VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, septiembre 17, 2023

Lecciones de El motor del progreso humano, de Henry Grady Weaver

Reflexiones sobre un clásico atemporal.

Crédito de la imagen: Michael Kauer - Pixabay

¿Has pensado alguna vez seriamente hasta dónde están dispuestos a llegar quienes desean dictar a los demás cuando se trata de la energía? La pregunta es esencial, porque todas las formas de comportamiento productivo son complementos de la energía. Los dictadores emergentes siempre alegan crisis que justifican una mayor extensión del poder gubernamental sobre la energía. Quieren prohibir algunas formas de energía o regularlas hasta que dejen de existir. Limitan la capacidad de descubrir, desarrollar, producir y transportar formas que no les gustan. Quieren imponer otras formas de energía o subvencionarlas en gran medida, tanto directa como indirectamente a través del código fiscal. Quieren forzar la eliminación progresiva de algunas formas de energía y la introducción progresiva de otras en el futuro, siempre que puedan reunir una mayoría, por fugaz que sea, para aprobar una ley o, cada vez más, siempre que el Presidente quiera promulgar una orden ejecutiva o una agencia ejecutiva decida imponer restricciones más onerosas.

Pero a pesar de los grandes esfuerzos de los políticos y de sus interesados patrocinadores en ese ámbito, aún son mayores sus esfuerzos por dictar algo de lo que toda forma de energía es complementaria: la energía humana, que es la fuerza motriz de todas nuestras acciones. Desgraciadamente para su búsqueda, sin embargo, desplazar los esfuerzos de los individuos de lo que elegirían por sí mismos, y sustituirlos por dictados gubernamentales, reduce lo que podemos lograr.

Este reconocimiento me trae a la memoria un libro inmerecidamente relegado al “basurero de la historia” por muchos hoy en día: el libro de 1947 de Henry Grady Weaver, The Mainspring of Human Progress (en español, El motor del progreso humano). La página web del Instituto Ludwig von Mises califica este libro como “la verdadera historia del progreso de la raza humana con una aguda comprensión de la causa fundamental: la propia libertad”, y señala que “varias generaciones consideran este libro como el que inició una revolución intelectual”.

El libro de Weaver se basó en gran medida en The Discovery of Freedom: Mans’s Struggle Against Authority (en español, El descubrimiento de la libertad: La lucha del hombre contra la autoridad), de Rose Wilder Lane, de 1943. Discovery se había convertido en un libro muy influyente, ocupando el puesto 67 en una encuesta de lectores de la Modern Library de 1999 sobre los mejores libros de no ficción. Pero Lane no estaba satisfecha con él y, a pesar de que seguía despertando interés, se negó a permitir que se reimprimiera, a pesar de que sólo se habían impreso 1.000 ejemplares. Ese interés llevó a Weaver a pedir el consentimiento de Lane para utilizar sus ideas, pero volver a contar la historia a su manera, añadiendo material de sus experiencias y de otras fuentes, lo que ella le concedió. Irónicamente, a pesar de que Mainspring era lo que John Hood calificó de “canto de un aficionado a la libertad y el ingenio individual”, ocupó el puesto 48 en la misma encuesta.

Los comentarios de los lectores sobre el libro han incluido: “Nada de lo que diga describirá adecuadamente lo impresionante que es este libro”, y “Si alguna vez diera una lista de libros que la gente necesita leer antes de morir, éste estaría entre los tres primeros”. Su poder convenció a Leonard Read para distribuir cientos de miles de ejemplares durante décadas, a través de su Fundación para la Educación Económica. Y en el centro de sus ideas está la necesidad de que cada individuo controle su propia energía humana para hacer el uso más efectivo de ella, descubierta muy lentamente a lo largo de la historia debido a la tendencia a asumir que alguien más debe controlarla. Se trata de una idea que merece una atenta consideración en un momento en que la mayoría de las consideraciones políticas pretenden anularla.

He aquí algunos pasajes destacados de esta gran obra.

Utilizar nuestra energía para satisfacer mejor nuestras necesidades

Las delgadas defensas de la civilización tienden a oscurecer las crudas realidades; pero los hombres y las mujeres sobreviven en esta tierra sólo porque sus energías convierten constantemente otras formas de energía para satisfacer las necesidades humanas.

No puede haber progreso si no es mediante el uso más eficaz de nuestras energías individuales, iniciativas personales y capacidades imaginativas.

Todo se reduce al uso eficaz de la energía humana; y la energía humana… sólo funciona bajo su propio control natural.

Sólo nuevas y mejores formas de utilizar la energía humana pueden elevar el nivel de vida… [y] deben provenir de los esfuerzos de una persona individual para crear algo que ahora no existe”.

La fuente del excepcionalismo estadounidense

¿Cuál es el propósito humano en la sociedad?… beneficiarse a sí mismo obteniendo algo que desea de otra persona que, al mismo tiempo, se beneficia a sí misma obteniendo algo que desea de usted… el intercambio pacífico de beneficios, la ayuda mutua, la cooperación… para el beneficio de cada persona. La suma incalculable de todos estos encuentros es la sociedad humana.

No estamos dotados de ninguna energía superior -mental o física- pero es un hecho que nosotros, en los Estados Unidos de América, hemos hecho un uso más efectivo de nuestras energías humanas que cualquier otro pueblo sobre la faz del globo -en cualquier lugar o en cualquier momento.

En América, en mayor medida que en cualquier otro país, ha habido oportunidad para la autoexpresión, el autodesarrollo y el progreso basado en el mérito.

Libertad, control y responsabilidad

La energía humana funciona de forma muy diferente a cualquier otra energía.

Las energías humanas simplemente no funcionan a la manera del enjambre de abejas, y cualquier intento de gobernar las acciones de multitudes de hombres siempre resulta en un poder opresivo que se pone en manos de unos pocos.

Un hombre… tiene el poder de la razón, el poder de la imaginación, la capacidad de capitalizar las experiencias del pasado y del presente en relación con los problemas del futuro. Tiene la capacidad de… progresar y seguir progresando.

Su libertad natural, su control sobre su propia energía vital, forma parte de la vida misma. Nadie puede dártela, ni tú puedes dársela a otra persona. Tampoco puedes responsabilizar a otra persona de tus actos. El control no puede separarse de la responsabilidad; el control es responsabilidad.

La libertad y la creación de un mundo mejor

La libertad individual es el patrimonio natural de toda persona viva.

El tipo de mundo en el que los hombres y las mujeres quieren vivir de forma natural… es el tipo de mundo que empiezan a crear cuando son libres de utilizar sus energías individuales y son libres de cooperar entre ellos… voluntariamente.

Tu libertad de acción puede estar prohibida, restringida o impedida por la fuerza… Pero el hecho es que ninguna fuerza puede obligarte a actuar a menos que estés de acuerdo -quizás con vacilación y pesar- en hacerlo.

La decisión de actuar y la propia acción están siempre bajo tu control.

Las mentes libres son mentes inventivas.

Cuando los trabajadores creativos se encuentran enredados en restricciones artificiales y trámites burocráticos -además de las dificultades naturales, normales e inevitables que rodean su trabajo- gran parte del talento potencial morirá en la vid.

La energía humana sólo puede funcionar eficazmente cuando los hombres son libres de actuar y de ser responsables de sus actos. Pero libertad no significa licencia, pues nadie tiene derecho a infringir los derechos de los demás.

Comprender la energía humana significa comprender la libertad humana

La libertad… es el autocontrol inherente e inalienable de la persona individual… El hombre está dotado de libertad por el Creador, al igual que está dotado de vida y del poder de la razón.

Nunca ha habido más que una verdadera revolución… la revolución por la libertad humana.

Todo se reduce a la cuestión de la libertad individual.

El único desarrollo humano es el autodesarrollo de la persona individual.

No se puede ordenar a una persona que tenga una inspiración. Las ideas creativas surgen de dentro; no se pueden forzar desde fuera.

En América… los hombres libres debían tener la oportunidad de vivir sus vidas, planificar sus propios asuntos y trabajar unos con otros, no bajo el látigo de la autoridad coercitiva, sino bajo la disciplina del interés propio ilustrado y la responsabilidad moral.

Los estadounidenses no tenían un plan general. Tenían algo más importante. Tenían libertad personal para planificar sus propios asuntos; y la avalancha de energía humana resultante de esa libertad se extendió del Atlántico al Pacífico, de los Grandes Lagos al Río Grande.

La libertad humana es una cuestión personal… Nada en la tierra es más valioso que la persona que sabe que todos los hombres son libres y que acepta las responsabilidades que conlleva la libertad.

Energía humana, libertad humana y gobierno

Este país [en el pasado] ha estado cubierto por…una tumultuosa multitud de hombres libres…viviendo bajo el gobierno más débil de todo el mundo. La gente que había sido abandonada a su suerte -que había aprendido las lecciones del realismo- estaba creando un mundo nuevo.

La vida, la libertad y los derechos de propiedad del individuo deben estar protegidos contra actos injustos, no sólo por parte de otros individuos, sino también por parte del propio gobierno.

El control centralizado o la autoridad suprema para gobernar todas las energías humanas como una unidad… tiene un fuerte atractivo porque bajo él se esconde la seductora suposición de que el tipo correcto de autoridad dirigiría los asuntos de toda la humanidad en armonía con los puntos de vista personales del individuo, liberándole así de la molestia y la responsabilidad de hacer que sus propias ideas funcionen… aferrándose a la antigua superstición de que no son autocontrolables y no son responsables de sus propios actos.

Es muy presuntuoso por parte de cualquier hombre mortal suponer que está dotado de una habilidad tan fantástica que puede dirigir los asuntos de todos sus semejantes mejor de lo que ellos, como individuos, pueden dirigir sus propios asuntos personales.

Los señores desarrollan sus ambiciosos planes… siempre a expensas de la iniciativa individual; siempre resultan en opresión.

El gobierno de la mayoría sin restricciones siempre destruye la libertad, pone a la minoría a merced de la multitud y se opone al uso eficaz de la energía humana y la iniciativa individual.

En El motor del progreso humano, de Henry Grady Weaver, se expone cómo la pobreza ha sido prácticamente el destino de todos a lo largo de la historia del mundo hasta que la evolución/revolución del respeto a los derechos individuales nos puso a cargo de nuestras propias elecciones y nuestra propia energía, haciendo posible el capitalismo y, por tanto, la verdadera civilización. Es una lección que vale la pena recordar, especialmente en un periodo de retroceso masivo de los principios que crearon América y la hicieron grande, porque como dijo Weaver: “Una de las mejores maneras de asegurar el progreso futuro es tener claramente en mente las cosas que han sido responsables de nuestro progreso pasado, así como las cosas que pueden haber impedido a América ser tan grande como podría haber sido”.

The Mainspring of Human Progress está disponible gratuitamente en el sitio web de FEE.


  • Gary M. Galles is a Professor of Economics at Pepperdine University and a member of the Foundation for Economic Education faculty network.

    In addition to his new book, Pathways to Policy Failures (2020), his books include Lines of Liberty (2016), Faulty Premises, Faulty Policies (2014), and Apostle of Peace (2013).