VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, diciembre 28, 2020

San Francisco presencia más muertes por sobredosis que por COVID-19 en el 2020

Las estadísticas muestran tendencias alarmantes en sobredosis de drogas y suicidios, ya que la gente -especialmente los jóvenes que corren menos riesgo de contraer COVID-19- son forzados a aislarse de sus amigos, familias y comunidades.

Image Credit: Pixabay

Es muy probable que dondequiera que esté leyendo esto, esté actualmente sujeto a confinamientos, restricciones, regulaciones u órdenes ejecutivas en un grado u otro, ya que los funcionarios del gobierno responden a la pandemia del coronavirus con una creciente coerción y control. De hecho, The Wall Street Journal informó el miércoles que los estados y ciudades de EE.UU. han “impuesto las más extensas restricciones a los negocios y reuniones sociales” desde la primavera.

Muchos argumentan que estas nuevas restricciones son esenciales para frenar el actual aumento de casos de coronavirus en ciertas áreas, pero algunos investigadores de salud pública han señalado que los cierres y las órdenes gubernamentales relacionadas que se centran enteramente en contener los casos de COVID-19 conducen a peores resultados de salud pública en otras áreas. Este daño colateral de los cierres ya es evidente. En particular, los datos muestran una alarmante tendencia a la sobredosis de drogas y al suicidio en 2020, ya que las personas -especialmente los jóvenes que corren menos riesgo de contraer COVID-19- son aisladas por la fuerza de sus amigos, familias y comunidades.

Más muertes por sobredosis de drogas durante los encierros

La desesperación se revela en nuevas y sorprendentes estadísticas. Según la Associated Press, un total de 621 personas han muerto de sobredosis de drogas este año en San Francisco, comparados con 173 muertes por COVID-19 en esa ciudad. El número de muertes por sobredosis de drogas en San Francisco ha aumentado a partir de 441 en 2019. California ha promulgado algunas de las órdenes de salud pública más estrictas del país este año, y todavía está viendo aumentar sus casos.

Una encuesta de YouGov encontró que el 39% de los encuestados que se recuperaban de una adicción, antes de los encierros, han recaído. Otras investigaciones muestran un aumento en los índices de abuso de drogas y alcohol en 2020, y los CDC informan que las muertes por sobredosis se están acelerando con el COVID-19.

Las encuestas federales muestran que el 40% de los estadounidenses están ahora lidiando con al menos un problema de salud mental o relacionado con las drogas. Pero los jóvenes han sido los más afectados, más que cualquier otro grupo.

Martin Kulldorff, bioestadístico y epidemiólogo de la Facultad de Medicina de Harvard, ha criticado los cierres generalizados desde el comienzo de la pandemia, advirtiendo que estas estrategias coercitivas llevarían a otros daños graves para la salud pública y a un aumento de la mortalidad.

“La actual estrategia de confinamientos ha provocado muchas muertes, excesivas tanto por el COVID-19 como por los daños colaterales en los resultados de salud”, dijo Kulldorff recientemente a Newsweek. “Una estrategia de protección centrada, como se describe en la Gran Declaración de Barrington, minimizaría la enfermedad y la mortalidad al proteger mejor a las personas mayores y a otras personas de alto riesgo, al tiempo que permitiría a los jóvenes vivir una vida casi normal”.

Kulldorff también sugiere que los nuevos datos que muestran el exceso de muertes en EE.UU. en 2020 para personas entre 25 a 44 años se deben en su mayoría a los daños colaterales causados por las políticas de cierres.

 

Los suicidios también están aumentando en 2020

Además del aumento del abuso de drogas y alcohol y de las muertes por sobredosis, este año también están aumentando los pensamientos e intentos de suicidio. El Washington Post informa que la depresión y la ansiedad han aumentado desde la llegada del coronavirus.

“Las encuestas federales muestran que el 40% de los norteamericanos están ahora lidiando con al menos un problema de salud mental o relacionado con las drogas. Pero los jóvenes han sido más afectados que cualquier otro grupo de edad, con el 75% luchando”, informa el Washington Post. “Aún más alarmante, cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades le preguntaron a los adultos jóvenes recientemente, si habían pensado en suicidarse en los últimos 30 días, 1 de cada 4 respondió que sí lo habían pensado”.

El Washington Post explica que no tendremos datos precisos sobre los índices de suicidio para el 2020 hasta dentro de un par de años más, debido a la lentitud de los mecanismos de información. Pero los datos estatales y municipales de algunas áreas sugieren cifras preocupantes de suicidios este año, incluyendo el condado de Columbia en Oregón, donde los suicidios en el verano ya han superado el total del área en 2019, y el condado de DuPage, cerca de Chicago, reporta un aumento del 23% en los suicidios con respecto al año pasado. Otros grandes condados de los EE.UU. han visto tendencias igualmente ominosas, y en Japón, más personas murieron por suicidio, sólo en el mes de octubre que las que han muerto por COVID-19 en todo este año.

Desobediencia civil en días festivos

Mientras las familias sopesan las compensaciones de esta temporada de fiestas entre el aislamiento social para frenar la propagación del coronavirus y los daños que esta separación puede causar, muchos de ellos están optando por ignorar las advertencias de salud pública para evitar los viajes y las reuniones de vacaciones. El New York Times informa que millones de personas han pasado por los controles de seguridad de los aeropuertos esta semana, mientras que The Wall Street Journal indica que se espera que casi 85 millones de estadounidenses viajen entre el 23 de diciembre y el 3 de enero, una disminución de poco menos del 30% con respecto al año pasado.

El COVID-19 debe ser tomado en serio como una amenaza a la salud pública, pero también lo deben ser los daños de los cierres y las órdenes del gobierno.

Más familias pueden estar viendo el daño que estos confinamientos, y las políticas relacionadas con estos cierres, están causando a sus seres queridos y ya no están dispuestos a cumplir con las órdenes draconianas de mantenerse alejados de los demás. Su decisión puede resultar más fácil cuando vean que los funcionarios de la salud pública y los políticos violan personalmente sus restricciones a los viajes de vacaciones y recogen las advertencias y reglas que imponen sobre los demás.

El COVID-19 debe tomarse en serio como una amenaza para la salud pública, pero también deben tomarse en serio los daños de los cierres y las órdenes gubernamentales que están provocando un número récord de muertes por sobredosis de drogas y suicidios, junto con otros tipos de daños colaterales como el aumento de la pobreza mundial y la disminución de las pruebas de detección de cáncer.

Si bien la salud pública y los funcionarios electos siguen centrándose singularmente en el COVID-19, las familias que se reúnen en esta temporada de fiestas reconocen que asegurar la salud y el bienestar general de sus seres queridos va más allá de un virus.


  • Kerry McDonald es Escritora Asociada Senior en Educación en FEE y conductora del podcast semanal LiberatED (disponible en inglés). Es autora de Unschooled: Raising Curious, Well-Educated Children Outside the Conventional Classroom (Chicago Review Press, 2019). Además de su posición en FEE, Kerry también es Asociada de Educación de la Familia Velinda Jonson en State Policy Network, académica adjunta en el Instituto Cato y colaboradora habitual en Forbes. Tiene una maestría en política educativa de la Universidad de Harvard y una licenciatura en economía de Bowdoin College. Vive en Cambridge, Massachusetts, con su esposo y sus cuatro hijos. Puedes suscribirte a su boletín semanal (disponible en inglés) por correo electrónico aquí.