizada en 1997 concluyó que “no existe una relación fuerte o consistente entre el rendimiento de los alumnos y los recursos de los centros”. Datos recientes revelan también que, aunque el gasto educativo por alumno ajustado a la inflación ha aumentado un 245% desde 1970, los resultados en lectura han subido menos de un 1% y en matemáticas un 1,8%.

Además, algunos de los peores distritos escolares del país son también los mejor financiados. Baltimore City Schools gasta más de 21.000 dólares por alumno y Chicago Public Schools gasta casi 30.000 dólares por alumno. Sin embargo, esos distritos tienen al menos una docena de escuelas cada uno donde ni un solo estudiante es competente en matemáticas o lectura.

Mientras tanto, Nicholas Kristof, del New York Times, documentó recientemente una mejora sin precedentes en las escuelas K-12 de Mississippi. Los alumnos de cuarto curso de Mississippi pasaron de los últimos puestos de la clasificación de la Evaluación Nacional del Progreso Educativo (NAEP) a los puestos intermedios, y el estado se situó a la cabeza en lo que respecta a los niños procedentes de familias en situación de pobreza. Pero, lo que es más importante, estos resultados no se produjeron como consecuencia de un aumento de la financiación. De hecho, Mississippi ocupa el puesto 46 en gasto por alumno.

En cambio, como señalé en el Washington Examiner, “para que un sistema educativo prospere, tiene que ceñirse a los fundamentos. Enseñar a leer bien y fijar expectativas altas ayudan mucho”. Hay, por supuesto, muchas más cosas que las escuelas están haciendo para sobresalir, pero gran parte de ellas se remontan a esta idea básica.”

Así es como Mississippi ha progresado, así es como florecen redes de charter como Success Academy, y también es simplemente sentido común. Al fin y al cabo, una escuela puede tener todos los recursos del mundo, pero si no enseña a leer correctamente o no exige a los alumnos un alto nivel de exigencia, no hay razón para creer que vaya a tener éxito.

Todo es cuestión de incentivos

Sin embargo, probablemente la diferencia que define a las escuelas concertadas de las escuelas públicas tradicionales son los incentivos asociados a ellas. Es difícil exagerar el alcance de sus consecuencias.

En una entrevista para Charter Schools and Their Enemies, Sowell señala que la educación recibe un trato totalmente diferente al de casi cualquier otra industria. Mientras que una tienda de comestibles o un campamento de verano sólo pueden seguir sobreviviendo si convencen a un número suficiente de personas de que merece la pena gastar dinero allí, las escuelas públicas tradicionales no tienen que convencer a nadie. El gobierno simplemente obliga a un grupo selecto de personas, en función de su código postal, a asistir a una escuela u otra. Por consiguiente, tanto si la escuela fracasa como si tiene éxito, nada cambia en lo que respecta a la asistencia y, por tanto, a su capacidad para seguir funcionando. Este no es el caso de las escuelas concertadas, que sólo pueden sobrevivir en la medida en que la gente quiera asistir a ellas.

Esto crea una situación en la que las escuelas públicas tradicionales no tienen ningún incentivo para mejorar, mientras que las escuelas concertadas deben hacerlo por una cuestión de supervivencia. No es de extrañar, por tanto, que las segundas superen a las primeras.

Entonces, ¿cómo podemos mejorar los resultados educativos? La respuesta es centrarse en los incentivos. Un sistema educativo basado en la elección y la competencia recompensará a las escuelas eficaces y eliminará a las ineficaces. En cambio, un sistema basado en la coerción y el monopolio -como el actual sistema de enseñanza pública- es una receta para la mediocridad perpetua.


  • Jack Elbaum was a Hazlitt Writing Fellow at FEE and is a junior at George Washington University. His writing has been featured in The Wall Street Journal, Newsweek, The New York Post, and the Washington Examiner. You can contact him at [email protected] and follow him on Twitter @Jack_Elbaum.