VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, abril 27, 2024

Destrucción de valor


En Cleveland y otras ciudades estadounidenses se están demoliendo casas porque cinco años después de la quiebra inmobiliaria no hay nada mejor que hacer con ellas. Ahí reside una lección de la teoría austriaca del ciclo económico.

En un mundo de incertidumbre, el despilfarro -la destrucción de valor- es inevitable. La acción humana, cuyo objetivo es sustituir circunstancias inferiores por circunstancias superiores, a menudo implica trabajar para transformar recursos escasos de una forma menos útil a otra más útil. Por ejemplo, yo transformo el dinero ganado con mi trabajo en carne de vacuno cruda (empleando tiempo y gasolina para ir al supermercado y realizando el intercambio), luego transformo la carne cruda en una hamburguesa de tamaño medio mediante el proceso de cocción, que requiere mucho tiempo. Si después de comer la hamburguesa deseo haber hecho otra cosa con el dinero y el tiempo (por ejemplo, comprar un pollo), me arrepentiré de mi forma de actuar y sentiré que he malgastado ambas cosas.

Todos hemos dedicado tiempo y recursos a algún proyecto del que luego nos hemos dado cuenta de que era el proyecto equivocado. Es el precio del conocimiento imperfecto, que aqueja a todos los seres humanos. Si tenemos suerte, algunos de los recursos que utilizamos pueden recuperarse y dedicarse a otros fines, pero el tiempo, el esfuerzo y los demás recursos se han esfumado.

Lo mismo ocurre, por supuesto, en la producción comercial. Un empresario compra insumos y contrata mano de obra, pensando que el producto acabado tendrá un precio que cubra los costes y produzca un rendimiento competitivo, sólo para descubrir que la gente no quiere el producto, o no lo suficiente como para pagar el precio previsto. La pérdida representa la destrucción de valor: El valor de los insumos antes de que se produjera la transformación resultó ser mayor que el valor del producto acabado.

Como digo, esto ocurre porque nuestro conocimiento es imperfecto. Es una lástima, pero quizá no sea una tragedia, sólo un hecho de la vida con el que aprendemos a vivir y minimizar. La tragedia ocurre cuando la intervención del gobierno distorsiona las señales de los precios e induce a la gente en masa a hacer planes que destruyen el valor. Esa es parte de la historia que cuenta la teoría austriaca del ciclo económico. En el caso económico que nos ocupa, la política de tipos de interés bajos de la Reserva Federal a principios de la década de 2000 y las políticas de vivienda fácil de varias agencias federales durante una década indujeron a los constructores a producir demasiadas casas en relación con lo que habría sido la demanda sin esas políticas insostenibles. El resultado fue el infame auge de la vivienda y su inevitable caída. Con los precios de la vivienda aparentemente en una trayectoria ascendente imparable, y Fannie Mae y Freddie Mac respaldadas por el gobierno -por no hablar de los bancos demasiado grandes para permitir su quiebra- dispuestas a comprar las hipotecas de los prestamistas por muy poco sólidas que fueran, constructores y compradores se encontraron en gran abundancia. Comprar más casa de la que uno podía permitirse parecía inteligente cuando se podía obtener un bajo tipo de interés inicial en una hipoteca de tipo variable para una casa con un desembolso inicial bajo o nulo y esperar que su precio subiera significativamente en seis meses. Cuando el tipo subía, se podía refinanciar o vender la casa y quedarse con el capital.

Pero cuando los tipos de interés subieron, la burbuja estalló y la demanda se desplomó, este inteligente plan se torció. Las casas se quedaron sin vender y mucha gente no pudo pagar sus hipotecas, refinanciarlas o venderlas con beneficios. Las ejecuciones hipotecarias se dispararon y la multitud con viviendas bajo el agua simplemente desapareció, dejando a los bancos con un montón de casas vacías que cuestan dinero en impuestos, infracciones de códigos, etcétera.

Como resultado, ahora los bancos prefieren donar las propiedades a bancos de tierras sin ánimo de lucro creados por el gobierno y pagar por la demolición que conservarlas y esperar futuras ventas. Esto está ocurriendo en Cleveland, y el Washington Post informó de que se estaban debatiendo programas similares en otros lugares.

¿Cómo se relaciona esto con el despilfarro identificado por la teoría austriaca del ciclo económico? En la medida en que las viviendas fueron desalojadas y se dejó que se deterioraran debido al proceso descrito anteriormente, las demoliciones representan una destrucción de valor atribuible al gobierno. En ausencia de las insostenibles políticas de inflado de la burbuja, algunas de esas viviendas no se habrían construido.

En el caso de las viviendas más antiguas, menos casas de nueva construcción habrían competido con ellas en el mercado inmobiliario. Seguirían estando ocupadas y, por tanto, se habrían mantenido. (La demolición no habría sido una alternativa atractiva).

La tragedia es que, debido a la política gubernamental, la demolición es la alternativa más atractiva. Pensemos en los recursos y la mano de obra -que ahora vemos que se han despilfarrado- que se emplearon en construir cada casa. Imaginemos qué productos podrían haberse creado en su lugar. Es peor que eso: Los productos siempre convocan a productos complementarios. Un boom inmobiliario estimula la producción de centros comerciales, parques de oficinas e innumerables instalaciones y productos menores. Los recursos necesarios para fabricar esas cosas también se habrían ido a otra parte. Ahora todos esos recursos, junto con mucha mano de obra y tiempo, han desaparecido porque la gente del gobierno pensó que sabía cómo planificar el mercado de la vivienda.

[Artículo originalmente publicado el 4 de enero de 2012].


  • Sheldon Richman is the former editor of The Freeman and a contributor to The Concise Encyclopedia of Economics. He is the author of Separating School and State: How to Liberate America's Families and thousands of articles.