No, Fidel Castro no mejoró el atención médica o la educación en Cuba

Cuba ha progresado menos en materia de educación y atención médica que la mayoría de los países de América Latina en los últimos 60 años, según las cifras disponibles.

En el programa 60 minutos de la CBS, el senador Bernie Sanders recientemente elogió los logros de la Cuba comunista. Un entrevistador le preguntó sobre sus comentarios de 1985 de que los cubanos apoyaban al dictador comunista Fidel Castro porque "educaba a sus hijos, les daba atención médica, transformaba totalmente la sociedad". En respuesta, Sanders defendió esos comentarios, afirmando que cuando "Fidel Castro llegó a la presidencia, ¿sabes lo que hizo? Tuvo un programa masivo de alfabetización".

Pero Castro no alfabetizó a los cubanos. Cuba ya tenía una de las tasas de alfabetización más altas de América Latina en 1950, casi una década antes de que Castro tomara el poder, según datos de las Naciones Unidas (estadísticas de la UNESCO). En 2016, el verificador de datos del Washington Post, Glenn Kessler, desacreditó la afirmación de un político de que el gobierno de Castro mejoró significativamente la salud y la educación cubana.

En la Cuba de hoy, los niños son enseñados por maestros mal pagados en escuelas deterioradas. Cuba ha hecho menos progreso en materia educativa que la mayoría de los países de América Latina en los últimos 60 años.

Según la UNESCO, Cuba tenía aproximadamente la misma tasa de alfabetización que Costa Rica y Chile en 1950 (cerca del 80%). Y tiene casi la misma tasa de alfabetización que hoy en día (cerca del 100%).

Mientras tanto, los países latinoamericanos que eran en gran parte analfabetos en 1950, como Perú, Brasil, El Salvador y la República Dominicana, son en gran parte alfabetizados hoy en día, cerrando gran parte de la brecha con Cuba. El Salvador tenía una tasa de alfabetización inferior al 40% en 1950, pero en la actualidad tiene una tasa de alfabetización del 88%. Brasil y Perú tenían una tasa de alfabetización de menos del 50% en 1950, pero hoy en día, Perú tiene una tasa de alfabetización del 94,5%, y Brasil una tasa de alfabetización del 92,6%. La tasa de la República Dominicana aumentó de un poco más del 40% al 91,8%. Aunque Cuba hizo progresos sustanciales en la reducción del analfabetismo en los primeros años de gobierno de Castro, su sistema educativo se ha estancado desde entonces, incluso mientras gran parte de América Latina ha mejorado en educación.

Contrariamente a la afirmación de Sanders de que Castro "dio" a los cubanos atención médica, ellos ya tenían acceso a la atención médica antes de que él tomara el poder. Los doctores frecuentemente proveían atención médica gratuita a aquellos que no podían pagarla. Como señaló Glenn Kessler del Washington Post:

En cuanto a la atención sanitaria y la educación, Cuba ya estaba en la cima antes de la revolución. La baja tasa de mortalidad infantil en Cuba es a menudo elogiada, pero ya lideraba la región en esta medida clave en 1953-1958, según los datos recogidos por Carmelo Mesa-Lago, especialista en Cuba y profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh.

Cuba lideraba prácticamente todos los países de América Latina en esperanza de vida en 1959, antes de que los comunistas de Castro tomaran el poder. Pero para 2012, justo después de que Castro dejara de ser el líder del Partido Comunista, los chilenos y costarricenses vivían un poco más que los cubanos. En 1960, los chilenos tenían una esperanza de vida siete años menor que la de los cubanos, y los costarricenses vivían en promedio más de dos años menos que los cubanos. En 1960, los mexicanos vivían siete años menos que los cubanos; en 2012, la diferencia se había reducido a sólo dos años.

(Hoy en día, la esperanza de vida es prácticamente la misma en Cuba que en los países más prósperos, Chile y Costa Rica, si se aceptan las halagüeñas estadísticas oficiales publicadas por el gobierno comunista de Cuba, que muchas personas no aceptan. Se ha acusado a Cuba de ocultar muertes infantiles y de exagerar la esperanza de vida de sus ciudadanos. Si estas acusaciones son ciertas, los cubanos mueren antes que los chilenos o los costarricenses).

En los últimos años, Cuba ha hecho menos progresos en materia de atención médica y esperanza de vida que la mayoría de los países de América Latina, debido a su decrépito sistema de atención médica. "Los hospitales en la capital de la isla se están literalmente cayendo a pedazos". A veces, los pacientes "tienen que traerlo todo, porque el hospital no proporciona nada". Almohadas, sábanas, medicinas: todo".

Como lo señaló Kessler del Washington Post:

Los reporteros también han documentado que los hospitales cubanos están mal equipados. En una serie de 2004 sobre el sistema de atención médica de Cuba en el National Post de Canadá se decía que las farmacias tienen muy poco suministro y que los antibióticos sólo están disponibles en el mercado negro. "Uno de los mitos que los canadienses albergan sobre Cuba es que su pueblo puede ser pobre y vivir bajo un gobierno represivo, pero tiene acceso a servicios de salud y educación de calidad", dijo el Post. "Es un retrato alentado por el gobierno, pero la realidad es muy diferente".

Bajo el comunismo, Cuba también se ha quedado atrás en cuanto a medidas más generales de desarrollo humano. Como señaló el economista progresista Brad DeLong:

Cuba en 1957- era un país desarrollado. En 1957, Cuba tenía una mortalidad infantil menor que la de Francia, Bélgica, Alemania occidental, Israel, Japón, Austria, Italia, España y Portugal. Cuba en 1957 tenía médicos y enfermeras: tantos médicos y enfermeras per cápita como los Países Bajos, y más que Gran Bretaña o Finlandia. En 1957, Cuba tenía tantos vehículos per cápita como Uruguay, Italia o Portugal. Cuba en 1957 tenía 45 televisores por cada 1,000 personas, el quinto más alto del mundo... ¿Hoy? Hoy en día la ONU pone el IDH de Cuba [indicadores de desarrollo humano] en el rango de... México. (Y Carmelo Mesa-Lago piensa que los cálculos de la ONU son seriamente erróneos: que los pares correctos de IDH de Cuba hoy son lugares como China, Túnez, Irán y Sudáfrica). Así que no entiendo a los izquierdistas que hablan de los logros de la Revolución Cubana: '...tener mejor atención médica, vivienda, educación'.

Como afirma Michael Giere, Cuba era próspera antes de que los comunistas de Castro tomaran el poder:

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas (UNESCO) en 1957 señaló que la economía cubana incluía proporcionalmente más trabajadores sindicalizados que en los EE.UU. El informe también declaró que los salarios promedio de una jornada de ocho horas eran más altos en Cuba que en "Bélgica, Dinamarca, Francia y Alemania"... PBS explicó en una retrospectiva de 2004, que

"La Habana [antes de Castro] era una ciudad brillante y dinámica. Cuba ocupaba el quinto lugar en el hemisferio en cuanto al ingreso per cápita, el tercero en cuanto a la esperanza de vida, el segundo en cuanto a la propiedad per cápita de automóviles y teléfonos, el primero en cuanto al número de televisores por habitante. La tasa de alfabetización, 76%, era la cuarta más alta de América Latina. Cuba ocupaba el undécimo lugar en el mundo en cuanto al número de médicos per cápita. Muchas clínicas y hospitales privados prestaban servicios a los pobres. La distribución de los ingresos de Cuba se comparaba favorablemente con la de otras sociedades latinoamericanas. Una próspera clase media tenía la promesa de prosperidad y movilidad social".

Pero después de que Castro tomó el control, la prosperidad llegó a su fin:

La destrucción de Cuba por parte de Castro no puede ser dramatizada en exceso. Saqueó, asesinó y destruyó la nación desde cero. Un solo hecho lo explica todo; los cubanos disfrutaron en su día de uno de los mayores consumos de proteínas de América, pero en 1962 Castro tuvo que introducir las cartillas de racionamiento (carne, 2 onzas diarias), ya que el consumo de alimentos por persona cayó a niveles no vistos desde el siglo XIX.

El hambre se generalizó tanto que un médico sueco visitante, Hans Rosling, tuvo que advertir al dictador de Cuba en 1992 sobre la amplia deficiencia de proteínas entre los cubanos. Se había informado de que unos 40.000 cubanos habían experimentado "visión borrosa y un grave entumecimiento en las piernas". Rosling investigó por invitación de la embajada cubana en Suecia, y con la aprobación del propio Castro. Rosling viajó al corazón del brote, en la provincia occidental de Pinar del Río. Resultó que todos los afectados por el trastorno sufrían de deficiencia proteica. El gobierno estaba racionando la carne, y los adultos habían sacrificado su porción para alimentar a los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos. El Dr. Rosling le contó a Fidel Castro sobre esto.

Durante este período de hambre generalizada, Bernie Sanders estaba vendiendo el mito de que el hambre no existía en Cuba. En 1989, publicó una columna en un periódico afirmando que la Cuba de Fidel Castro "no tenía hambre, está educando a todos sus niños y está proporcionando una atención médica gratuita y de alta calidad".

Éste artículo fue re-publicado con el permiso de Liberty Unyielding.