VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, abril 29, 2024

La mano vacilante: Domar el interés propio en la historia de las ideas económicas


[Nota de traducción: Este artículo ofrece una reseña del texto «The Hesitant Hand», del economista Steven G. Medema].

«El tema central de este libro», según su autor, «es la interacción entre el interés propio, el mercado y el Estado en el análisis económico desde mediados del siglo XIX hasta las postrimerías del XX».

Sin embargo, gran parte de este estudio bien escrito se dedica a describir los orígenes intelectuales del enfoque de la economía política conocido hoy como «Public Choice», es decir, la economía de la política. No obstante, su tema es la historia del análisis de la actividad no mercantil en general.

La economía moderna ofrece dos fundamentos distintos para el intervencionismo. Uno se remonta a John Maynard Keynes, el otro a Arthur Cecil Pigou. Ambos fueron alumnos de Alfred Marshall; ambos fueron miembros del King’s College, Cambridge, en la década de 1930; y ambos propusieron teorías del «fracaso del mercado». Pigou fue probablemente el primero en examinar el llamado «fallo del mercado» dentro de un marco microeconómico marshalliano, señalando cómo el interés propio puede producir ineficiencias sistemáticas. Sus descendientes intelectuales suelen utilizar el marco que creó para realizar «análisis del bienestar» de las externalidades positivas y negativas, así como de los impuestos, subvenciones y otras medidas que supuestamente las solucionan.

Steven G. Medema se ocupa del legado pigouviano en esta fascinante historia intelectual. Pero Pigou se encuentra en algún punto intermedio de la historia que cuenta el profesor Medema.

El libro presupone familiaridad con la teoría económica y las ideas contemporáneas de economía política, por lo que no lo recomendaría al lector general. Pero cualquiera que haya tomado un curso introductorio de microeconomía debería sentirse razonablemente cómodo con el debate. El libro comienza con un breve resumen de la explicación de Adam Smith de cómo el interés propio promueve el bienestar general a través de la «mano invisible», contrastando esa visión con los planteamientos más estatistas de los primeros fisiócratas franceses y los mercantilistas ingleses. En manos de Smith, el interés propio «había encontrado por fin legitimidad». Pero éste no es el Smith de la caricatura del laissez-faire. Medema ofrece una impresionante lista de intervenciones por las que abogó Smith, desde la regulación de la higiene pública hasta los impuestos sobre el licor. Sin embargo, para Medema, el gran logro de Smith fue convertir el capitalismo del laissez-faire en el «modo por defecto» de la política gubernamental.

Los dos capítulos siguientes rastrean el cambio desde el apoyo generalizado al laissez faire entre los intelectuales británicos hasta una proclividad más intervencionista a finales del siglo XIX en los escritos de Jeremy Bentham, J. R. McCulloch, J. E. Cairnes y, especialmente, John Stuart Mill y Henry Sidgwick. Sin embargo, a pesar de las importantes reservas, el capitalismo de laissez-faire seguía siendo, más o menos, la norma.

En el capítulo cuarto veremos cómo, a partir de la obra italiana La Scienza delle Finanze y de la del economista sueco Knut Wicksell, algunos economistas empezaron a integrar, a mediados del siglo XX, los incentivos políticos en el ámbito que hoy llamamos «finanzas públicas», algo que la economía política británica (Keynes incluido) había dejado de hacer. Esto dio lugar a un examen sistemático de las causas y consecuencias del «fracaso del gobierno».

El capítulo quinto analiza las aportaciones de Ronald Coase, que abrió brecha en el estudio de los fenómenos ajenos al mercado. Lo que más tarde se conoció como el «teorema de Coase» surgió de una crítica explícita de la teoría pigouviana del fracaso del mercado (aunque, como sostiene Medema, no del propio Pigou), y es la base de la tradición del «análisis económico del derecho» y de las modernas teorías de la regulación.

El capítulo seis aborda la propia escuela de la Elección Pública, pasando de la historia intelectual a la historia institucional de una forma muy informativa y bienvenida. Hace una crónica de los comienzos de Public Choice desde la Universidad de Virginia a finales de los años cincuenta, pasando por las tensiones ideológicas que pueden haber dispersado a sus estudiosos más importantes en los años sesenta, hasta su restablecimiento en el Instituto Politécnico de Virginia y la fundación del Centro para el Estudio de Public Choice, así como de la revista Public Choice, a finales de los sesenta.

Por último, el capítulo séptimo podría considerarse por sí solo como un ensayo sobre cómo, en gran medida en las magistrales manos de Richard Posner, la tradición del derecho y la economía evolucionó hasta convertirse en el «análisis económico del derecho».

Este libro se lee un poco como una «interpretación whig de la historia de la economía política», en el sentido de que da la impresión de que la evolución de la economía política después de Smith ha conducido a la Elección Pública no sólo como la teoría predominante, sino quizá como la única teoría del fracaso del gobierno basada en el mercado.

Así, sólo hay una referencia breve y no sustancial a F. A. Hayek y su influyente libro Camino de servidumbre, y ninguna a Ludwig von Mises, que escribió muchos tratados criticando la doctrina del intervencionismo. Aunque su visión del fracaso del gobierno aprecia el papel de los incentivos (perversos) en el proceso político, se centra principalmente en cómo los problemas de conocimiento y cálculo tienden a frustrar el intervencionismo creando sistemáticamente consecuencias negativas no deseadas.

Pero esto no son más que nimiedades. Recomiendo de todo corazón este libro informativo a cualquier persona con un poco de formación en microeconomía que esté interesada en una historia de la economía política de Chicago y Virginia contada de forma clara, erudita y atractiva.

[Artículo originalmente publicado el 24 de febrero de 2011].


  • Sanford Ikeda is a Professor and the Coordinator of the Economics Program at Purchase College of the State University of New York and a Visiting Scholar and Research Associate at New York University. He is a member of the FEE Faculty Network.