VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, marzo 28, 2024

La pobreza es fácil de explicar


Académicos, políticos, clérigos y otros parecen siempre perplejos ante la pregunta: ¿Por qué hay pobreza? Las respuestas suelen ir desde la explotación y la codicia hasta la esclavitud, el colonialismo y otras formas de comportamiento inmoral. La pobreza se ve como algo que hay que explicar con complicados análisis, doctrinas conspirativas y conjuros. Esta visión de la pobreza es parte del problema a la hora de enfrentarse a ella.

Hay muy pocas cosas complicadas o interesantes en la pobreza. La pobreza ha sido la condición del hombre a lo largo de su historia. Las causas de la pobreza son bastante simples y directas. Por lo general, los individuos o naciones enteras son pobres por una o varias de las siguientes razones: (1) no pueden producir muchas cosas muy valoradas por los demás; (2) pueden producir cosas muy valoradas por los demás, pero se lo impiden; o (3) se ofrecen voluntariamente a ser pobres.

El verdadero misterio es por qué existe la riqueza. Es decir, ¿cómo ha conseguido una ínfima parte de la población humana (sobre todo en Occidente) durante sólo una ínfima parte de la historia del hombre (principalmente en los siglos XIX, XX y XXI) escapar al destino de sus semejantes?

A veces, en referencia a Estados Unidos, la gente señala su rica dotación de recursos naturales. Esta explicación es insatisfactoria. Si la abundancia de recursos naturales fuera la causa de la opulencia, África y Sudamérica destacarían como los continentes más ricos, en lugar de albergar a algunas de las personas más miserablemente pobres del mundo. Por el contrario, esa explicación sugeriría que países con escasos recursos como Japón, Hong Kong y Gran Bretaña deberían ser pobres en lugar de figurar entre los lugares más ricos del mundo.

Otra explicación insatisfactoria de la pobreza es el colonialismo. Este argumento sugiere que la pobreza del tercer mundo es un legado de haber sido colonizado, explotado y despojado de sus riquezas por la madre patria. Pero resulta que países como Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda fueron colonias y, sin embargo, figuran entre los países más ricos del mundo. Hong Kong fue colonia de Gran Bretaña hasta 1997, cuando China recuperó su soberanía, pero consiguió convertirse en la segunda jurisdicción política más rica de Extremo Oriente. En cambio, Etiopía, Liberia, Tíbet y Nepal nunca fueron colonias, o lo fueron sólo durante unos años, y figuran entre los países más pobres y atrasados del mundo.

A pesar de las numerosas y justificadas críticas al colonialismo y, añadiría, a las multinacionales, ambos sirvieron como medio de transferencia de tecnología e instituciones occidentales, poniendo a los pueblos atrasados en mayor contacto con un mundo occidental más desarrollado. Un hecho trágico es que muchos países africanos han sufrido un importante declive desde su independencia. En muchos de esos países, el ciudadano medio puede presumir de haber comido con más regularidad y de haber disfrutado de una mayor protección de los derechos humanos bajo el régimen colonial. Las potencias coloniales nunca perpetraron los atroces abusos contra los derechos humanos, incluido el genocidio, que hemos visto en Burundi, Uganda, Zimbabue, Sudán, el Imperio Centroafricano, Somalia y otros países después de la independencia.

Cualquier economista que sugiera tener una respuesta completa a las causas de la opulencia debe ser visto con recelo. No sabemos a ciencia cierta qué hace que unas sociedades sean más ricas que otras. Sin embargo, podemos hacer conjeturas basadas en correlaciones. Empecemos por clasificar los países según sus sistemas económicos. Conceptualmente, podríamos ordenarlos de más capitalistas (con un mayor sector de libre mercado) a más comunistas (con una amplia intervención y planificación del Estado). A continuación, consultar la clasificación de Amnistía Internacional de los países según los abusos de los derechos humanos. A continuación, obtenga las estadísticas de renta del Banco Mundial y ordene los países de mayor a menor renta per cápita.

Recopilando las tres listas, se observaría una correlación muy fuerte, aunque imperfecta: Los países con mayor libertad económica suelen tener también una mayor protección de los derechos humanos. Y sus habitantes son más ricos. Este hallazgo no es una coincidencia, así que especulemos sobre la relación.

Derechos y prosperidad

Una forma de medir la protección de los derechos humanos es preguntarse hasta qué punto el Estado protege el intercambio voluntario y la propiedad privada. Esto significa el derecho a adquirir, conservar y disponer de la propiedad de cualquier manera siempre que no se violen los derechos de los demás. La diferencia entre los derechos de propiedad privada y los derechos de propiedad colectiva no es simplemente filosófica. La propiedad privada produce incentivos y resultados sistémicamente diferentes a los de la propiedad colectiva.

Dado que los colectivistas suelen trivializar los derechos de propiedad privada, merece la pena profundizar en ellos. Cuando los derechos de propiedad son privados, los costes y beneficios de las decisiones se concentran en la persona que toma la decisión; con los derechos de propiedad colectiva, se dispersan por toda la sociedad. Por ejemplo, la propiedad privada obliga a los propietarios a tener en cuenta el efecto de sus decisiones actuales sobre el valor futuro de sus viviendas, porque ese valor depende, entre otras cosas, de cuánto tiempo la propiedad prestará servicios de vivienda. Así pues, la propiedad privada mantiene la riqueza personal como rehén de hacer lo socialmente responsable: economizar unos recursos escasos.

Contrasta estos incentivos con los de la propiedad colectiva. Cuando el gobierno es propietario de la casa, el individuo tiene menos incentivos para cuidarla simplemente porque no obtiene todo el beneficio de sus esfuerzos. El beneficio se reparte entre toda la sociedad. Los costes de descuidar la casa se reparten de forma similar. No hay que ser un genio para predecir que, en estas circunstancias, se cuidará menos.

La propiedad colectiva nominal tampoco es la única fuerza que debilita la responsabilidad social. Cuando el gobierno grava la propiedad, cambia las características de la propiedad. Si el gobierno impusiera un impuesto del 75 por ciento a una persona que vende su casa, reduciría su incentivo para utilizarla con prudencia.

Este argumento se aplica a todas las actividades, incluidos el trabajo y la inversión. Cualquier cosa que reduzca el rendimiento o aumente el coste de una inversión reduce los incentivos para realizarla. Esto se aplica tanto a la inversión en capital humano como físico, es decir, a las actividades que aumentan la capacidad productiva de los individuos.

En gran medida, la riqueza de las naciones reside en sus habitantes. El ejemplo más claro es la experiencia de alemanes y japoneses tras la Segunda Guerra Mundial. Durante la guerra, los bombardeos aliados destruyeron casi todo el capital físico de cada país. Lo que no se destruyó fue el capital humano de la población: sus capacidades y su educación. En dos o tres décadas, ambos países resurgieron como formidables fuerzas económicas. El Plan Marshall y otras subvenciones estadounidenses a Europa y Japón no pueden explicar su recuperación.

Es fundamental identificar correctamente las causas de la pobreza. Si se considera, como ocurre con demasiada frecuencia, que es el resultado de la explotación, la recomendación política que surge de forma natural es la redistribución de la renta, es decir, la confiscación por parte del gobierno de las ganancias “mal habidas” de algunas personas y su “devolución” a sus “legítimos” propietarios. Esta es la política de la envidia: programas de bienestar cada vez mayores a nivel nacional y programas de ayuda exterior cada vez mayores a nivel internacional.

Si la pobreza se considera correctamente como el resultado de una intervención gubernamental imprudente y de la falta de capacidad productiva, surgen recomendaciones políticas más eficaces.

[Artículo publicado originalmente el 20 de mayo de 2010].


  • Walter Williams served on the faculty of George Mason University in Fairfax, Virginia as John M. Olin Distinguished Professor of Economics since 1980. He was the author of more than 150 publications that have appeared in scholarly journals. Learn more about him here.