Cómo en el “tratado con el demonio”de Alemania fue contraproducente y cambió la historia

Apenas seis meses después de haber llegado a Petrogrado, con la ayuda de Alemania, el comunista ruso Vladimir Lenin ingenió la Revolución de Octubre. Pero, la historia no termina ahí.

Por esta fecha -el 16 de abril- del fatídico año de 1917, el comunista ruso Vladimir Lenin llegó a Petrogrado (ahora San Petersburgo) después de su exilio en Suiza.

Los alemanes, con los que Rusia estaba en guerra desde el verano de 1914, organizaron secretamente su regreso, le concedieron un pasaje seguro a través de Alemania e incluso le dieron millones en oro. Esperaban que causara suficientes problemas para que Rusia se retirara de la Primera Guerra Mundial.

Una vacuna se supone que inocula a una persona contra un virus. Inyectar a Rusia con Lenin equivalía a administrar el propio virus. El historiador británico Edward Crankshaw señaló que Alemania vio "en este oscuro fanático un bacilo más que soltar en la tambaleante y agotada Rusia para propagar la infección".

En seis meses, Lenin ideó la Revolución de Octubre. Su nuevo régimen hizo la paz con Alemania en marzo del 1918.

Así, los alemanes consiguieron lo que deseaban a corto plazo, pero les sirvió de poco. Perdieron la guerra de todos modos en noviembre. El monstruo que Lenin creó se tragaría media Alemania en 1945 y construiría el infame Muro de Berlín en 1961. El primer estado comunista esclavizó a millones de personas y atormentó al mundo hasta su colapso en 1991.

Lenin es el mismo matón de sangre fría que escribió famosamente: "Debemos estar dispuestos a emplear el engaño, la mentira, la violación de la ley, la retención y la ocultación de la verdad[...]. Podemos y debemos escribir en un lenguaje que siembre entre las masas el odio, la repugnancia y el desprecio hacia los que no están de acuerdo con nosotros".

En otro lugar, Lenin declaró que "El proletariado necesita el poder del Estado, la organización centralizada de la fuerza, la organización de la violencia, con el fin de aplastar la resistencia... y con el fin de dirigir a la gran masa de la población... en la labor de organizar una economía socialista".

En agosto de 1918, Lenin envió su ahora famoso telegrama "Orden de ahorcamiento". En él instruía a los bolcheviques locales de la región de Penza para que trataran con dureza a los campesinos (kulaks) que poseían tierras allí y se oponían a su nacionalización. El historiador británico Robert Service lo descubrió en los archivos soviéticos en la década de 1990. Decía lo siguiente:

¡Camaradas! La insurrección de cinco distritos kulak debe ser reprimida sin piedad. Los intereses de toda la revolución así lo exigen, porque "la última batalla decisiva" con los kulaks está ahora en marcha en todas partes. Hay que dar un ejemplo.

Colgad (absolutamente colgad, a la vista del pueblo) no menos de cien kulaks conocidos, gordos, chupasangres.

Publicad sus nombres.

Confiscadles todo el grano.

Designen rehenes, de acuerdo con el telegrama de ayer.

Háganlo de tal manera, que en cientos de kilómetros a la redonda la gente vea, tiemble, sepa, grite: "Los kulaks chupasangre están siendo estrangulados y serán estrangulados".

Recepción y aplicación del telégrafo.

Suyo, Lenin.

P.D. Utilice a su gente más dura para esto.

Ese escalofriante telegrama dio paso al "Terror Rojo" que asesinó a decenas de miles de rusos durante los dos años siguientes.

En un discurso pronunciado en 1987, el presidente Ronald Reagan reflexionó: "¿Cómo se distingue a un comunista? Bueno, es alguien que lee a Marx y a Lenin. ¿Y cómo se distingue a un anticomunista? Es alguien que entiende a Marx y a Lenin". Uno sólo puede preguntarse cuán diferentes habrían sido los acontecimientos si los alemanes de 1917 hubiesen entendido lo que significaban Lenin y su revolución.

¿La lección? Haz un acuerdo con el diablo y lo más probable es que te termines quemando.

Para más información, véase:

Una revolución digna de recordar pero nunca digna de celebrar, de Lawrence W. Reed

La nueva política económica de Lenin: Cuando los soviéticos admitieron que el socialismo no funciona, de Lawrence W. Reed

La batalla de Varsovia: Celebración del centenario de una victoria polaca, de Lawrence W. ReedLa revolución rusa por Richard Pipes