VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, diciembre 11, 2023

¿Por qué hay una epidemia de dislexia?

Quizá la escolarización coercitiva y unos estándares "aprobados por el Estado" cada vez menos razonables sean el verdadero problema.

Crédito de la imagen: Michał Parzuchowski - Unsplash

Los primeros casos documentados de dislexia, o trastorno del procesamiento del lenguaje que dificulta la lectura, se remontan a hace más de un siglo. Durante décadas, se consideró un hecho relativamente raro, pero hoy se calcula que hasta el 20 por ciento de la población estadounidense es disléxica. ¿Qué está pasando?

Los avances en el diagnóstico y el tratamiento de la dislexia en la infancia sin duda han dado lugar a tasas más elevadas, pero eso es sólo una parte de la historia. El esfuerzo nacional de las dos últimas décadas por obligar a los niños a leer a edades cada vez más tempranas -antes de que muchos de ellos estén preparados para ello- también es un posible culpable.

Un estudio realizado por Daphna Bassok, profesora de la Universidad de Virginia, y sus colegas reveló que, en 1998, el 31% de los profesores creía que los niños debían aprender a leer en el jardín de infancia. En 2010, esa cifra era del 80 por ciento.

Los niños no cambiaron. Sí lo hicieron las expectativas.

Parte de ello se debió a la aprobación de la ley federal No Child Left Behind (Que ningún niño se quede atrás) en 2001 y su adopción de una “reforma basada en estándares” verticalista que hacía hincapié en un plan de estudios rígido y estandarizado y en la realización de pruebas frecuentes, aplicadas a alumnos cada vez más jóvenes. El jardín de infancia se convirtió en el nuevo primer curso.

En relación con esto, en 2006, el Departamento de Educación de EE.UU. modificó su definición de las dificultades de aprendizaje infantil de la siguiente manera:

“El niño no alcanza un rendimiento adecuado para su edad o no cumple las normas de nivel de grado aprobadas por el Estado en una o más de las siguientes áreas, cuando se le proporcionan experiencias de aprendizaje e instrucción apropiadas para su edad o las normas de nivel de grado aprobadas por el Estado: Expresión oral, comprensión auditiva, expresión escrita, habilidades básicas de lectura, habilidades de fluidez lectora, comprensión lectora, cálculo matemático, resolución de problemas matemáticos…”

Los estándares “aprobados por el estado” para el desarrollo infantil y la competencia lectora cambiaron y si los niños no cumplían esos nuevos y arbitrarios puntos de referencia, podían ser etiquetados con una discapacidad de aprendizaje como la dislexia. Hoy en día seguimos viendo las consecuencias de estas políticas.

Con la creciente presión sobre los logros de la alfabetización temprana y las nuevas preocupaciones sobre la supuesta “pérdida pandémica de aprendizaje“, es probable que más niños pequeños se vean atrapados en una red de discapacidad que puede tener mucho más que ver con la escolarización coercitiva que con ellos como estudiantes individuales. Por ejemplo, The Boston Globe informó recientemente de que en Massachusetts “no fue hasta este curso escolar cuando el estado empezó a exigir a todos los distritos del estado que evaluaran a los alumnos de Kindergarten a 3º de primaria al menos dos veces al año mediante una evaluación aprobada por el estado”. Esto ha llevado, quizá sin sorpresa, a que alrededor del 30 por ciento de los estudiantes de K-3 de Massachusetts sean etiquetados como de “alto riesgo de fracaso en la lectura”, y alrededor del 20 por ciento de los niños etiquetados como indicadores de dislexia.

Permítanme ser muy clara: no estoy descartando la existencia de la dislexia o de otros problemas de aprendizaje relacionados. Existen y los niños diagnosticados deben recibir el tratamiento adecuado. De hecho, he destacado varias microescuelas que se centran específicamente en las necesidades de los alumnos disléxicos, como Activate en Portland, Oregón, fundada por un antiguo profesor de la escuela pública, y SOAR Academy en Augusta, Georgia. 

Pero el aumento vertiginoso del número de niños a los que se diagnostica dislexia y otras dificultades de lectura similares debería hacer que todos nos detuviéramos y reflexionáramos críticamente sobre este repunte del diagnóstico. Obligar a los niños pequeños a leer antes de que estén preparados puede ser un factor importante, y pasado por alto, en el posible sobrediagnóstico de la dislexia.

Si miramos fuera de la escolarización estandarizada y estatal, obtenemos una visión más clara de las implicaciones de las políticas educativas coercitivas en el aprendizaje infantil. En 1987, Daniel Greenberg, cofundador de la escuela no coercitiva Sudbury Valley School, escribió en su libro Free At Last sobre las dos primeras décadas de funcionamiento de la escuela. Explicaba que nunca habían tenido un caso de dislexia. “El hecho es que nunca la hemos visto en la escuela. Quizá sea porque nunca hemos obligado a nadie a aprender a leer”, escribió Greenberg. 

A pesar de no obligar a los niños a leer, todos los alumnos de Sudbury Valley aprenden a leer, aunque con horarios muy dispares que probablemente nunca se permitirían en una clase convencional. Intrigados por la experiencia de Sudbury Valley, el profesor de psicología del Boston College Peter Gray y su colega David Chanoff publicaron una investigación sobre los antiguos alumnos de la escuela y sus resultados. Gray informó de que “dos de los graduados nos dijeron que habían llegado a la escuela a los 15 años sin saber leer, con un diagnóstico de dislexia. Ambos nos dijeron, de forma independiente, que aprendieron a leer a los pocos meses de estar en la escuela”. Los investigadores descubrieron que cuando se eliminaba la presión descendente y los adolescentes eran libres de dirigir su propio aprendizaje, aprendían rápidamente a leer.

Gray siguió investigando sobre alumnos autodirigidos, como los que no asisten a la escuela y los matriculados en escuelas modelo Sudbury. En su columna de Psychology Today, escribió: “También he descubierto, en encuestas informales a niños sin escolarizar y a alumnos de escuelas democráticas, que existe una gran variedad de edades a las que los niños aprenden a leer (aquí). La mayoría aprende a leer en sus primeros 7 u 8 años de vida, pero algunos no lo hacen hasta la adolescencia. Supongo que a muchos de ellos se les habría diagnosticado dislexia si hubieran estado en una escuela tradicional, donde todo el mundo se habría preocupado mucho por su lectura.”

¿Las escuelas estatales convencionales tolerarían alguna vez a estos lectores “tardíos”? Es poco probable, sobre todo teniendo en cuenta que los 7 u 8 años se consideran ahora “tardíos” para la lectura en muchas escuelas.

Una vez más, la dislexia y los trastornos de lectura relacionados son reales, pero cuando se diagnostica dislexia a uno de cada cinco niños pequeños, debería despertar la curiosidad y la reflexión cultural. Tal vez la escolarización coercitiva y las normas “aprobadas por el Estado” cada vez menos razonables sean el verdadero problema.