VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, agosto 23, 2021

ACLU afirma que la Segunda Enmienda es racista, pero el control de armas tiene el verdadero récord de opresión sistémica

Hasta la fecha, los estadounidenses de raza negra tienen más probabilidades que cualquier otro grupo de sufrir los efectos adversos de las leyes de control de armas.

Mary Fields ("Stagecoach Mary")

La Unión Norteamericana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) disparó por Twitter el mes pasado, afirmando que la Segunda Enmienda es “racista” junto a un artículo y un episodio de podcast que planteaba la pregunta “¿Tienen los negros derecho a portar armas?”

El artículo, escrito por Inés Santos, afirmaba que la violencia con armas de fuego en Estados Unidos -que ella calificaba de “epidemia” causada por la posesión generalizada de armas de fuego por parte de “justicieros”- tiene un impacto negativo en la población negra debido a la discriminación policial por motivos raciales. “Lo que está ausente en los intensos debates sobre el derecho a las armas en Estados Unidos es el carácter intrínsecamente anti-negro de la aplicación desigual de las leyes de armas”, escribió.

Santos continuó diciendo que el racismo determinó la inclusión de la Segunda Enmienda en la Carta de Derechos.

Se trata de acusaciones de peso que merecen ser examinadas. Desglosemos estas afirmaciones y repasemos la historia.

Afirmación: “Lo que está ausente en los intensos debates sobre los derechos al porte de armas en Estados Unidos es el carácter intrínsecamente anti-negro de la aplicación desigual de las leyes de armas”.

En efecto, la Segunda Enmienda se ha defendido de forma selectiva a lo largo de la historia de nuestra nación, y el control de armas se ha utilizado con frecuencia para impedir que los estadounidenses de raza negra accedan a su derecho a la autodefensa. Además, la aplicación de las leyes de control de armas ha sido discriminatoria, y la retórica en torno a las armas ha enmarcado a menudo a los negros como una amenaza.

Pero dejar la narrativa ahí ignora una rica historia de personas negras que utilizan las armas para liberarse de la opresión. Repasemos.

Antes de que terminara la Guerra Civil, los negros tenían prohibido poseer armas en virtud de los “Códigos de Esclavos” y los “Códigos Negros”. Por ejemplo, según el Código Negro de Louisiana de 1806, capítulo 33, sección 19, se prohibía a los esclavos usar armas de fuego o cualquier otra “arma ofensiva”.

En virtud de las leyes de 1819 de Carolina del Sur, los esclavos que no estuvieran acompañados por blancos o por un permiso escrito del amo de los esclavos tenían prohibido usar o portar armas de fuego “a menos que estuvieran cazando o vigilando la plantación del amo”.

Estas leyes se establecieron para impedir que los negros utilizaran las armas para levantarse y romper los grilletes de la esclavitud. Pero a lo largo de la historia de la esclavitud norteamericana, los héroes negros utilizaron las armas para liberarse a sí mismos y a otros. El ejemplo más notable fue el de Harriet Tubman, que llevaba una pistola en sus misiones para liberar a los esclavos, así como un rifle de gran puntería durante la Guerra Civil. Mary Fields (más conocida como Stagecoach Mary) fue una antigua esclava y una de las dos primeras mujeres negras en servir como cartero en la “ruta estrella”. Es conocido que utilizaba dos pistolas para defenderse a sí misma y al correo de los ladrones en la ruta.

La Ley de la Oficina de Liberados de 1865, la Ley de Derechos Civiles de 1866, la Ley de Derechos Civiles de 1870 y la Decimocuarta Enmienda -ratificada en 1868- derribaron los Códigos de Esclavitud abiertamente racistas y deberían haber hecho que la Segunda Enmienda fuera aplicable a todos los ciudadanos. Sin embargo, en la década de 1870, los racistas en el poder recurrieron al uso de “leyes facialmente neutras” para seguir impidiendo que los negros tuvieran armas. Estas leyes no decían explícitamente que los negros eran el objetivo, pero el resultado final era el mismo.

¿Cómo lo consiguieron? Utilizaron elementos como las licencias expedidas por la policía, las leyes de permisos y los impuestos sobre las transacciones de armas que afectaban de forma desproporcionada a los negros, logrando así desarmarlos. Uno de los primeros ejemplos importantes de estas leyes fue la “Ley para preservar la paz y prevenir el homicidio” de Tennessee de 1870, que prohibía la venta de todas las armas de mano, excepto el costoso “modelo de pistola del ejército y la marina”, que era más asequible para los blancos.

A principios del siglo XX, los actos de atrocidades masivas con carga racial, como la Masacre racial de Tulsa y la Masacre de Atlanta, hicieron que los líderes de la comunidad negra se organizaran para defenderse, continuando la rica y poderosa historia de los negros que se armaban para levantarse contra sus opresores.

En las décadas siguientes, a medida que las grietas empezaron a aparecer y finalmente a romper el Jim Crow en el Sur, la resistencia armada de los negros estadounidenses se organizó más.

Los Diáconos por la Defensa y la Justicia se formaron en 1965 para luchar contra el terrorismo de la supremacía blanca en Louisiana y Mississippi con revólveres especiales 0.38. Cuando el reverendo Dr. Martin Luther King Jr. encabezó la “Marcha de Meredith contra el miedo” para el registro de votantes negros en Mississippi, ellos proporcionaron la seguridad. Su presencia en el Sur también disuadió al Ku Klux Klan de atacar a la comunidad negra en muchos casos.

Este ejercicio de los derechos de la comunidad negra en virtud de la Segunda Enmienda condujo y ayudó a garantizar el éxito del movimiento por los derechos civiles en la década de 1960.

Pero la historia no se detiene ahí. En respuesta a la vigilancia policial racialmente discriminatoria en California, los Panteras Negras comenzaron a patrullar armados en los barrios negros para “vigilar a la policía” a finales de la década de 1960. En 1967, el entonces gobernador Ronald Reagan promulgó la Ley Mulford, que lleva el nombre del asambleísta republicano Don Mulford, para impedir que los Panthers protestaran armados. El proyecto de ley fue apoyado por ambos partidos en la Cámara estatal, así como por la NRA, según History.com. La política prohibía efectivamente la portación abierta en California, y se derivaba directamente de que los Panteras Negras abrazaran sus derechos de la Segunda Enmienda.

De ninguna manera fue éste el fin de las leyes de control de armas discriminatorias o de su aplicación en nuestro país.

Hasta la fecha, los estadounidenses de raza negra tienen más probabilidades que cualquier otro grupo de sufrir los efectos adversos de las leyes de control de armas. Las ciudades urbanas con concentraciones de población negra tienen las leyes de armas más estrictas, y los negros tienen más probabilidades de ser condenados y sometidos a un delito de armas de fuego que conlleva un mínimo obligatorio. Además, la práctica de parar y cachear, tristemente célebre por su papel en el acoso policial a los estadounidenses de raza negra, se empleó para aplicar las medidas de control de armas.

Para concluir, la ACLU tiene razón en sus alegaciones de que el control de armas se ha redactado y aplicado a veces de forma racial. Pero abundantes pruebas históricas demuestran que los derechos de la Segunda Enmienda, cuando se han hecho valer con firmeza, han sido cruciales para los estadounidenses negros, en su lucha contra la opresión y la supremacía blanca.

Conclusión: VERDADERO

Afirmación: “El racismo determinó la inclusión de la Segunda Enmienda en la Carta de Derechos”.

Está claro que el control de las armas se ha utilizado de forma sistemáticamente racista, y que los derechos a las armas a menudo sólo se han mantenido para algunos grupos de personas. Pero, ¿significa eso que la Segunda Enmienda es inherentemente racista?

En nuestra sociedad se han defendido a menudo buenos principios por razones equivocadas. Muchos acusan a la izquierda de defender el derecho a la libre circulación por el deseo de aumentar su base de votos, por ejemplo. Si es cierto, ¿significa eso que el principio de la libre circulación está errado? Ciertamente no. Tal es el caso de la Segunda Enmienda. El principio es bueno, aunque los argumentos a su favor no siempre han estado exentos de segundas intenciones.

Es cierto que los Fundadores norteamericanos no elaboraron la Carta de Derechos para todas las personas, excluyendo especialmente a las mujeres y a las minorías étnicas de sus protecciones legales de nuestros derechos naturales. Varios grupos de personas, como los negros, los nativos norteamericanos e incluso poblaciones blancas como los irlandeses, han sido objeto de violaciones de sus derechos en ocasiones a lo largo de nuestra historia debido a esta hipocresía.

Pero alegar que el derecho a la autodefensa, o el derecho a luchar contra la opresión -que son los derechos naturales que la Segunda Enmienda pretende impedir que el gobierno infrinja- son inherentemente racistas es alejarse de la historia y la realidad.

De hecho, es la eliminación de este derecho lo que ha conducido a la opresión sistémica. Como ya se ha dicho, la aplicación del control de armas ha afectado negativamente a las comunidades negras a lo largo de nuestro pasado, impidiéndoles levantarse para defender sus otros derechos naturales.

Es cuando hemos visto a la comunidad negra organizarse y tomar pacíficamente las armas en defensa propia que hemos visto el mayor aumento de los derechos civiles. La Segunda Enmienda es una arma contra la opresión, no una herramienta de la misma.

Conclusión: FALSO

La libertad es indivisible

Históricamente, la ACLU ha sido uno de los más importantes y consistentes defensores de la libertad de expresión en los Estados Unidos, aunque ese apoyo, lamentablemente, ha disminuido en los últimos años.

Por su trabajo anterior, merecen ser elogiados. Si no hubiese sido por su defensa, específicamente en los tribunales, es probable que hubiéramos visto una erosión mucho mayor de la libertad de expresión en las últimas décadas.

Pero mientras han sido unos tremendos defensores de una libertad civil, simultáneamente han fallado en reconocer y defender otra que asegura su supervivencia. En la práctica, la libertad de expresión y la libertad de portar armas no son más que facetas diferentes de la misma libertad humana.

El economista Ludwig von Mises dijo una vez: “La libertad es indivisible. En cuanto se empieza a restringirla, se entra en un declive en el que es difícil detenerse”.

Sin la libertad de portar armas, los individuos están indefensos ante las infracciones del gobierno a su libertad de expresión o a cualquier otra faceta de sus libertades. Las libertades se erosionan rápidamente cuando el pueblo no tiene medios para defenderlas.

Por eso hemos visto que el gobierno se esfuerza tanto por bloquear el acceso a sus derechos fundamentales a quienes considera una amenaza. Y es la razón por la que hemos visto avances tan tremendos en materia de derechos civiles cuando las comunidades oprimidas han accedido finalmente a ellos.


  • Olivia is a 21-year-old political commentator, strategist, and journalist hailing from the Washington, DC area, and currently based in Los Angeles.

  • Hannah Cox is the former Content Manager and Brand Ambassador for the Foundation for Economic Education.