VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, marzo 14, 2024

Samuráis que no eran japoneses

¿Sabía que dos de los samuráis más famosos de la historia no eran japoneses?

Crédito de la imagen: iStock

Muchos estadounidenses deben su conocimiento de los samuráis japoneses a los cineastas. Conocidos por su disciplina y valentía, los samuráis fueron la nobleza militar desde el siglo XII hasta la abolición de su clase por el emperador Meiji en la década de 1870. Estos guerreros con armadura y espada ocuparon un lugar destacado en la exitosa novela de James Clavell de 1975, Shōgun, y en su adaptación a una exitosa miniserie de televisión en 1980; en el remake actual del mismo título en la cadena FX; e incluso en algunos divertidísimos sketches de John Belushi en los primeros años de Saturday Night Live.

¿Pero sabía que al menos dos de los samuráis más famosos no eran japoneses? Uno, llamado Yasuke, nació probablemente en Mozambique, en el sur de África; el otro, William Adams, procedía de Gillingham, en el condado de Kent, Inglaterra. En pocas palabras, compartiré sus historias aquí, pero primero, un poco más de antecedentes.

Los orígenes de los samuráis se remontan a hace más de mil años, pero su aparición como clase militar gobernante data del siglo XIII. Cuando derrotaron decisivamente a los invasores mongoles en la década de 1280, dominaban el gobierno japonés y eran considerados ciudadanos modelo y soldados profesionales consumados.

Cuando Japón invadió la península coreana en la década de 1590, algunos samuráis fueron enviados a luchar allí, aunque Corea rechazó con éxito a las fuerzas japonesas. El punto álgido de la historia de los samuráis se produjo poco después, durante una guerra civil, sobre todo en la crucial batalla de Sekigahara en 1600. Fue entonces cuando Tokugawa Ieyasu unificó Japón derrotando a los clanes rivales, dando paso a un periodo de dictadura militar y paz interna que duró hasta 1868.

La paz, sin embargo, significaba que no había guerras en las que los samuráis pudieran luchar y ganar gloria. Se fundieron gradualmente con la burocracia Tokugawa y otras profesiones hasta que el Emperador Meiji los disolvió formalmente como clase privilegiada en la década de 1870.

Los dos samuráis que les presento ahora fueron dos anomalías por una razón bastante excepcional: Ninguno era japonés.

Uno de ellos, Yasuke, era un hombre negro de Mozambique. La historia de Yasuke está envuelta en la leyenda, pero los historiadores saben algunas cosas sobre él con certeza. Golpeado y secuestrado junto con muchos otros por miembros de una tribu rival, fue vendido como esclavo a manos de un capitán de barco portugués.

De allí pasó al servicio del sacerdote y misionero jesuita italiano Alessandro Valignano. Actuando como guardaespaldas, Yasuke acompañó a Valignano en su viaje a Japón en 1579. Ambos trabaron amistad con el poderoso señor de la guerra Oda Nobunaga, que al principio se escandalizó tanto por el color del negro (suponiendo que estaba “pintado” con tinta) que ordenó que se lo borraran.

Cuando Yasuke salió de la “limpieza” tan negro como siempre, se ganó un respeto especial de Nobunaga y del pueblo japonés. Seguramente ayudó el hecho de que Yasuke era muy musculoso y, con una estatura de 1.88, sobresalía por encima de la media de los japoneses. Un relato sobre él decía que era “como un toro” y poseía “la fuerza de diez hombres”.

Se cree que Yasuke sólo pasó tres años en Japón. Pero sabemos que aprendió rápidamente las costumbres de un guerrero samurái y que luchó junto a Nobunaga en la batalla de Tenmokuzan en 1582. Nadie sabe con certeza cuándo murió Yasuke ni cómo, pero parece que desapareció ese mismo año.

En 2019, Thomas Lockley y Geoffrey Girard escribieron una notable biografía suya titulada African Samurai: La verdadera historia de Yasuke, un legendario guerrero negro en el Japón feudal. Varios vídeos de YouTube recogen también la historia de Yasuke.

El navegante inglés William Adams (1564-1620) nunca conoció a Yasuke, pero es muy posible que oyera hablar de él. Adams fue uno de los pocos supervivientes de una expedición de cinco barcos que partió de Rotterdam rumbo a Japón y llegó en 1600, casi muerto de hambre tras 19 meses en el mar. Para los libros de récords, Adams es conocido en la historia como el primer inglés en llegar a Japón. Durante los diez años siguientes, los japoneses no les permitieron salir del país ni a él ni a su segundo oficial, Jan Joosten, pero los dos hombres aprovecharon bien el tiempo que pasaron allí.

Tanto Adams como Joosten se aclimataron a la cultura y se ganaron la confianza de los japoneses, a pesar de la barrera lingüística que dificultó al principio la comunicación con sus captores. Cuando llevaron a Adams a conocer al caudillo Tokugawa Ieyasu en el castillo de Osaka, éste quedó inmediatamente impresionado por los conocimientos del inglés sobre barcos, construcción naval y navegación. Cuatro años más tarde, Ieyasu eligió a Adams para supervisar la construcción del primer velero de estilo occidental de Japón.

La amistad de Adams con el caudillo dio sus frutos cuando Ieyasu concedió al inglés el estipendio y los privilegios de “samurái”. Incluso se le concedió una buena propiedad y, finalmente, permiso para salir libremente de Japón y regresar cuando quisiera. Adoptó un nombre japonés como alto funcionario en la corte del shogun gobernante y ayudó a atraer comerciantes extranjeros a Japón sirviendo como consejero e intérprete. Reflexionando sobre sus años entre los japoneses, escribió:

El pueblo de esta tierra de Japón es bueno por naturaleza, cortés sin medida y valiente en la guerra: su justicia se ejecuta severamente sin ninguna parcialidad hacia los transgresores de la ley. Son gobernados con gran civilidad. No hay tierra mejor gobernada en el mundo por la política civil.

Adams pasó los últimos años de su vida participando en numerosas expediciones comerciales por Asia y el Pacífico, y finalmente murió en 1620 cerca de Nagasaki, donde aún hoy puede verse la lápida de su tumba. El aclamado actor estadounidense Richard Chamberlain interpretó a John Blackthorne en la miniserie de 1980 Shōgun, y el personaje de Blackthorne estaba vagamente basado en la vida de Adams. El historiador Giles Milton escribió una excelente biografía suya en 2002, titulada Samurai William: The Englishman Who Opened Japan.

Quince años después de la muerte de Adams, el dictador militar japonés Tokugawa Iemitsu promulgó el Edicto Sakoku, que cerró oficialmente el país al mundo durante los dos siglos siguientes. El comercio que Adams ayudó a desarrollar no reaparecería hasta que el comodoro Perry obligó a Japón a abrirse en 1853.

La próxima vez que piense en los legendarios samuráis, recuerde que no todos eran japoneses nativos. Yasuke y Adams fueron dos excepciones muy notables.

Recursos adicionales:

The Warrior Life of Yasuke: The African Samurai (video)

The English Samurai (video)

African Samurai: The True Story of Yasuke, a Legendary Black Warrior in Feudal Japan por Thomas Lockley and Geoffrey Girard

Samurai William: The Englishman Who Opened Japan por Giles Milton

How Japan Went from a High Culture to a Samurai Culture” por Lawrence W. Reed

The Rise and Fall of Japan’s First ‘Enlightenment’” por Lawrence W. Reed


  • Lawrence W. Reed es presidente emérito de FEE, anteriormente fue presidente de FEE durante casi 11 años, (2008 - 2019).