El dinero tiene poco efecto sobre la felicidad, pero aquí 6 maneras de transformarlo en sonrisas

La conciliación más sencilla, por supuesto, es que la mayoría de la gente malgasta su dinero.

El dinero tiene poco efecto sobre la felicidad. Los antiguos griegos, como Epicuro, lo decían, y la psicología empírica moderna lo confirma. ¿Por qué nos cuesta tanto aceptarlo? En parte, porque nuestra reacción inmediata al dinero es muy favorable, y eso se nos queda grabado en la mente. Sin embargo, al poco tiempo se produce la adaptación hedónica. Empezamos a dar por sentada nuestra buena fortuna... y luego olvidamos en gran medida que somos afortunados.

¿Puede el dinero comprar la felicidad?

Pero probablemente hay otra razón importante por la que nos cuesta tanto aceptar el escaso efecto del dinero en la felicidad. A saber: ¡Hay tantas maneras de comprar la felicidad con dinero! El hecho de que "El dinero no compra la felicidad" choca con el hecho igualmente obvio de que "El dinero puede comprar la felicidad". 

La más sencilla posibilidad, por supuesto, es que la mayoría de la gente malgasta su dinero. Y en mi experiencia, esta posibilidad es totalmente correcta. La mayoría de la gente se obstina en gastar mucho dinero en callejones sin salida hedónicos, mientras ignora las omnipresentes oportunidades de convertir el dinero en sonrisas.

¿Cuáles son esas supuestas "oportunidades omnipresentes"? Aquí están mis mejores opciones.

  1. Compra tu salida para las tareas desagradables, contratando a otras personas para que las hagan por ti. Comience con la limpieza, la lavandería, el trabajo de jardinería, la reparación de automóviles, el cuidado de niños y la declaración de impuestos.
  2. Evita las tareas desagradables comprando otros productos. Lo más obvio es cambiar a platos, vasos y utensilios desechables. Es muy barato y ahorra mucho tiempo. Si esto te hace sentir culpable por el medio ambiente, compénsalo con un poco de altruismo efectivo.
  3. La principal fuente de felicidad es la interacción social agradable. Utiliza el dinero para conseguir más de eso y haz que tu interacción sea más agradable. Si tienes que pasar horas preparando y limpiando cualquier reunión, probablemente no la disfrutarás mucho. Así que reduce la preparación y la limpieza utilizando los números 1 y 2.
  4. No compres productos para impresionar a desconocidos o conocidos casuales. De todos modos, apenas te prestan atención. De hecho, es probable que ni siquiera tus amigos íntimos presten tanta atención a los detalles de tus posesiones. Así que si tú y tu familia cercana no van a disfrutar de forma duradera de un producto caro (como... los mesones de granito), ahorra tu dinero.
  5. El gasto en entretenimiento es una de las mejores formas de convertir el dinero en felicidad. Por eso lo llaman "entretenimiento".
  6. Si vives con otras personas, insonoriza tu casa, sobre todo si tienes niños. La música, la televisión y las conversaciones telefónicas de otras personas (por no hablar del llanto de los niños) no sólo te ponen nervioso, sino que crean conflictos innecesarios. Pero no tienes que elegir entre el aislamiento y la serenidad. Las puertas de madera maciza no son precisamente baratas, pero son asequibles.
  7. Esfuérzate menos en encontrar un trabajo mejor pagado que el actual. Esfuérzate más en encontrar un trabajo que sea más agradable que el actual. Lo primero y más importante: Busca trabajos con mucha interacción social agradable.

Duda generalizada: ¿Estas actitudes no alejarán a las personas más convencionales? Mi respuesta: Sólo ligeramente, siempre que seas amable. Así que sé amable. Y no olvides que estas actitudes también atraen a personas con ganas de disfrutar de la vida.

Por último: ¡Puedes y debes usar tu dinero para construir y mantener tu Burbuja Hermosa!

Actualización: la Keller Scholl señala acertadamente que debería haber mencionado: "Gasta dinero para reducir tu tiempo de desplazamiento".


Este artículo se ha reproducido con permiso de The Library of Economics and Liberty.