Cómo los contribuyentes terminan pagando disparatadas matrículas en posgrados dentro de universidades élites

Las matrículas de los programas de posgrado se están disparando y los contribuyentes están pagando cada vez más.

"Columbia y otras universidades ricas dirigen a los estudiantes de maestría a préstamos federales que pueden superar los $250.000 dólares. Tras la graduación, muchos se dan cuenta de que la deuda está muy por encima de sus posibilidades", señala el Wall Street Journal.

El Wall Street Journal informa sobre el programa de Master of Fine Arts Film de la Universidad de Columbia, uno de los peores ejemplos, en un artículo titulado "Financially Hobbled for Life: The Elite Master's Degrees That Don't Pay Off":

Los recién graduados del programa de Cine de la Universidad de Columbia que pidieron préstamos federales para estudiantes tenían una deuda promedio de $181.000 dólares.

Sin embargo, dos años después de obtener sus títulos de Máster, la mitad de los prestatarios ganaban menos de $30.000 dólares al año.

El programa de Columbia ofrece el ejemplo más extremo de cómo las universidades élite han concedido miles de títulos de Máster en los últimos años que no proporcionan a los graduados suficientes ingresos al principio de su carrera para empezar a pagar sus préstamos federales para los estudiantes.... Los antiguos alumnos de la facultad de Cine de Columbia tenían la deuda más alta en comparación con los ingresos entre los graduados de cualquier programa de Máster de las principales universidades de Estados Unidos.

Columbia es una de las universidades más progresistas de Estados Unidos y una de las más ricas: "Su dotación de $11.300 millones de dólares la sitúa como la octava universidad privada más rica del país".

Ahora son los estudiantes de posgrado, y no los de grado, "los que están acumulando las cargas de deuda más onerosas". Esto se debe a que "el programa federal de préstamos Grad Plus no tiene un límite fijo sobre la cantidad que los estudiantes de posgrado pueden pedir prestada". Sus "préstamos sin límite hacen de las maestrías una mina de oro para las universidades, que han ampliado la oferta de posgrados desde que el Congreso creó Grad Plus en 2005". Como resultado,

Las universidades altamente selectivas se han beneficiado del flujo de dinero de los préstamos federales, y como la demanda de plazas supera con creces la oferta, las escuelas han podido aumentar las matrículas en gran medida sin control... Las universidades, que reciben su matrícula por adelantado, tienen un incentivo económico para ampliar los programas de posgrado y no se enfrentan a las consecuencias si los estudiantes no pueden pagar los préstamos federales después de salir.

Como señala James Stoteraux, "había 55 estudiantes nuevos en mi clase en el programa de Cine MFA de Columbia. Sólo 4 de nosotros conseguimos hacer carrera. Y de esos cuatro, uno abandonó el primer semestre. Curiosamente, es el que más éxito ha tenido al codirigir Avengers Endgame".

Pero, como observa Ian Lamont, de Lean Media, "un programa de financiación de posgrados habilitado por el Congreso hace unos 15 años básicamente le permite a Columbia cobrar lo que quiera y recibir el pago por adelantado. Los estudiantes tienen que pagar cientos de miles; si no pueden pagarlo, el dinero de los contribuyentes está en el banco".

Incluso los estudiantes que pueden encontrar trabajo después de graduarse a menudo descargan gran parte de su enorme deuda de préstamos estudiantiles en los contribuyentes. Una vez que salen de la escuela, los estudiantes se inscriben en un programa de reembolso basado en los ingresos, en el que el gobierno federal perdona todos los préstamos después de 10 o 20 años. Este programa "Pay as You Earn" permite a los prestatarios de préstamos estudiantiles, que reúnan los requisitos necesarios, limitar los pagos mensuales al 10% de sus ingresos discrecionales, y conseguir que se les condone el resto de los préstamos estudiantiles federales al cabo de 20 años, o sólo 10 años, si van a trabajar para el gobierno.

Stoteraux describe lo poco que obtuvo por sus decenas de miles de dólares de matrícula anual en Columbia: "Durante mi segundo año sospeché que la escuela no proporcionaba una plataforma de lanzamiento para una carrera - la mayoría de los instructores estaban luchando por establecer una carrera ellos mismos y muchos no tenían mucha más experiencia que sus estudiantes. Un estudiante de cuarto año enseñaba nuestra clase de cinematografía".

Después de obtener su MFA, sus compañeros de clase, incapaces de encontrar trabajo como cineastas, a veces acababan "enseñando... en programas MFA". Así que los programas de MFA se convirtieron en un ciclo interminable de fracaso, en el que la gente que ya tiene el inútil título de MFA ayuda a transmitirlo a otros que se gastan una fortuna en el título.

Los estudiantes de cine de Columbia recibieron muy poco por su enorme matrícula. Como explica Stoteraux

El premio que ofrecía el programa era que tu película podía ser elegida para el festival anual, donde, en teoría, los grandes agentes la verían y tal vez te contratarían. Pero la selección para el festival era muy dura. Y la matrícula no cubría el costo para hacer esas películas. Los estudiantes se endeudaban por valor de 100.000 dólares para hacer películas con la esperanza de tener la oportunidad de que las viera un agente de la CAA.

Como no tenía dinero para hacer una película, me dediqué a escribir. Me asocié con un amigo para escribir un guión que esperábamos que fuera nuestra carta de presentación..... En un año, ese guión se vendió, no por nada que hiciera mi elegante escuela, sino porque al azar conocí al asistente de un productor que se ofreció a leerlo, le gustó y se lo recomendó a su jefe.

Ya era oficialmente un escritor en activo, pero aún me faltaban 2 créditos para obtener mi título. Pregunté si había alguna posibilidad de terminar mi carrera mientras estaba en Los Ángeles empezando mi carrera. Pero Columbia se ofendió por la petición y se negó. Así que abandoné la carrera a menos de 2 créditos para el MFA.

Después de que Stoteraux tuviera éxito, el programa MFA quiso que le hablara a sus estudiantes. A cambio, quería que Columbia le permitiera terminar su carrera. Pero el director del programa sólo lo haría si le hacía un favor especial: "El presidente empezó a proponerme su idea para hacer un programa piloto de televisión. Me dejó muy claro que si quería mi título, tenía que ayudarle a vender su programa piloto de televisión". Sí, el presidente del prestigioso programa de Cine de Columbia trató de presionarme para poner en marcha su propia carrera estancada... Todavía no tengo mi MFA. Ese presidente ya no ejerce como tal, pero sigue dando clases allí. Y que yo sepa, nunca vendieron su programa piloto".

Este artículo de Liberty Unyielding ha sido publicado con permiso.