VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, abril 30, 2023

Los sindicatos ponen en guerra a los trabajadores entre sí

Auberon Herbert lo explicó hace tiempo.


Cada Día del Trabajo, los sindicatos se atribuyen el mérito de las ganancias de todos los trabajadores, equiparando las ganancias de los miembros del sindicato con los beneficios de todos los trabajadores. Sin embargo, eso es imposible de cuadrar con lo que ocurre cuando algún privilegio sindical especial se ve amenazado, como con la legislación del “derecho al trabajo”: los sindicatos recurren rápidamente a las amenazas, la intimidación y la violencia contra otros trabajadores. De hecho, los sindicatos recurren a la coacción, real o amenazada, en todo momento para obtener beneficios a costa de otros trabajadores, reduciendo los salarios que pueden ganar y aumentando los precios que pagan como consumidores.

Si estamos de acuerdo con la afirmación de Emerson de que los medios inmorales no pueden alcanzar fines morales, tal comportamiento debería llevarnos a reevaluar las pretensiones de los sindicatos de beneficiar a los trabajadores. Una excelente guía es el filósofo Auberon Herbert, que vio claramente los efectos de los sindicatos en “The True Line of Deliverance”, hace más de un siglo:

“El sindicalismo… se basa en principios claramente erróneos… el sacrificio de un sector de los trabajadores por otro”.

“[Un no miembro]…es un peligro real para el sindicalista, ya que cuando se produce cualquier disputa, puede ocupar su lugar…Aquí comienza la tentación de coaccionar”.

“Así como el sindicato significa una especie de guerra contra los del mismo gremio…[que] no desean ser admitidos, también significa una guerra contra la mano de obra externa.”

“[A medida que] los sindicalistas restringen la producción… la mano de obra de otros oficios se cambiará por menos… Aprovechando su posición, estos monopolistas se aprovechan de sus compañeros de trabajo a un precio más bajo, mientras que cobran un precio más alto por los suyos.”

“Hay muchas otras formas de restricción que… surgen cada vez que los hombres comienzan a regular entre sí las condiciones de su trabajo… porque la primera restricción se encuentra incompleta sin la segunda, y la segunda sin la tercera; y porque los hombres que una vez se prestan a la restricción adquieren el temperamento de dedicarse a la restricción ante cualquier dificultad.”

“Sin embargo, ¿es esto una compensación suficiente por el estado de guerra que se establece entre los hombres del mismo oficio, entre los diferentes oficios, y entre el empleador y el empleado; por todos los inconvenientes individuales y la restricción, y la pérdida de la libre acción individual; por todas las cosas arbitrarias hechas por aquellos en el poder, y las tentaciones de coaccionar a los demás?”

“Es el interés de todos… hacer que la base del libre comercio sea universal para todos. No quiero decir que A y B deban aceptar trabajo en otras condiciones que las que ellos mismos aprueben, sino que no deben poner trabas a su trabajo impidiendo que C… acepte condiciones que ellos rechazan. Ese es el verdadero principio del trabajo, la elección individual universal”.

“El trabajo del país nunca puede obtener para sí mismo, excepto a expensas de otro trabajo, más de lo que el mercado libre y abierto rendirá… al extraer más, se está comportando con algo que está muy cerca de la deshonestidad, ya que está forzando este precio más alto a expensas de otros.”

“En el caso de un serio desacuerdo entre un empleador y sus hombres, el sindicato retiraría a todos los hombres que quisieran irse… Pero no habría ningún esfuerzo para evitar que el empleador obtuviera nuevas manos… No habría huelga, ni piquetes, ni coerción de otros hombres, ni estigmatización de otro compañero de trabajo… porque estaba dispuesto a aceptar un salario más bajo… todo esto quedaría perfectamente libre para que cada hombre hiciera según lo que fuera correcto a su propio juicio. Si el patrón se hubiera comportado mal, la verdadera pena recaería sobre él; los que quisieran dejar su servicio lo harían… Más allá de eso, en los conflictos laborales ningún hombre tiene derecho a irse. Puede desechar su propio trabajo, pero no tiene derecho a impedir que otros acepten ese trabajo”.

Auberon Herbert defendió de forma contundente la libertad, que permite una mayor producción y un aumento de los ingresos, en lugar del sindicalismo monopolista coercitivo, cuyas restricciones perjudican a otros trabajadores. Si lo entendiéramos, reconoceríamos la coacción sindical como inherente y no como excepcional, y sus consecuencias como perjudiciales y no como beneficiosas. Y no respaldaríamos tales medios inmorales para fines inmorales.

Publicado originalmente el 3 de septiembre de 2018


  • Gary M. Galles is a Professor of Economics at Pepperdine University and a member of the Foundation for Economic Education faculty network.

    In addition to his new book, Pathways to Policy Failures (2020), his books include Lines of Liberty (2016), Faulty Premises, Faulty Policies (2014), and Apostle of Peace (2013).