VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, marzo 14, 2024

Recordando la extraordinaria conferencia de Hayek

Estocolmo disparó un tiro en el arco del establishment al reconocer a Hayek, pero fue un honor que el gran hombre de Viena merecía con creces.

Crédito de la imagen: Dominio público

Hace 32 años, el 23 de marzo de 1992, el economista, filósofo político y Premio Nobel austriaco Friedrich August von Hayek falleció a los 92 años. No es en ese triste momento en el que me detengo aquí, sino en el 50 aniversario, a finales de este año, de su discurso de aceptación del Premio Nobel en Estocolmo, Suecia. Fue un momento glorioso.

Desde 1969, cuando se concedió el primer Nobel de Ciencias Económicas, hasta la victoria de Hayek en 1974, fui uno de los muchos que anhelaron el día en que un auténtico amigo de la libertad y del libre mercado fuera tan honrado. Cada año parecía que el premio recaía en alguien que intentaba cuantificar lo incuantificable, contar los ángeles con la cabeza de un alfiler o blanquear el estatismo. Nos desesperábamos, como seguramente se desesperaba Adam Smith desde la tumba.

Entonces, en 1974, Estocolmo disparó un tiro en el arco del establishment al reconocer a Hayek. Dos años más tarde, Milton Friedman ganó el premio. En las décadas siguientes, más economistas favorables a los mercados lo reclamaron, entre ellos luminarias como George Stigler, James Buchanan, Ronald Coase, Gary Becker, Robert Lucas, Robert Mundell, Vernon Smith, Elinor Ostrom y Angus Deaton.

Aun así, el Comité Nobel de 1974 no pudo conceder el premio de Economía de ese año sólo a Hayek. Lo “equilibró” otorgándoselo también al socialista sueco Gunnar Myrdal, cuya arrogancia se puso de manifiesto cuando despreció a Hayek. Este último siempre fue amable; si albergaba opiniones poco halagüeñas sobre el chiflado Myrdal, nunca lo dijo en público. El sueco, engreído y adorador del Estado, sostenía que el premio debería abolirse si se concedía a escépticos de la planificación central como Hayek y Friedman.

Todos estos años después, casi nadie se acuerda de Myrdal, y todavía son menos los que lo citan. Prácticamente nadie recuerda un buen libro o una frase memorable que haya escrito. Su propio país, Suecia, se apartó de sus ingenuas presunciones y ahora presume de ser la novena economía más libre del mundo.

Hayek, sin embargo, es citado en alguna parte cada día, si no cada hora. Camino de servidumbre, La constitución de la libertad, La desnacionalización del dinero y El uso del conocimiento en la sociedad son cuatro de sus muchas obras que millones de personas en todo el mundo han leído o de las que han oído hablar. Podría tomarme unas buenas vacaciones si reclamara cincuenta pavos por cada vez que he citado ésta de las muchas joyas de Hayek: “La curiosa tarea de la economía es demostrar a los hombres lo poco que saben realmente sobre lo que imaginan que pueden diseñar”.

El gran hombre de Viena merece ser recordado. Era erudición envuelta en elocuencia y pulcramente empaquetada en elegancia. Sus contribuciones a las ciencias sociales son monumentales. Dentro de un siglo se le seguirá citando. Pero mientras tanto, permítanme compartir algunos extractos de su discurso de aceptación del Nobel, “La pretensión del conocimiento“, pronunciado el 11 de diciembre de 1974 en Estocolmo.

En el primer párrafo, Hayek expresa una humildad de la que lamentablemente carecía su profesión en aquella época, dominada por la mentalidad de planificar las economías desde la torre de marfil o desde una oficina gubernamental. Los economistas, decía,

llamados a decir cómo sacar al mundo libre de la grave amenaza de una inflación acelerada que, hay que admitirlo, ha sido provocada por políticas que la mayoría de los economistas recomendaron e incluso instaron a los gobiernos a seguir. De hecho, en este momento tenemos pocos motivos para estar orgullosos: como profesión hemos hecho un desastre”.

Una de las principales razones de estos errores, continuó explicando, es la tentación de transferir a la economía las reglas, medidas y técnicas que se aplican al mundo más preciso de las ciencias físicas. Cuando la teoría económica “debe formularse en términos que sólo se refieren a magnitudes mensurables”, el resultado puede ser a veces la apariencia de exactitud y previsibilidad, pero es ilusoria. La pura verdad que conocemos, decía Hayek, es que existen,

con respecto al mercado y a estructuras sociales similares, un gran número de hechos que no podemos medir y sobre los que, de hecho, sólo disponemos de información muy imprecisa y general. Y como los efectos de estos hechos en un caso concreto no pueden ser confirmados por pruebas cuantitativas, aquellos que han jurado admitir sólo lo que consideran pruebas científicas simplemente los ignoran: a partir de ahí proceden alegremente con la ficción de que los factores que pueden medir son los únicos relevantes.

Cuando enseñaba economía en la universidad, familiarizaba a mis alumnos con los rudimentos de la “economía matemática” al tiempo que les advertía, en términos hayekianos, contra la tentación de leer demasiado en gráficos, ecuaciones y similares. Los seres humanos no son bloques de hormigón sin vida.

Un simple gráfico de oferta y demanda ilustra una intersección hipotética, pero, en el mejor de los casos, representa un momento fugaz en el tiempo. No dice casi nada de las fuerzas dinámicas (valor subjetivo y competencia, entre otras) que lo harán obsoleto en el momento siguiente. Los economistas matemáticos adoran el “equilibrio” porque congela esas fuerzas incongelables, pero en realidad, el único equilibrio duradero se conoce como “muerte”. Tomando prestada una frase que Hayek empleó en otro lugar para describir el socialismo, esta tentación de matematizar una ciencia social es un “engreimiento fatal”. En su discurso del Nobel, dijo:

[Ciertamente en mi campo, pero creo que también en general en las ciencias del hombre, lo que parece superficialmente el procedimiento más científico es a menudo el más acientífico, y, más allá de esto, que en estos campos hay límites definidos a lo que podemos esperar que la ciencia logre.

Irónico, ¿verdad? Reducir las complejas acciones e interacciones humanas a una expresión numérica da aires de precisión y profunda sofisticación. Sin embargo, de hecho, estos esfuerzos no suelen ser más que una simplificación excesiva magnificada por la osadía. Dos docenas de siglos después de que Sócrates dijera al mundo: “La conciencia de la ignorancia es el principio de la sabiduría”, Hayek postuló correctamente que el mundo necesitaba desesperadamente que se lo recordaran, en particular los aspirantes a planificadores centrales (Adam Smith los llamaba “hombres de sistemas”):

Es cierto que, en contraste con la euforia que suelen producir los descubrimientos de las ciencias físicas, los conocimientos que obtenemos del estudio de la sociedad tienen más a menudo un efecto amortiguador sobre nuestras aspiraciones; y quizá no sorprenda que los miembros más jóvenes e impetuosos de nuestra profesión no siempre estén dispuestos a aceptarlo.

El notable discurso de Hayek desgranó estos puntos críticos con una lógica ineludible. El golpe de gracia apareció en un brillante párrafo final:

Si el hombre no quiere hacer más mal que bien en sus esfuerzos por mejorar el orden social, tendrá que aprender que en éste, como en todos los demás campos en los que prevalece una complejidad esencial de tipo organizado, no puede adquirir el conocimiento pleno que haría posible el dominio de los acontecimientos…. El reconocimiento de los límites insuperables de su conocimiento debería, en efecto, enseñar al estudiante de la sociedad una lección de humildad que debería protegerle de convertirse en cómplice del esfuerzo fatal de los hombres por controlar la sociedad, un esfuerzo que le convierte no sólo en un tirano sobre sus semejantes, sino que bien podría convertirle en el destructor de una civilización que ningún cerebro ha diseñado, sino que ha crecido a partir de los esfuerzos libres de millones de individuos.

¡BRAVO! Esta es la sabiduría que el mundo anhelaba oír en 1974. Cincuenta años después, necesita oírla de nuevo. Animo a los lectores a conocer mejor a F. A. Hayek y a celebrar el aniversario de su merecido Nobel consultando las lecturas recomendadas a continuación.

Recursos Adicionales:

The Pretence of Knowledge por F. A. Hayek

Five of Hayek’s Biggest Ideas: A Study Guide por Kai Weiss

Why We Need Hayek Today por Kai Weiss

A. Hayek on the Supreme Rule that Separates Collectivism from Individualism por Lawrence W. Reed

What Hayek Taught Us About Individualism, True and False por Emily Skarbek

Friedrich A. Hayek, 1899-1992 por Peter Boettke

Hayek on the Socialist Roots of Nazism por Byron Chiado

Marxist Student Group Demands Abolition of Hayek Society at London School of Economics por Lawrence W. Reed

Hayek: Social Justice Requires the Unequal Treatment of Individuals por Jon Miltimore


  • Lawrence W. Reed es presidente emérito de FEE, anteriormente fue presidente de FEE durante casi 11 años, (2008 - 2019).