VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, junio 8, 2020

Los costos sociales invisibles

El capital social perdido es debilitante, aunque no esté representado en las estadísticas económicas.


La pandemia del coronavirus no ha dejado a nadie indiferente y los cierres indiscriminados impuestos por el gobierno han exacerbado enormemente sus efectos.

La economía comenzará finalmente a crecer de nuevo tras esta herida en gran parte autoinfligida, pero llamarla “recuperación” sería perder los costos vitalicios que serán sufragados en su mayor parte por los individuos y las comunidades con menos capital económico y social.

Los costos económicos (como los salarios perdidos) son algo fácil de explicar, pero muy pocos hablan de los costos sociales a veces invisibles que se derivan de no participar plenamente en el mundo durante un período tan largo. Al restringir la forma en que los individuos pueden participar en sus comunidades (y en la sociedad humana en su conjunto a través del comercio), las políticas gubernamentales han retrasado, por lo menos, el establecimiento de valiosas conexiones que las personas habrían hecho y, como mucho, las han impedido todas juntas.

Estas conexiones interpersonales toman muchas formas y es imposible para los forasteros juzgar su valor relativo. Los estudiantes no sostienen discusiones casuales con los profesores en el patio, o con los compañeros en la cafetería o la biblioteca. Los solteros pierden la oportunidad de conocer a otros en los bares y clubes o mientras pasean a sus perros. Los empresarios no se reúnen en el campo de golf para encontrar a los socios que buscaban. Los científicos se pierden la conversación fuera de la presentación importante que podría ser la clave de su problema más desafiante. Entiendes la idea.

Cuando cada interacción social es planeada por Zoom, hay poco espacio para las sorpresas que pueden influir en el curso de la vida de uno.

Debido a los cierres indiscriminados, todos somos no sólo más pobres materialmente, sino que también nos falta la creación vital de capital social, que es el valor de cada una de las relaciones que tenemos y mantenemos. Construimos capital social compartiendo con otros nuestras experiencias, valores y compañía. Es a través del capital social que somos capaces de intercambiar favores, obtener referencias y, en general, disfrutar de la vida con otras personas.

Aunque a cada persona le faltan nuevas conexiones en estos días, los miembros de las generaciones más jóvenes pueden ser los más afectados porque todavía están en una etapa temprana de su proceso de construcción del capital social para toda la vida. Los últimos tres meses de encierro han supuesto una temporada perdida para aquellos que acaban de empezar sus carreras en la escuela y el trabajo, una temporada perdida de oportunidades y conexiones que habrían enriquecido sus vidas y la sociedad en su conjunto.

El renombrado historiador económico Frédéric Bastiat escribió sobre este tipo de costo invisible en su aclamado ensayo “Lo que se ve y lo que no se ve”:

En la esfera económica un acto, un hábito, una institución, una ley produce no sólo un efecto, sino una serie de efectos. De estos efectos, el primero de ellos es inmediato; aparece simultáneamente con su causa; se ve. Los demás efectos sólo aparecen posteriormente; no se ven; tenemos la suerte de preverlos.

Sólo hay una diferencia entre un mal economista y uno bueno: el mal economista se limita al efecto visible; el buen economista tiene en cuenta tanto el efecto que se puede ver como los efectos que se deben prever.

Sin embargo, esta diferencia es tremenda; pues casi siempre sucede que cuando la consecuencia inmediata es favorable, las consecuencias posteriores son desastrosas, y viceversa. De donde se deduce que el mal economista buscan un bien pequeño en el presente que será seguido de un gran mal por venir, mientras que el buen economista persigue un gran bien por venir, a riesgo de un pequeño mal presente.

Depende de cada uno de nosotros juzgar el valor final de las políticas de bloqueos y elegir cómo volveremos individualmente al mundo después de esta pandemia. Mucha gente experimentará las consecuencias de los cierres durante los años y décadas venideras, ya que el desempleo y la pérdida de productividad llevarán la pobreza a niveles superiores a los que hemos visto en décadas. A diferencia de los costos de “lo que pudo haber sido”, veremos claramente estas duras consecuencias, pero será importante que reconozcamos adecuadamente las causas tanto de lo “visto como de lo no visto” para que podamos tomar decisiones más sabias en el futuro.


  • Richard N. Lorenc is Chief Growth Officer of Iron Light, an award-winning strategic marketing firm specializing in helping purpose-driven brands change the world. He served at FEE from April 2013-November 2021, most recently as FEE's Executive Vice President.