VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, enero 31, 2024

Transiciones Humanas hacia la Libertad

¿Qué sabemos sobre el desmantelamiento del estado?


La mejor manera, la más humana, de desmantelar el Estado es probablemente a través de una transformación rápida y radical. Es un enfoque que algunos llaman “terapia de choque”. Pero por preferible que sea la terapia de choque, la realidad suele ofrecer opciones mucho más limitadas para hacer retroceder el poder político. Dónde empezar a desintervenir depende, por supuesto, de la viabilidad de esas opciones.

Pero hay otros dos factores a tener en cuenta. El primero es a quién podríamos querer proteger en el proceso de desintervención, y el segundo es hasta qué punto es posible protegerlos, dados los límites de nuestra capacidad para prever realmente las consecuencias de lo que estamos haciendo.

El problema del conocimiento en el crecimiento del gobierno

Gran parte del trabajo sobre la elección pública y la economía política austriaca se centra en el crecimiento del gobierno. Es comprensible, ya que la expansión del poder político supone una amenaza para la libertad individual y la cooperación social voluntaria. Y, por supuesto, el crecimiento del gobierno es mucho más común que su contracción.

Los austriacos, en particular, reconocen que un problema fundamental al que se enfrenta cualquier responsable político es el problema del conocimiento. Predecir incluso las consecuencias más significativas de una nueva intervención -positivas y negativas- puede ser imposible.

Pero ha habido episodios importantes en los que el Estado se ha reducido drásticamente. Algunos ejemplos son Nueva Zelanda, Polonia y la República Checa en la década de 1990 y Suecia más recientemente. Sin embargo, es importante darse cuenta de que los reformadores de todos estos países se encontraron con consecuencias que no podían haber previsto. El problema del conocimiento funciona en ambos sentidos, y parece ser más problemático cuanto menos radicales son las reformas. La terapia de choque minimiza estas complejidades y es, en ese sentido, preferible al cambio gradual. (He publicado un libro, Dinámica de la economía mixta, que trata ampliamente este tema).

Merece la pena luchar por un cambio radical porque es el más humano. Por desgracia, no siempre es posible.

La alternativa a la terapia de choque no es un compromiso ideológico

Una cosa que aprendí de mi profesor en el Grove City College, Hans Sennholz, es que hay formas mejores y peores de desmantelar el Estado. La intervención ha causado daños durante décadas, daños que no pueden deshacerse sin que alguien se sienta perjudicado. El trabajo del economista político compasivo consiste en tratar de encontrar una forma que evite que los más vulnerables y los menos favorecidos soporten la carga de la transición.

(Creo que esta idea está muy en el espíritu de Henry Hazlitt, que instaba a los que se benefician de los avances de la innovación a ayudar a los que podrían quedarse atrás).

No siempre será posible hacerlo a cada paso, pero a veces sí. En “Don’t Smash the State“, el escritor de Freeman Steve Horwitz ofrece un buen ejemplo:

Cuando comprendamos plenamente hasta qué punto el Estado ha distorsionado y dañado la capacidad de la gente para ganarse la vida, especialmente entre quienes tienen escasas aptitudes, debemos ser cuidadosos a la hora de hablar de qué actividades gubernamentales hay que eliminar primero. Es fácil decir: “Acabemos con el Estado del bienestar”, pero si lo hacemos sin eliminar los obstáculos al empleo y a la movilidad ascendente entre quienes dependen de la asistencia social, estaremos quitando las muletas a las mismas personas a las que el Estado ha roto las piernas.

Esto no es en absoluto un llamamiento a renunciar a nuestros principios por conveniencia o por populismo, ni un argumento para no alcanzar nuestro objetivo de una sociedad totalmente libre. Soy un idealista y creo firmemente que podemos atenernos a nuestros principios, no doblegarnos ante la conveniencia política, y aun así buscar un camino hacia la sociedad libre que perjudique lo menos posible a los más vulnerables.

Queremos mantener nuestro idealismo juvenil, pero la realidad es que sólo podemos empezar desde donde estamos ahora y hacer lo que podemos hacer.

Pero el problema del conocimiento funciona en ambos sentidos

Mi buen amigo Sheldon Richman, el prolífico autor, editor y pensador libertaria empedernido, me recordó que el “problema del conocimiento” es muy pertinente en este contexto.

Del mismo modo que nuestra falta de conocimiento perfecto hace imposible prever algunas (aunque no todas) las catastróficas consecuencias imprevistas del intervencionismo, el mismo problema de conocimiento afecta a quienes deseamos que el desmantelamiento del Estado se haga de forma que perjudique lo menos posible a los menos favorecidos. En este proceso es tan difícil elegir a los perdedores como a los ganadores.

Las leyes de salario mínimo o los pagos de transferencias a las familias que caen por debajo del umbral de pobreza causarán problemas incluso más allá de los que los buenos economistas pueden prever. El momento y la localización de esas consecuencias negativas son también muy inciertos.

Del mismo modo, si tiene la oportunidad de impulsar una reducción significativa de la autoridad del Estado sobre los salarios mínimos, el gasto militar o la política monetaria, ¿a qué elegiría dedicar los escasos recursos, basándose en el principio LH/LWO? Dado que no todas las consecuencias son previsibles, incluso el economista político más compasivo podría enfrentarse a un reto insuperable. Pero, ¿es completamente insuperable?

Por mucho que me gustaría tener una respuesta, me temo que no estoy seguro de cuál es. Aunque las buenas intenciones no bastan, es importante tenerlas. Y en la medida en que las consecuencias negativas de la desintervención sobre los más desfavorecidos sean previsibles y evitables – y algunas lo son – hay margen para que hagamos lo correcto. Pero si no lo son, entonces la terapia de choque no sólo es el camino más practicable hacia una sociedad libre; también puede ser el más compasivo.


  • Sanford Ikeda is a Professor and the Coordinator of the Economics Program at Purchase College of the State University of New York and a Visiting Scholar and Research Associate at New York University. He is a member of the FEE Faculty Network.