VOLER A ARTÍCULOS
sábado, septiembre 9, 2023

Los criptobeneficiarios de la libertad van en aumento

Bitcoin y otros criptoactivos están inclinando el equilibrio de poder establecido.


Uno de los aspectos más intrigantes de La rebelión de Atlas, de Ayn Rand, es que los protagonistas de la novela poseen una gran riqueza y, por tanto, el poder para cambiar realmente el mundo. Fue precisamente esta riqueza, nacida de la creación de valor, la que permitió a los héroes de Rand dejar atrás sus florecientes industrias y establecer Galt’s Gulch. Y al hacerlo, nuestros héroes instigaron la formación de una nueva sociedad, que valoraba el individualismo, el espíritu empresarial y la descentralización.

Hay algo profundamente significativo en esta nueva riqueza de Bitcoin.

Aunque La rebelión de Atlas sea una obra de ficción, el auge de las criptomonedas ha presentado una nueva oportunidad para que los héroes de la vida real promuevan el cambio.

Los locos libertarios y su Bitcoin

En los últimos años, y especialmente en las últimas semanas, he visto cómo algunos de mis amigos más cercanos se hacían muy ricos gracias a las criptoinversiones. Y aunque no podría estar más feliz por su éxito financiero, hay algo profundamente significativo en esta nueva riqueza.

A medida que Bitcoin se fue convirtiendo en un nombre familiar, se escribieron artículos advirtiendo contra esta criptodivisa floreciente. Pero la preocupación no era necesariamente con Bitcoin en sí, o incluso blockchain; se trataba de las personas que son naturalmente atraídas por dicha tecnología.

En 2013, Forbes escribió sobre los “libertarios locos” que acudían en masa a Bitcoin. El CEO de Reddit se hizo eco de este sentimiento en 2014 cuando dijo: “La base de usuarios de Bitcoin son básicamente libertarios locos.” Y, por supuesto, el economista Paul Krugman ha advertido rutinariamente que esta nueva tecnología es “maligna” específicamente porque sus principales usuarios estaban ansiosos por encontrar formas de eludir la Reserva Federal y las desastrosas políticas monetarias de Estados Unidos.

Y aunque puede ser cierto que su amigo que acaba de ganar un millón de dólares con Bitcoin también se ponga con frecuencia una camiseta de “Fin a la Fed”, esto no es motivo de preocupación. Al contrario, es motivo de celebración.

Durante décadas, muchos entusiastas de la libertad se han dedicado al mundo académico, a grupos de reflexión o al activismo de base. Y aunque cada una de estas funciones es esencial para difundir los preceptos de la libertad, no suelen ir acompañadas de salarios escandalosamente altos.

Como próspero inversor de capital riesgo, Thiel ha podido utilizar su enorme fortuna para financiar proyectos en los que cree.

No es en absoluto vergonzoso optar por perseguir tus pasiones en lugar de buscar únicamente beneficios económicos. Pero tampoco hay que avergonzarse de hacer ambas cosas.

Una plétora de Peter Thiels

Cuando el fundador de Paypal, Peter Thiel, donó 500.000 dólares en capital inicial para poner en marcha el Seasteading Institute, pudo hacerlo sin pestañear. Situado en el número 12 de la “Lista Midas” de Forbes de 2017, Thiel ha sido el icono del éxito libertario.

Como próspero capitalista de riesgo, Thiel ha sido capaz de utilizar su vasta riqueza para financiar proyectos en los que cree. Muchos libertarios abogan por la descentralización política y el seasteading (en español, significa “crear viviendas permanentes en el mar”) permite a los individuos elegir voluntariamente vivir en viviendas permanentes en medio del océano, libres de interferencias gubernamentales.

Y aunque el lector no libertario pueda pensar que esta idea es una locura, lo realmente importante es que, gracias a su patrimonio neto de 2.500 millones de dólares, ha podido donar un total de 1,7 millones de dólares al Seasteading Institute.

Pero gracias a Bitcoin y otras criptoactivos, Thiel ya no es uno de los pocos libertarios con medios para financiar proyectos de descentralización.

Erik Finman tenía catorce años cuando compró todo el Bitcoin que pudo por 1.000 dólares. Regalado por su abuela, utilizó el dinero para comprar la criptomoneda cuando sólo costaba 12 dólares por bitcoin. Ahora, con 19 años, esa inversión ronda actualmente los 5 millones de dólares. Finman, que se ha manifestado a favor de la descentralización en Twitter, también ha decidido utilizar su riqueza para financiar proyectos en los que cree.

Finman abandonó la escuela secundaria después de que el sistema escolar público le fallara. Como se describe en Bitcoinist, “Finman lo pasó fatal en el sistema escolar. Se aburría y estaba desmotivado. Dice que un profesor le llegó a decir que nunca llegaría a nada, así que debería dejar los estudios y ponerse a hacer hamburguesas en McDonald’s”.

Pero fue esta extrema decepción con el sistema educativo público lo que inspiró el último proyecto de Finman. Comprometido con la creación de nuevas alternativas a la educación pública financiadas con fondos privados, Finman fundó Botangle, una plataforma educativa en línea, en 2013. 

Desde entonces, ha ampliado su visión y ahora planea construir la “mejor universidad del mundo” en Dubái. Finman, que cree que la universidad se ha convertido en una pérdida de tiempo, planea utilizar su riqueza para crear el tipo de escuela que él mismo hubiera deseado que existiera. Pero como Bitcoin le permitió obtener esta enorme riqueza, ahora puede influir en las generaciones futuras financiando escuelas en las que realmente cree.

Los activistas por la libertad que han estado deseosos de promulgar cambios, pero frustrados por los escollos que presenta el proceso legislativo, tienen ahora la oportunidad de promulgar un cambio real.

Y este cambio no significa necesariamente crear algo nuevo, como hicieron Thiel y Finman.

Como ya se ha mencionado, los think tanks también son esenciales para difundir la libertad. Y puesto que la mayoría de los libertarios se oponen a la financiación pública en forma de subvenciones o ayudas, la mayoría de los think tanks y otras organizaciones sin ánimo de lucro de la persuasión de la libertad optan en su lugar por recaudar fondos de donantes individuales.

La semana pasada, la FEE recibió un bitcoin completo de un donante anónimo. En el momento de la donación, ese bitcoin valía unos 14.000 dólares. Se desconoce si este donante era uno de los muchos activistas por la libertad que acaban de enriquecerse con las criptomonedas. Sin embargo, este tipo de donaciones son cada vez más comunes, ya que los activistas ahora tienen el dinero para respaldar sus ideas. Y ahí es donde reside realmente su poder.

Bitcoin y otros criptoactivos están inclinando la balanza del poder establecido.

El poder de cambiar el mundo

Muchos idealistas quieren cambiar el mundo. Pero la desafortunada realidad es que muchos carecen de los recursos necesarios para lograr un cambio sustancial.

En una solicitud de prácticas que presenté hace años en la universidad, me preguntaron cómo difundiría la libertad si tuviera acceso a grandes sumas de dinero. Comentando mi respuesta con otros amigos liberales, imaginamos todas las enormes formas en que podríamos cambiar el mundo, si tan sólo tuviéramos los medios para hacerlo.

Ahora, uno de esos amigos ha hecho una pequeña fortuna gracias a la criptoeconomía y ha utilizado ese dinero no sólo para donar a causas en las que cree, sino también para crear su propia empresa a través de la cual puede difundir el mensaje de la libertad.

Al utilizar su dinero para poner en práctica sus creencias, está, retomando la expresión randiana, parando el motor del mundo, al igual que Thiel, Finman e innumerables otros. Dado que el gobierno tiene el monopolio de la fuerza, es posible que nunca podamos lograr el éxito a través del proceso legislativo. Pero cada vez que un criptoactivista utiliza su dinero para impulsar la descentralización, la libertad gana. Cualquier duda de esto puede despejarse considerando el miedo expresado por muchos reguladores y economistas estatistas cada vez que el cripto rompe otra barrera.

Bitcoin y otros criptoactivos están inclinando el equilibrio de poder establecido. Y donde tantas otras ideologías demonizan la riqueza, los libertarios entienden cómo puede utilizarse para promover el cambio.

Como dice el héroe ficticio de La rebelión de Atlas, Francisco D’Anconia, en su infame discurso sobre el “dinero”: “Tu cartera es tu declaración de esperanza…”.

Publicado originalmente el 4 de enero de 2018


  • Brittany is a writer for the Pacific Legal Foundation. She is a co-host of “The Way The World Works,” a Tuttle Twins podcast for families.