VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, junio 11, 2020

Liderazgo personal es necesario para enfrentar la crisis de hoy en día

Los recientes acontecimientos en los Estados Unidos que están provocando luto, protesta y acción son personales, así como el liderazgo necesario para crear, modelar y adoptar soluciones para combatir la injusticia y continuar mejorando el mundo.


Los estadounidenses han visto los eventos de la semana pasada con horror y tristeza por nuestro país. Tras la injusta muerte de George Floyd, un hombre de 46 años de edad de Minneapolis que murió bajo la custodia de cuatro oficiales de policía, muchos de nosotros hemos hablado con amigos, colegas y otros, compartiendo, entre otras cosas, la frustración de sentirnos impotentes para “arreglar las cosas”.

A pesar de los tremendos progresos en las relaciones entre las razas, la movilidad social y la inclusión en las últimas décadas, nuestro herido país necesita ahora líderes a todos los niveles y en todos los campos para seguir abordando los problemas apremiantes.

Y usted puede ser justo el líder que nuestra sociedad necesita hoy en día.

Mientras luchas por descubrir lo que puedes hacer para mejorar nuestro mundo, considera la adopción de la noción de liderazgo personal. El liderazgo personal implica dos compromisos básicos: un compromiso con los principios y un compromiso con el trabajo personal e individual necesario para dar vida a esos principios.

He aprendido en mi trabajo en la Fundación para el Educación Económica (FEE) que los principios no pueden ser simplemente enseñados. Los principios de todo tipo están enraizados en ideas que se basan en los valores personales que tiene una persona. Si voy a tener éxito al expandir el lente a través de la cual una persona joven ve el mundo, debo hablarle a través de los valores que ya siente que son verdaderos.

Para los miembros del Gen Z, estos valores incluyen la equidad, la inclusión, la justicia, la creatividad y la paz. También son valores de la filosofía del liberalismo clásico, que resulta ser mi propio punto de vista político. Además, los liberales clásicos valoran el individualismo, la economía de libre mercado, el gobierno limitado, y los fuertes rasgos de carácter necesarios para vivir en una sociedad libre como la nuestra.

Una fuerte personalidad implica trabajo personal. En su discurso de 1967 “Más allá de Vietnam – Un tiempo para romper el silencio”, el Dr. Martin Luther King Jr. habló sobre el trabajo personal que cada persona debe realizar para afectar una “revolución de valores” en la sociedad:

Una verdadera revolución de valores pronto nos hará cuestionar la justicia de muchas de nuestras políticas pasadas y presentes. Por un lado, estamos llamados a hacer de buen samaritano en el camino de la vida, pero eso será sólo un acto inicial. Un día debemos ver que todo el camino de Jericó debe ser transformado para que los hombres y mujeres no sean constantemente golpeados y robados mientras hacen su viaje en la carretera de la vida. La verdadera compasión es más que arrojar una moneda a un mendigo. Es llegar a ver que un edificio que produce mendigos necesita ser reestructurado.

Como el Dr. King aconsejó, debemos buscar algo más que arreglos inmediatos para “sentirnos bien”. Como muestra la historia, mejorar el mundo es un proyecto multigeneracional de innumerables individuos, así que a pesar de que a menudo nos sentimos impacientes por arreglar las cosas de una vez por todas, no podemos esperar razonablemente terminar esta semana o la siguiente con un plan que dure para siempre.

Sin embargo, hoy sugiero que aprovechemos esta oportunidad para asegurarnos de que estamos examinando la situación adecuadamente, entendiendo que, de manera similar a como sólo un individuo puede trabajar para cambiar sus propios pensamientos y acciones, el individuo es la unidad más precisa y productiva con la que se puede evaluar toda la acción humana.

Existe una peligrosa tendencia en este momento de la gente al analizar los eventos recientes y llegar a pobres conclusiones colectivistas sobre “todos” los miembros de ciertas razas o profesiones. El problema con esta línea de pensamiento es que, debido a que sólo los individuos pueden elegir actuar, no podemos asignar a ningún grupo la responsabilidad de los actos de violencia, robo o destrucción de la propiedad.

Por lo tanto, cualquier noción de inocencia o culpabilidad “colectiva” es defectuosa. Debemos hacer a los individuos, no a los grupos, responsables ante la ley por sus propios actos.

El presidente emérito FEE, Larry Reed, me preguntó hoy: “¿Se imaginan dirigir un sistema de justicia con principios colectivistas? En lugar de acusar a un individuo específico de ser responsable de sus acciones, sólo pondremos una cartulina en la silla del acusado, representando a cualquier grupo que la sociedad deteste en ese momento. Si se nos encuentra culpables, entonces castigaremos a muchas personas inocentes simplemente porque se ven, actúan o creen de manera similar a ese avatar”.

No quiero vivir en esa clase de sociedad, y estoy seguro de que tú tampoco.

El fundador de FEE, Leonard Read, aportó importantes ideas sobre el liderazgo individual y de principios en un seminario de la FEE en 1961:

Lo importante es darse cuenta de que el nuestro no es un problema de números. Si fuera necesario llevar a la mayoría a la comprensión de la filosofía de la libertad, la causa de la libertad sería totalmente desesperada. Cada movimiento significativo en la historia ha sido liderado por uno o unos pocos individuos con una pequeña minoría de partidarios enérgicos.

El verdadero problema, entonces, es desarrollar un liderazgo, identificando y apoyando a individuos de diferentes ámbitos de la vida que se preocupen, entiendan y puedan explicar la libertad.

Personalicemos el liderazgo.

Los recientes acontecimientos en los Estados Unidos que están provocando luto, protesta y acción son personales, al igual que el liderazgo necesario para crear, modelar y adoptar soluciones para combatir la injusticia y continuar mejorando el mundo. Creo firmemente que, al igual que en crisis anteriores, la reflexión personal, el aprendizaje y la comunicación entre líderes individuales de buena voluntad nos llevará a tiempos aún mejores en los años venideros.


  • Richard N. Lorenc is Chief Growth Officer of Iron Light, an award-winning strategic marketing firm specializing in helping purpose-driven brands change the world. He served at FEE from April 2013-November 2021, most recently as FEE's Executive Vice President.