VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, marzo 26, 2022

Por qué la reputación de Warren Harding recibe una renovación largamente esperada

Muchos historiadores no encuentran nada bueno que decir sobre Warren Harding a pesar de sus logros. Afortunadamente, ese error se está corrigiendo.

Crédito de la imagen: Samuele Wikipediano 1348

Un jefe de Estado típico anhela la pompa y las circunstancias, sobre todo si él es el centro de las mismas. Si son otros (como los contribuyentes) los que pagan la cuenta, hay que tener principios para optar por la sencillez. La majestuosidad de las ceremonias y la adoración de las multitudes -con bandas y uniformes y una retórica elevada- pueden ser cosas embriagadoras.

Al menos, un presidente electo estadounidense optó por el ahorro a la antigua en lugar de los excesos modernos. La ocasión era nada menos que su toma de posesión, nada menos. El hombre era Warren Harding.

El afable y poco pretencioso senador de Ohio fue elegido presidente por una amplia mayoría en noviembre de 1920. Los votantes vieron en Harding una oportunidad para la “normalidad” después de ocho años de un “progresista” pomposo, arrogante, de altos impuestos y grandes gastos llamado Woodrow Wilson. No estaban interesados en un nuevo presidente que se celebrara a sí mismo a gran escala y apreciaban profundamente el ejemplo de Harding.

A principios de enero de 1921, cuando faltaban dos meses para el día de la toma de posesión, el 4 de marzo, el creciente descontento de Harding con los planes que se estaban desarrollando para el gran día se desbordó. El 10 de enero, puso el freno. El titular de The New York Times del día siguiente decía,

HARDING VETA LA ELABORADA INAUGURACIÓN;

ES HORA DE DAR UN EJEMPLO DE AHORRO;

CEREMONIA SENCILLA; BAILE ABANDONADO

Según el artículo de la primera página, el presidente electo ordenó a los comités encargados de la inauguración “que abandonaran todos los elementos del programa que pudieran hacer de su toma de posesión un asunto de extravagancia o pompa”. Eso significaba que no habría desfiles, ni bailes, ni “nada que supiera a ostentación o despilfarro de dinero”. Cualquier cosa que no fuera “un programa sencillo y digno le haría ser un participante infeliz”.

Que Harding optara por un acto humilde no sorprendió a quienes le conocían o habían escuchado sus promesas durante la campaña. Tampoco sorprendió a nadie que recortara drásticamente el gasto federal en casi todo, antes de su prematura muerte en agosto de 1923. Como señala el economista Dan Mitchell, su relajación de las cargas del gobierno engrandecido de Wilson fomentó un rápido fin a la inflación y a la recesión que habían provocado las políticas de su predecesor.

La reputación de Harding, habitualmente tachado como un jefe de gobierno malo, está experimentando una renovación largamente esperada. La última contribución en este sentido es una nueva biografía, de lectura obligada, de Ryan S. Walters titulada The Jazz Age President. Léalo y será para siempre escéptico con respecto a los historiadores perezosos, parciales y convencionales que rinden culto al poder y a quienes lo ejercen.

Warren Harding no se limitó a decir al público lo que quería oír. A veces les decía lo que no querían oír. Por ejemplo, fue a Birmingham, Alabama, para condenar el racismo y las leyes de Jim Crow, un hecho que ya señalé anteriormente.

Los historiadores convencionales elogian a los presidentes por los proyectos de ley que firman, pero a menudo se requiere más valor y convicción para vetarlos. También en este aspecto, Harding puede ser juzgado favorablemente. Vetó seis proyectos de ley en los dos años y medio que estuvo en la Casa Blanca. Ninguno de los seis fue anulado. Puede que no parezca mucho, pero hay que recordar que su partido controlaba ambas cámaras con amplias mayorías; el Congreso no le envió mucho que pensaban que no firmaría.

Cuatro proyectos de ley que Harding vetó se referían a cuestiones menores y generaron poca atención, pero uno se refería a una bonificación para los veteranos de la Primera Guerra Mundial. Mientras el proyecto de ley pasaba por la Cámara y el Senado, Harding advirtió ampliamente que ni siquiera consideraría una bonificación que no fuera pagada. El Congreso lo ignoró y envió el proyecto de ley a su escritorio. Lo rechazó, señalando lo siguiente:

Al legislar lo que se llama compensación ajustada, el Congreso no proporciona los ingresos con los que se va a pagar la gratificación. Hemos estado impulsando en todas las direcciones la reducción de nuestros gastos y el establecimiento de economías sin perjudicar lo esencial de las actividades gubernamentales. Ha sido una tarea difícil e impopular. Es mucho más aplaudido gastar que negar.

Después de la Guerra Civil, el Congreso le pagó las pensiones a los veteranos del conflicto y a sus dependientes. Sesenta años después, en 1923, envió un proyecto de ley a Harding para conceder pensiones a las mujeres que se casaran con veteranos de la Guerra Civil mucho después de la guerra. Incluso autorizó que se les pagara una cantidad superior a la que recibían las viudas recientes de los veteranos de la guerra con Alemania. Su mensaje de veto incluía esta objeción inatacable:

La indemnización pagada a las viudas de los veteranos de la Guerra Mundial, las que compartieron el choque y las penas del conflicto, asciende a 24 dólares al mes. Sería indefendible insistir en esa limitación a las viudas de guerra reales si vamos a pagar 50 dólares al mes a las viudas que se casan con veteranos 60 años después de la Guerra Civil.

El Congreso debería haber sabido mejor que esperar que Harding firmara tales proyectos de ley. Este era el mismo hombre que declaró en su modesta y poco recargada toma de posesión que “Nuestra tendencia más peligrosa es esperar demasiado del gobierno”. Había expresado su deseo de poner “nuestra casa pública en orden”. Dijo que quería “cordura” en la política económica, combinada con “la prudencia y el ahorro individuales, que son tan esenciales en esta hora de prueba y tranquilizadores para el futuro”.

Si alguien me dijera todo eso, ni siquiera se me ocurriría pedirle que aprobara un cheque para una persona sana de 30 años simplemente porque se casó con un veterano de 80 años.

Este era el mismo Warren Harding, recordemos, quien le dio al país el que quizás sea el mejor secretario del Tesoro de su historia, Andrew Mellon. Según el historiador Burton Folsom, Mellon recortó los gastos del gobierno y eliminó como promedio un empleado del Tesoro por día por todos los días que ocupara el cargo. Harding, Mellon y Calvin Coolidge (sucesor de Harding), junto con un Congreso amigo, redujeron el presupuesto federal y recortaron la deuda nacional en más de un tercio.

A finales del verano de 1921, el presidente Harding y su esposa Florence viajaron a Atlantic City, Nueva Jersey, para pasar un fin de semana de vacaciones. Cuando su hotel extendió figuradamente la alfombra roja, el Presidente ordenó que la retiraran. El New York Times informó sobre el incidente como algo análogo a un veto en un artículo del 12 de septiembre:

El veto presidencial se ejerció hoy aquí cuando Warren G. Harding desaprobó los elaborados planes que se habían hecho para los preparativos de su fiesta.

Entre otras cosas, una vajilla de oro macizo de 1.000 piezas, sacada especialmente para las comidas presidenciales, fue devuelta sin usar a la caja fuerte del Ritz-Carlton… Se negó a comer en los platos de oro.

…Se había dispuesto una suite especial para la fiesta del Presidente en la quinta planta del hotel. Se había reservado una flota de automóviles y sillas rodantes del Boardwalk. Pero el Presidente no quería nada de esto. Utilizó su propia máquina [auto] y rechazó una silla de propulsión al pasear por el Boardwalk después de un almuerzo. El Presidente estaba aquí, dijo, al igual que otros miles de personas, por un fin de semana y no esperaba ni quería favores especiales.

Si no puedes encontrar nada bueno que decir sobre Warren Harding, entonces no has buscado mucho.

Para más información, revisa (en inglés):

Warren Harding’s Historic Speech on Race: How Black and White Americans Responded por Lawrence W. Reed

Warren Harding: The U.S. President Who Reduced Federal Spending by Nearly 50 Percent in Just Two Years por Dan Mitchell

Warren Harding: The U.S. President Who Reduced Federal Spending by Nearly 50 Percent in Just Two Years por Ryan S. Walters

The Ten Best Presidential Vetoes in American History por Lawrence W. Reed

Andrew Mellon: Unleashing Wealth Creators por Lawrence W. Reed

Andrew Mellon: The Entrepreneur as Politician  de Burton W. Folsom

Should a V.P. be One Person’s Choice? por Lawrence W. Reed

The Depression You’ve Never Heard Of por Robert P. Murphy

The Depression of 1920-21: Why Historians and Economists Often Overlook It de John Phelan

The Jazz Age President  por Ryan S. Walters




  • Lawrence W. Reed es presidente emérito de FEE, anteriormente fue presidente de FEE durante casi 11 años, (2008 - 2019).