VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, septiembre 19, 2020

Regreso a la escuela 2020: Lo bueno, lo malo y lo feo

Los padres se enfrentan a una mezcla de innovación, regulación e invasiones tiránicas.


Septiembre se siente muy diferente este año, ya que el usual zumbido de regreso a la escuela está contaminado por la incertidumbre.

Muchas escuelas han reabierto sus puertas para el aprendizaje en persona con estipulaciones de distanciamiento social, aunque la mayoría de los distritos escolares urbanos más grandes siguen siendo remotos sólo en el futuro previsible. Algunas escuelas abrieron y luego cerraron rápidamente.

Siguen brotando cápsulas pandémicas, al mismo tiempo que las familias tratan de encontrar la manera de equilibrar el aprendizaje y el trabajo, mientras que le ofrecen a sus hijos la tan necesaria interacción social. Más familias están eligiendo la educación independiente en el hogar, pero eso también parece poco familiar este otoño, con muchas bibliotecas y museos cerrados,  las clases y actividades de la educación en el hogar son menos abundantes.

Es el comienzo de un año académico muy extraño para todos.

La pandemia de COVID-19 ha interrumpido dramáticamente cada sección del sector educativo, desde la primera infancia hasta la educación superior. Parte de esta interrupción es buena y esperamos que conduzca a un cambio duradero en la ampliación de las opciones educativas de las familias. Algunas de ellas son malas, como el creciente control gubernamental. Algunas de ellas son simplemente feas. Aquí hay algunos aspectos destacados de lo bueno, lo malo y lo feo en el regreso a la escuela en 2020:

Lo bueno: menos regulación

La pandemia impulsó a los funcionarios gubernamentales a flexibilizar los reglamentos de algunos sectores, en particular el de la atención de la salud, para permitir que las personas y organizaciones se adaptaran más rápidamente a las circunstancias relacionadas con el virus. Por ejemplo, algunos estados levantaron los requisitos de licencia que impedían que los trabajadores de la salud con licencia en un estado trabajaran en otro.

Ahora en la educación, estamos viendo patrones similares de desregulación que esperamos permanezcan post-pandémicos. En Pensilvania, los proveedores de programas a tiempo parcial, como los campamentos de verano y los campos de deportes, pueden ampliar sus ofertas. Anteriormente, estos proveedores estaban limitados en el tipo y duración de la programación que podían ofrecer. De manera similar, en Massachusetts, los programas extracurriculares pueden ofrecer ahora una programación diurna, y los proveedores de guarderías con licencia pueden comenzar inmediatamente a brindar atención a los niños mayores.

Los estados que aflojen tales restricciones regulatorias ayudarán a más familias a acceder a opciones de cuidado y aprendizaje este otoño, pero estas acciones recientes exponen una cuestión mucho más importante: ¿Por qué existían estas regulaciones y restricciones en primer lugar? Es de sentido común que un programa extracurricular ofrezca una programación diurna y que los campamentos de verano puedan ofrecer campamentos y clases durante las otras tres temporadas también. Los padres deberían aplaudir estas acciones desreguladoras mientras se les recuerda que sus estados nunca deberían haber impuesto estos obstáculos regulatorios en primer lugar.

Lo malo: más regulación

Incluso mientras los estados intentan reducir las regulaciones en algunas áreas de la educación, están agregando más regulaciones en otras áreas. Por ejemplo, Pensilvania y Massachusetts pueden haber reducido algunas de las restricciones a los proveedores de educación, pero también agregaron nuevas capas de regulación, específicamente para los padres que participan en las “cápsulas pandémicas“. En Pennsylvania, las familias de los “pods” deben ahora cumplir con varias regulaciones, incluyendo el desarrollo de un plan de seguridad COVID-19, un plan de evacuación y un plan de seguridad contra incendios, mientras que también completan formularios estatales relacionados con esto. En Massachusetts, se espera que las familias de los pods limiten el número de participantes, aseguren ciertas proporciones de estudiantes-adultos, y registren su cápsula con funcionarios locales. Pueden contratar un tutor, pero los padres de los pods no pueden cobrar.

Lo absurdo de estas reglas de los pods es evidente, particularmente cuando se considera que en muchos casos estas familias ya son amistades y pueden reunirse socialmente. El gobierno parece sentir la necesidad de vigilar la salud y la seguridad de estos niños.

Es importante señalar que estas nuevas regulaciones de los pods se aplican a los estudiantes que están actualmente inscritos en una escuela y, por lo tanto, están obligados a cumplir con las políticas y procedimientos de esa escuela o distrito. En estos casos, las familias de los pods a menudo se conectan en pequeños grupos para permitir que sus hijos participen juntos en el programa de aprendizaje a distancia de una escuela. Para las miles de familias que han optado por la educación independiente en casa este año, la oportunidad de reunirse con otras personas para jugar, establecer cápsulas educativas o pods, actividades cooperativas y clases es mucho menos restrictiva.

Lo feo: esconde tus armas de Nerf

La mayor regulación sobre las familias que utilizan cápsulas de aprendizaje revela el deseo de los funcionarios escolares y estatales de mantener el control de la educación de los niños, incluso cuando se produce en el hogar a través de Internet. Esto podría explicar por qué un niño de 12 años en Colorado fue suspendido de la escuela la semana pasada por jugar con su pistola de juguete “Cazador de Zombis” Nerf en su sofá durante su escolarización remota.

Según el Washington Post, el maestro del niño notificó al subdirector de la escuela, quien notificó a los oficiales de policía. La policía se presentó en la casa del niño y le dijo al padre del niño que si éste “traía una pistola de juguete a la escuela, podrían presentar cargos criminales”.

El niño, por supuesto, no trajo una pistola de juguete a la escuela -estaba en su propia casa jugando con lo que obviamente era una pistola Nerf de plástico- pero eso no cambió las políticas de la escuela con respecto a las pistolas de juguete. El Washington Post informa que la escuela emitió la siguiente declaración sobre el incidente y la suspensión del niño: “La seguridad siempre será el número uno para nuestros estudiantes y personal. Seguimos las políticas de la junta y los protocolos de seguridad de forma consistente, ya sea en persona o a distancia”.

Este es un recordatorio crucial para los padres. Sólo porque sus hijos puedan estar aprendiendo en casa, si todavía están matriculados en una escuela, están totalmente bajo las garras de las autoridades escolares y sus regulaciones a menudo arbitrarias. Los propietarios de armas de Nerf tengan cuidado.

Es sólo el comienzo de lo que seguramente será una temporada salvaje llena de buenas noticias, malas ideas y feas revelaciones sobre la educación norteamericana. Esperemos que los cambios y las tendencias positivas continúen, ya que los padres demandan más autonomía y libertad de políticas inútiles.


  • Kerry McDonald es Escritora Asociada Senior en Educación en FEE y conductora del podcast semanal LiberatED (disponible en inglés). Es autora de Unschooled: Raising Curious, Well-Educated Children Outside the Conventional Classroom (Chicago Review Press, 2019). Además de su posición en FEE, Kerry también es Asociada de Educación de la Familia Velinda Jonson en State Policy Network, académica adjunta en el Instituto Cato y colaboradora habitual en Forbes. Tiene una maestría en política educativa de la Universidad de Harvard y una licenciatura en economía de Bowdoin College. Vive en Cambridge, Massachusetts, con su esposo y sus cuatro hijos. Puedes suscribirte a su boletín semanal (disponible en inglés) por correo electrónico aquí.