VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, diciembre 3, 2022

Los bloqueos de China muestran por qué es un error imitar los métodos autoritarios del PCCh

Qué rápido olvidamos que la planificación centralizada fue un fracaso estrepitoso en el siglo XX. ¿Por qué no iba a fracasar en el XXI?

Crédito de la imagen: China News Service | CC BY 3.0

Cuando el cofundador del Instituto Cato, Ed Crane, visitó la Unión Soviética en 1981, ya era un crítico de la carrera armamentística con el principal enemigo de Estados Unidos. Su instinto le decía que un país sin libertad no supondría una amenaza para el país más libre del mundo.

Al ver la URSS de cerca, lo que Crane sabía instintivamente se vivificó con la vista. Gente miserable caminando encorvada en ciudades que olían literalmente a comunismo. Y lo que es peor para el aspirante al poder, no había economía. En un ensayo escrito a su regreso, Crane dejó claro que Estados Unidos no tenía motivos para temer a la seguramente malvada URSS. Dado que el colectivismo era la política económica, la Unión Soviética carecía de la economía necesaria para suponer alguna vez una amenaza militar para la nación más rica del planeta.

Esto es algo que hay que tener en cuenta en medio de los aparentemente interminables bloqueos en China destinados a lograr lo que es a la vez imposible e inútil: “Cero COVID”. Esta es la política del supuestamente formidable líder chino Xi Jinping. Sin embargo, ¿tenemos miedo de China? “Cero COVID” y China como una verdadera potencia no coinciden en absoluto.

Esto es así porque, sea cual sea la opinión de cada uno sobre el coronavirus (ya sea letal, una no historia o algo intermedio), lo último que haría un país serio es asfixiar la libertad como respuesta. Suponiendo que el virus sea la gran amenaza mortal y sanitaria que Xi y otros parecen creer que es, la única respuesta razonable a esa opinión sería que los gobernantes no hicieran nada. Como indica el ascenso de China desde la pobreza desesperada a lo largo de las décadas, la gente libre (o más libre) produce la riqueza que a menudo va acompañada de médicos y científicos que trabajan febrilmente para convertir a los asesinos de hoy en las postrimerías de ayer. El crecimiento económico es, sin lugar a dudas, el mayor enemigo que la muerte, la enfermedad y la dolencia han conocido. No hay nada que se le acerque. Si algo amenaza con matarnos u hospitalizarnos, la prosperidad es la única respuesta.

Por favor, piensen en esto teniendo en mente la respuesta autoritaria de Xi al coronavirus. El Secretario General del Partido Comunista Chino (PCCh) está eligiendo literalmente la contracción económica como estrategia de mitigación del virus. Tengan la seguridad de que los historiadores, incluidos los chinos, se maravillarán de la abyecta estupidez de la respuesta de Xi. Aplaudamos con entusiasmo al valiente pueblo chino que actualmente protesta contra lo que vandaliza la razón. 

Del mismo modo, los historiadores se maravillarán de la extraordinaria paranoia sobre China revelada por las élites políticas de la izquierda y la derecha en Estados Unidos. Su opinión es que el poderoso Estado chino con Xi en la cima explica por qué debemos tener miedo. Supuestamente, un líder sin controles y equilibrios puede intimidar y comandar una nación no libre hasta la grandeza.

Por poner un ejemplo de la derecha, en un artículo de opinión escrito para el Wall Street Journal la semana pasada, William P. Barr, del Instituto Hudson (fiscal general en la administración Trump), escribió con evidente preocupación que en 2015 “el Partido Comunista Chino lanzó Made In China 2025, una campaña agresiva y muy orquestada para suplantar a Estados Unidos como potencia económica preeminente del mundo.” Y para no ser eclipsado por los temerosos de China de la derecha, el gobierno de Biden acaba de prohibir esta semana la venta o importación de equipos de telecomunicaciones de gigantes chinos como Huawei y ZTE, ya que supuestamente representan “un riesgo inaceptable” para la seguridad nacional de Estados Unidos. Estas opiniones no resisten un escrutinio básico.

De hecho, hace tiempo que los miembros de la derecha, en particular, miran el mando y el control con altivo desdén, dado el constante fracaso de los gobiernos de todo el mundo cuando se trata de planificar centralmente resultados económicos positivos. Los políticos, limitados siempre y en todas partes por lo conocido, no pueden “orquestar” la prosperidad cuando se recuerda que ésta es siempre y en todas partes consecuencia de intrépidos saltos empresariales realizados por mentes creativas hacia un futuro comercial que, por su propia descripción, es desconocido.

Por eso las acciones de la administración Biden son tan indefendibles. Suponiendo que lo que Barr cree que es cierto sobre “Made In China 2025”, no habría ninguna razón para prohibir los productos de Huawei, ZTE o cualquier otra empresa china, simplemente porque las corporaciones que se dice que están comandadas por políticos nunca supondrían una gran amenaza competitiva en un país libre como Estados Unidos, para empezar. De hecho, qué pronto olvidamos que la planificación centralizada fue un miserable fracaso en el siglo XX. ¿No fracasará en el XXI? La pregunta debería responderse sola.

Al igual que la pregunta sobre si un país bloqueado supone una amenaza bélica. No debería. Los gobiernos no tienen más recursos que los que pueden extraer del sector privado, y en la actualidad Xi está asfixiando en mayor o menor medida al sector privado en un vano intento de desterrar un virus.

Así que, aunque la opinión aquí es que la prosperidad de China después de Mao fue un gesto bastante pacífico (las importaciones siempre y en todas partes mejoran la salud y la riqueza de los que importan) de los chinos hacia el resto del mundo, una creciente falta de libertad en el país más importante de Asia es la señal más segura que necesitamos de que el ansia de grandeza de China es más retórica y performativa que real. En otras palabras, la única manera de ser vencido por China es imitando sus formas autoritarias. Por favor, tengan esto en cuenta con lo que indefectiblemente ocurrió en Estados Unidos en 2020 por delante.

Este artículo fue publicado originalmente en RealClear Markets.


  • John Tamny is Director of the Center for Economic Freedom at FreedomWorks, a senior economic adviser to Toreador Research & Trading, and editor of RealClearMarkets.