Mi respuesta a la portada de la revista Time sobre el capitalismo

La defensa al verdadero capitalismo es un deber moral que está arraigado en la naturaleza humana y los derechos humanos.

[Nota del editor: Lo que sigue a continuación es en respuesta al artículo principal, "Cómo los elitistas perdieron el control", de Anand Giridharadas en la edición del 2 al 9 de diciembre de 2019 de la revista Time].

El inventor de la ahora famosa "Ventana Overton", el difunto Joseph P. Overton, fue mi mejor amigo y un colega de alto rango en la organización de Michigan que dirigí durante casi 21 años (1987-2008), el Centro Mackinac para las Políticas Públicas. La Ventana postula que en cualquier momento dado, las opciones de políticas públicas están dirigidas por la opinión pública. Los políticos que operan bajo de ella pueden ser elegidos o reelegidos, mientras que los que ofrecen propuestas fuera de la opinión pública corren el riesgo de ser rechazados por el público. Si se mueve la Ventana cambiando la opinión pública, lo que antes era una propuesta perdida puede convertirse en políticamente posible.

El concepto de la “Ventana de Overton” es el trampolín que Anand Giridharadas utiliza en su reciente artículo de Time. Sugiere que los candidatos y propuestas anticapitalistas están ganando ahora porque la Ventana se ha desplazado hacia el socialismo.

Aunque aprecio las citas personales tanto de Joe Overton como mías en el artículo del Sr. Giridharadas, me veo obligado a señalar algunos de sus cuestionables supuestos. 

Un desestimación descarnada

Comencemos con la evaluación del artículo sobre la carrera demócrata hacia la presidencia. Las encuestas que muestran que los super críticos capitalistas, los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren, son los "principales contendientes" son prueba, según sugiere el Sr. Giridharadas, de que su ilusión por el socialismo es válida. Esta es una "ventana" que parece haber cambiado notablemente en el corto intervalo desde el momento en que se escribió el artículo y cuando que se publicó.

Entre los jóvenes, la historia que el Sr. Giridharadas no cuenta es la de la explosión de miembros y mayor actividad entre los grupos favorables a la libertad, la empresa privada y el libre mercado. 

Warren recientemente le puso un valor a su fantasía de "Medicare para todos", una política que prohibiría el seguro médico privado. Su apoyo se derrumbó. Sanders está languideciendo en el tercer o cuarto lugar, nada parecido al apoyo que tuvo en la última convención demócrata. Todo lo que se habla ahora es sobre cómo las bases del partido están huyendo hacia el centro.

El Sr. Giridharadas indica que ha habido un aumento de la membresía de los Socialistas Demócratas de América, de 5.000 miembros en 2016 a por lo menos 50.000 hoy. Pero eso sigue siendo la mitad de los miembros (113.000) que el Partido Socialista reclamó en su máximo histórico, que fue en 1912. La membresía al Partido Libertario hoy es 10 veces mayor.

Entre los jóvenes, la historia que el Sr. Giridharadas pasa por alto completamente es la explosión de membresía y actividad entre los grupos adeptos a la libertad, la empresa privada y el libre mercado -organizaciones como Young Americans for Liberty, Students for Liberty, Young Americans for Freedom, Young Americans Against Socialism, Turning Point USA, y aquella en la que sirvo como presidente emérito, la Fundación para la Educación Económica (FEE). Si los seguidores en Facebook es una señal de relativa popularidad, es notable que la presencia de los socialistas demócratas en esa plataforma de medios sociales es una pequeña fracción a la que tienen esas organizaciones juveniles pro-capitalistas.

Si yo fuera socialista, me preocuparía que estas y otras organizaciones parecidas estén donde está el fermento intelectual genuino y vivo. Mientras que la Izquierda parece absorto en la supresión del debate, estos grupos están ampliando silenciosamente los intercambios, nutriendo la próxima generación con líderes intelectuales.

Los norteamericanos no confían en el gobierno

Mientras tanto, los informes del Centro de Investigaciones de a Pew indican que la confianza del público en el gobierno se encuentra en mínimos históricos. Pew encuentra que "Sólo el 17% de los estadounidenses de hoy en día dicen que pueden confiar en que el gobierno de Washington hará lo correcto 'casi siempre' (3%) o 'la mayoría de las veces' (14%)". El Sr. Giridharadas le haría un verdadero favor al público estadounidense si señalara que este es el mismo gobierno al que los socialistas quieren otorgar más poder y dinero.

Decirle a la gente que tiene derecho a cosas gratis, o asaltar a los ricos en general, apela a un cierto número, pero esas cifras cambian cuando la retórica se enfrenta con la realidad.

La retórica socialista siempre tiene una puntuación más alta que las políticas socialistas, y ambas puntuaciones son mucho mejores que los resultados socialistas. Decirle a la gente que tiene derecho a cosas gratis, o agredir a los ricos en general, apela a un cierto número, pero esas cifras cambian cuando la retórica se enfrenta con la realidad. Esta es una de las razones por las que nadie-y mucho menos los socialistas-están haciendo  encuestas en Venezuela.

¿Qué es el capitalismo?

La peor suposición del artículo del Sr. Giridharadas, sin embargo, tiene que ver con lo que el capitalismo es realmente. En todo esto está su implícita creencia de que el capitalismo no es nada más que el clientelismo, en el que los ricos usan sus conexiones políticas para llenarse los bolsillos.

El Sr. Giridharadas ignora el hecho de que aquellos de nosotros que él seguramente calificaría como pro-capitalistas estamos tan en contra del clientelismo y la corrupción como cualquiera, y probablemente más que cualquier socialista. Entendemos que la respuesta al clientelismo y la corrupción no es dar al gobierno aún más poder y dinero. No apoyamos a  corruptos capitalistas, sino a un verdadero mercado libre, un gobierno limitado, la propiedad privada y el estado de derecho. ¿Cuándo aprenderán los medios de comunicación esta distinción?

Además, para aquellos de nosotros que apreciamos esta distinción, la búsqueda del dinero no es el principal objetivo en la vida. Los críticos del capitalismo sugieren sin cesar que lo es, pero eso es infantil. El caso del capitalismo se basa en algo mucho más importante que la riqueza material. No es refutado por los ocasionales huevos malos que se comportan mal (el socialismo, por cierto, produce huevos malos por doquier y nunca crea nada parecido a una tortilla).

Poder crear riqueza y agregar valor a la sociedad a través de la invención, la innovación, el emprendimiento, la producción y el comercio es un derecho con el que nacemos. 

La defensa del verdadero capitalismo es una obligación moral que está enraizada en la naturaleza humana y los derechos humanos. Crear riqueza y agregar valor a la sociedad a través de la invención, la innovación, el emprendimiento, la producción y el comercio es un derecho con el que nacemos. Uno no puede ser plenamente uno mismo, ni siquiera plenamente humano, si debe vivir su vida y conducir sus asuntos de acuerdo con los dictámenes de quienes tienen el poder político. Dice mucho que el capitalismo sea lo que sucede cuando se deja en paz a la gente pacífica; el socialismo, por el otro lado, es un artilugio de Rube Goldberg con un pésimo historial alimentado por la envidia y la guerra de clases.

He conocido a algunos empresarios que parecen adorar al "todopoderoso dólar" y que con gusto harán recortes o se meterán en la cama con el gobierno por dinero. Pero por todos ellos, he conocido a cien que están en el negocio por la estimulante satisfacción que obtienen al crear productos útiles, resolver problemas y satisfacer las necesidades de clientes contentos.

La “Ventana de Overton” es una gran herramienta para entender las conexiones entre las ideas y la realidad política. Pero es importante que aquellos que la invocan lo hagan con un pensamiento claro, definiciones adecuadas y sin ejes que moler.