VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, abril 30, 2022

Mori Arinori: El Tocqueville japonés (Parte 1)

Se mire por donde se mire, la corta vida de Mori Arinori fue notable.

Crédito de la imagen: Dominio público

A principios de la década de 1830, el filósofo político e historiador francés Alexis de Tocqueville recorrió América. Recopiló sus observaciones en La democracia en América, ampliamente reconocido como un estudio clásico del entorno cultural y político de un país que entonces sólo tenía medio siglo de vida.

Tocqueville admiró el marco descentralizado del gobierno estadounidense y la vibrante sociedad civil que contribuyó a generar. Aplaudió la disminución de las rigideces de clase que caracterizaban la estratificación social del Viejo Mundo. Pero sabía que los impulsos igualitarios, si se llevan a los extremos, llevan la semilla de la destrucción. En sus palabras,

Existe, de hecho, una pasión varonil y legítima por la igualdad que impulsa a todos los hombres a desear ser fuertes y estimados. Esta pasión tiende a elevar al menor al rango del mayor. Pero también se encuentra en el corazón humano un gusto depravado por la igualdad, que impulsa a los débiles a querer rebajar a los fuertes a su nivel y que reduce a los hombres a preferir la igualdad en la servidumbre a la desigualdad en la libertad.

Las ideas de Tocqueville eran tan poderosas que La democracia en América es una lectura obligada si se quiere entender cómo era la vida aquí en la década de 1830.

Mucho menos conocido es otro autor que estudió Estados Unidos tres décadas y media después (la época de la Reconstrucción posterior a la Guerra Civil, a finales de la década de 1860 y principios de la de 1870). Venía de medio mundo de distancia -Japón- y su nombre era Mori Arinori. Su libro, el cual apareció en 1871, resuena con un penetrante discernimiento sobre América desde una perspectiva extranjera única. Titulado La vida y los recursos en América, merece mucha más atención y aprecio de los que ha recibido.

Este artículo es el primero de una serie de tres partes que exploran a Mori Arinori, su pensamiento y sus observaciones sobre Estados Unidos. Me basaré en gran medida en sus propias palabras de Life and Resources in America, en particular la edición de 2004 editada, anotada e introducida por John E. Van Sant, un eminente historiador de la Universidad de Alabama-Birmingham. Es un magnífico punto de partida para entender al hombre y su época.

Otras fuentes que citaré y que recomiendo encarecidamente al lector interesado son: La indispensable obra de Alistair Swale, The Political Thought of Mori Arinori: A Study of Meiji Conservatism, la exhaustiva de Donald Keene, Emperor of Japan: Meiji and His World, 1852-1912, de Donald Keene y la majestuosa biografía de Ivan Parker Hall, Mori Arinori.

Japón: Una breve historia

Los estadounidenses son un pueblo eurocéntrico, por razones comprensibles. La mayoría de nosotros tenemos ascendencia en países europeos. Nuestro interés por la cercana América Latina está aumentando en parte debido a la inmigración, aunque todavía somos tristemente deficientes en la comprensión de la historia y la cultura de esa parte del mundo. Nuestro conocimiento general del Lejano Oriente es aún más limitado, parecido a lo que sospecho que es la comprensión japonesa de África. Así que probablemente sea necesario un poco de información de fondo.

Pregunte a cualquier estadounidense al azar lo que sabe sobre el Japón anterior al siglo XX y es posible que no oiga más que esto: Japón se había amurallado figurativamente del mundo hasta que un oficial de la marina estadounidense, el Comodoro Matthew Perry, apareció con una flota de barcos en 1853 y obligó al país a abrirse. Su misión: Conseguir que los japoneses adoptaran relaciones diplomáticas y comerciales con el mundo. El resultado fue, efectivamente, una apertura, pero marcada a menudo por “tratados desiguales” en perjuicio de Japón.

Esa es una interpretación básicamente exacta, pero simplificada, de un acontecimiento fundamental en la historia de Japón. Cuando Perry tocó la puerta de Japón, su gobierno ya estaba en las últimas. Conocido como el Shogunato Tokugawa, era un régimen militar que desde 1603 había impuesto un rígido sistema de clases internas, una economía feudal y una política exterior radicalmente aislacionista. Incluso prohibió el cristianismo. Sólo sobrevivió quince años más después de la expedición de Perry, y su desaparición se vio acelerada por el resentimiento de los japoneses hacia sus mandatos antiliberales y el deseo generalizado de restaurar el papel del emperador.

El shogunato Tokugawa fue derrocado y el último shogun fue expulsado del poder (tras sólo un año en el cargo), dando paso a la Restauración Meiji de 1868. Este acontecimiento fundamental llevó al trono a Matsuhito, de 14 años, conocido por la historia como el Emperador Meiji (término que significa “gobierno ilustrado”). Reinó hasta su muerte en 1912. Su mandato fue quizás el más importante de los 122 emperadores de Japón hasta ese momento. El país se transformó del aislamiento feudal a una economía de mercado, comprometida con el mundo y más tolerante en su interior.

El joven Mori Arinori fue un líder clave en estos profundos avances.

Mori Arinori: un hombre extraordinario

¿Quién era exactamente este fascinante hombre? Desde cualquier punto de vista, su corta vida fue extraordinaria. Nacido en agosto de 1847 en el seno de una familia de samuráis (la nobleza militar hereditaria), se matriculó a los 18 años en el University College de Londres, en Gran Bretaña. Allí estudió topografía naval, física y matemáticas, y conoció por primera vez las ideas liberales clásicas y los valores sociales victorianos. Ambas cosas le influyeron enormemente durante el resto de su vida. La Restauración Meiji le llevó de vuelta a Japón con el afán de hacer avanzar en su país de origen mucho de lo que aprendió en Gran Bretaña.

Durante su estancia en Londres, visitó una escuela para ciegos dirigida de forma privada por una organización cristiana. Le impresionó profundamente, lo que le llevó a elogiar el cristianismo por haber contribuido a crear un “extraordinario grado de ilustración” en los países donde prevalecía. También escribió sobre la separación de la Iglesia y el Estado, sugiriendo en una ocasión que Rusia se beneficiaría enormemente si la gente dejara de adorar al zar y si la política y la religión se mantuvieran al margen. Defendió con firmeza el gobierno laico y la completa libertad de religión al mismo tiempo.

El biógrafo Hall señala que Mori estaba “impresionado por los aspectos civilizadores del cristianismo como fuerza social y por la rectitud personal de los cristianos que vivían de acuerdo con su profesión de fe”.

La creciente apreciación de Mori por los valores liberales y cristianos le llevaría a dirigirse hacia el confucianismo, que había sido importado a Japón desde China. El discípulo e intérprete más importante de Confucio, Mencio, apoyaba el mismo libre comercio, los bajos impuestos y la economía del laissez-faire que Mori favoreció 2.000 años después, pero Mori discrepaba de los elementos más estatistas del confucianismo. Escribió,

La doctrina de la obediencia, característica principal de la escuela moral confuciana, era uno de los resortes más importantes de la autoridad central. Su efecto nefasto en la sociedad se vio en la forma en que retrasó el desarrollo del espíritu vital de la autosuficiencia, destruyó la felicidad de la vida doméstica y cultivó el sentimiento de sujeción.

Mori se tomó un tiempo de su experiencia en Londres para visitar los Estados Unidos en agosto de 1867. Sólo tenía 20 años. Cuatro años más tarde, sería nombrado el primer embajador de Japón en América, cargo que ocupó durante dos años.

Alistair Swale, autor de The Political Thought of Mori Arinori: A Study of Meiji Conservatism (El pensamiento político de Mori Arinori: un estudio sobre el conservadurismo Meiji), revela que, a sus 24 años, Arinori pensaba que “su juventud le convertía en un emisario del Emperador especialmente inapropiado”. No cabe duda de que tuvo sus detractores en el gobierno de su país, pero a pesar de ello reforzó las buenas relaciones entre los dos países a la vez que impresionó a los estadounidenses con su profundidad intelectual y su curiosidad innata.

No puedo verificar si Mori fue la persona más joven de la historia nombrada como embajador de un país a otro, pero si no lo fue, sin duda fue uno de los más jóvenes de la historia. Su currículo posterior es igual de impresionante:

Embajador en China, 1875.

Fundador, en 1875, del primer colegio comercial de Japón, precursor de lo que hoy es la Universidad de Hitotsubashi en Tokio.

Embajador en Gran Bretaña, de 1879 a 1884.

Ministro de Educación en Japón, 1885-89.

Por desgracia, su increíble carrera se vio truncada en 1889. Con sólo 41 años, fue asesinado. (Más información sobre esta tragedia en la tercera parte de esta serie).

¿Un Tocqueville japonés?

Entre los libros de la colección personal de Mori había un ejemplar de La democracia en América de Tocqueville. Lector voraz, es muy probable que lo conociera de cabo a rabo. Ciertamente, no pocas de sus observaciones sobre América suenan positivamente a Tocqueville, como éstas:

El secreto del crecimiento sin parangón y del poder cada vez mayor de los Estados Unidos es que el Gobierno, en su funcionamiento práctico, está confinado a los límites más estrechos; que es el agente, no el amo, del pueblo.

Un gobierno republicano próspero, feliz y permanente sólo puede asegurarse cuando el pueblo que vive bajo él es virtuoso y bien educado.

De regreso a Japón tras su cargo de embajador, se detuvo en Inglaterra y visitó a Herbert Spencer, uno de los principales filósofos y sociólogos de la época. Autor de Social Statics y The Man Versus the State, Spencer defendía en general las ideas liberales clásicas. Por los escritos de ambos, parece que la influencia de Spencer en su joven amigo japonés fue considerable.

Spencer le advirtió a Mori de que no presionara demasiado a su pueblo, para que las reformas liberales no generaran una reacción violenta. Poco después de su estancia con el intelectual inglés, Mori abandonó su antigua petición de abolir el uso del idioma japonés y sustituirlo por el inglés. Adoptó un programa de reformas más gradualista, aunque su regreso a Japón fue breve. Fue nombrado embajador en Gran Bretaña en 1879, a la edad de 32 años, y sirvió allí durante casi cinco años.

En los años intermedios entre las embajadas, Mori estableció la Sociedad Meiroku en Japón y se convirtió en su primer presidente. Swale señala que fue “una de las instituciones más significativas de la Ilustración japonesa”. Aunque los puntos de vista de sus miembros estaban salpicados de notables diferencias, la Sociedad buscaba en general promover reformas liberales moderadas dentro del contexto cultural japonés, la enseñanza moral y la autodisciplina, la tolerancia religiosa, el rechazo a la superstición y la adopción de la razón, la propiedad privada y la apertura a las conexiones con el resto del mundo.

Con la desaparición del insular shogunato Tokugawa y la instauración de la Restauración Meiji, estas nociones antes impensables pudieron arraigar en Japón. Mori defendió esta nueva dirección, aunque no sin la ocasional carga estatista que podría parecer contradictoria. Por ejemplo, como creía que el pueblo japonés estaba muy atrasado con respecto a Occidente en cuanto a lo que sabía y pensaba, apoyaba un papel más activo del gobierno en la educación. Creía que debían arraigar ciertas condiciones morales e intelectuales antes de que pudieran promulgarse y mantenerse reformas políticas de gran calado, aunque la cuestión de quién era más capaz de lograrlo (el gobierno o las instituciones privadas) era más que discutible.

El contexto es importante aquí. La sociedad que Mori y sus socios de Meiroku que pretendían cambiar acababa de salir de una especie de oscuridad moral, social, económica y política. Las mujeres en Japón, por ejemplo, estaban tradicionalmente subordinadas a los hombres en todos los aspectos; los reformistas querían avanzar hacia una mayor igualdad de derechos y condiciones para ambos sexos, pero sabían que no era probable que eso sucediera de la noche a la mañana. En otro ámbito, el de la política exterior, Japón pasó durante la vida de Mori de ser una sociedad cerrada a una abierta. Los reformistas sabían que el nacimiento de una nueva economía con conexiones económicas globales sería un proceso accidentado que requeriría el consenso popular de que las empresas antes aisladas y protegidas tendrían que competir o desaparecer.

Mori era, en palabras de Swale, “un reformista con objetivos radicales y, en la mayoría de los casos, liberales”, pero que, no obstante, abogaba por cambios políticos principalmente graduales que respetaran la historia y la cultura japonesas. En su opinión, las reformas políticas debían lograrse, en la medida de lo posible, mediante un amplio consenso, en lugar de imponerse repentinamente desde arriba. Influido en este sentido por Herbert Spencer, creía que los cambios en la legislación y la gobernanza fracasarían si no se cultivaban antes las transformaciones sociales y culturales necesarias para apoyarlos. En consecuencia, fue atacado desde dos direcciones al mismo tiempo: por parte de los liberales japoneses, impacientes por su moderación, y por parte de los elementos antirreformistas, que lo consideraban demasiado radical.

Así que ya saben quién era Mori Arinori y un poco de lo que creía. En las partes 2 y 3 de esta serie, exploraremos su visión de los Estados Unidos tal y como se presenta en su Vida y recursos en América. Pero antes, permítanme tentarles con esto:

Mori estaba tan negativamente impresionado por la política estadounidense en las décadas de 1860 y 1970 que podemos suponer con seguridad que se sentiría mortificado por el nivel de su degeneración en la actualidad. En aquel entonces, pensaba que el Congreso estaba compuesto en gran parte por “meros políticos que sirven por un tiempo determinado”. Escribió: “Esta clase de ciudadanos se ha multiplicado enormemente… y es seguro decir que casi todos los problemas que acontecen en el país son el resultado de sus mezquinos planes e intrigas egoístas”.




  • Lawrence W. Reed es presidente emérito de FEE, anteriormente fue presidente de FEE durante casi 11 años, (2008 - 2019).