VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, marzo 7, 2024

La defensa de Aristóteles de la propiedad privada: 4 razones por las que la propiedad comunal es inferior

Los argumentos de Aristóteles sobre la propiedad siguen siendo relevantes hoy en día. Muchos librecambistas han olvidado que la propiedad privada tiene más beneficios que la mera eficiencia económica.


En “El Manifiesto Comunista”, Karl Marx resumió acertadamente las implicaciones de una sociedad comunista, afirmando que “la teoría de los comunistas puede resumirse en una sola frase: Abolición de la propiedad privada”. Como institución, la propiedad privada ha sido un factor crucial en el florecimiento de la sociedad occidental y de su pensamiento político. Sin embargo, su defensa rara vez va más allá de un cálculo de sus beneficios económicos. Muchos defensores de la propiedad privada se limitan a afirmar que no existe un sistema alternativo viable y que la propiedad privada es simplemente la mejor opción de un mal grupo. Este argumento, con su tono pesimista, apenas inspira mucho amor por el concepto de propiedad privada.

Afortunadamente, a lo largo de la historia ha habido numerosos pensadores que han defendido y justificado con firmeza la institución de la propiedad privada. Tales figuras son Cicerón, de la Antigua Roma, Tomás de Aquino, de la Europa medieval, y John Locke, de principios de la Edad Moderna.

¿Quién fue Aristóteles?

La primera defensa extensa de la propiedad privada procede de Aristóteles, que escribió en el siglo IV a.C. en respuesta a la idea de la propiedad comunal propugnada por su maestro Platón. Aristóteles fue un polímata que escribió extensamente sobre ética, lógica, metafísica, biología, astronomía y retórica, por nombrar algunos de sus intereses. Hoy en día se le considera uno de los filósofos más influyentes de la historia. En el siglo XIII, Tomás de Aquino se refirió a Aristóteles como “El Filósofo”, lo que demuestra el inmenso respeto que le inspiraba.

En cuanto a la propiedad privada, Aristóteles creía que los bienes externos, como la propiedad y la riqueza, podían ayudar a las personas a llevar una vida virtuosa. A diferencia del más austero Platón, que recomendaba límites estrictos a la riqueza, Aristóteles sostenía que “la felicidad requiere además bienes externos, como hemos dicho; pues es imposible, o al menos no fácil, desempeñar un papel noble a menos que se esté provisto del equipo necesario”. Con este punto de vista en mente, Aristóteles adoptó una postura positiva hacia la propiedad privada.

Es necesario examinar los argumentos de Aristóteles sobre la justificación de la propiedad privada, ya que han configurado el debate sobre la propiedad a lo largo de la historia. En su obra fundamental Política, Aristóteles argumentó en contra de la propiedad comunal demostrando la superioridad de la propiedad privada en cuatro áreas fundamentales: eficiencia, unidad, justicia y virtud.

Eficiencia

En primer lugar, Aristóteles argumentaba que la propiedad privada es sencillamente más eficiente que la comunal. Esta última aumenta la probabilidad de negligencia; puesto que la gente está compartiendo algo, es más probable que todo el mundo asuma que otro se está ocupando de la situación, en lugar de responsabilizarse ellos mismos.

Como afirmaba el economista Milton Friedman, no se gasta el dinero con más cuidado que el propio, y no se gasta el dinero con más liberalidad que el ajeno. Aristóteles compartía esta postura, escribiendo que “la gente presta más atención a lo que es suyo; se preocupa menos por lo que es común”. Afirmaba que las personas tienen un incentivo para ser productivas con aquello de lo que son las únicas responsables, ya que, por tanto, se beneficiarán directamente de sus propios esfuerzos. Por otra parte, la propiedad comunal no producirá los mismos incentivos porque los frutos de los esfuerzos de las personas no serán únicamente suyos. Los defensores modernos de la propiedad tienden a detenerse aquí, pero Aristóteles fue más allá de las cuestiones de eficiencia distributiva, adoptando un enfoque más amplio.

Unidad

Los detractores de la propiedad privada tienden a tacharla de atomista, alegando que su adopción crea una sociedad de “individualistas rudos” que se niegan a cooperar entre sí. Aristóteles discrepa tajantemente de este punto de vista, argumentando en cambio que la propiedad privada fomenta de hecho la unidad, mientras que la propiedad comunal genera constantes luchas y discordias. Sobre el tema de la propiedad comunal, escribe que “en general, vivir juntos y compartir en común en todos los asuntos humanos es difícil, y más aún este tipo de cosas”.

La asociación no es mala ni mucho menos, pero el hecho de que la gente comparta recursos esenciales en común abre la puerta a posibles conflictos y a la discordia generalizada; “Es un hecho de observación común que los que poseen bienes comunes, y comparten su gestión, están mucho más en desacuerdo entre sí que los que tienen bienes por separado.” Al poseer las cosas por nosotros mismos evitamos las constantes disputas que surgen del compromiso con los demás sobre los aspectos cruciales de nuestras vidas. Aristóteles concluye que “cuando cada uno tiene su propia esfera separada de intereses, no habrá el mismo motivo para las disputas.”

Justicia

En su Ética a Nicómaco, Aristóteles afirma que la justicia se define por el hecho de que los iguales obtienen recompensas iguales y los desiguales recompensas desiguales. Cuando este punto de vista se aplica a la noción de propiedad comunal, surge un problema. “Porque si las personas no son iguales, no poseerán cosas iguales, sino que de ahí surgen peleas y acusaciones… Porque todos están de acuerdo en que lo justo en las distribuciones debe ser según algún valor; el valor, sin embargo, no todos lo llaman la misma cosa”. Para Aristóteles, la justicia consiste en que te recompensen por lo que vales, por lo que a capacidades desiguales corresponden recompensas desiguales. Aristóteles considera que ésta es una ventaja del sistema de propiedad privada en el que las personas son recompensadas por el precio que ellas mismas pueden obtener. Cree que en un sistema de propiedad comunal surgen problemas cuando unas personas trabajan más que otras y, sin embargo, reciben la misma recompensa. Esta cuestión provoca naturalmente descontento, pero también es injusta, ya que trata a todos por igual en detrimento de los que dedican más esfuerzos a trabajar.

La virtud

Aristóteles creía que utilizar los bienes propios para ayudar a los amigos era una gran práctica; “hacer favores y ayudar a los amigos, huéspedes o compañeros es de lo más agradable, y esto sólo ocurre cuando la propiedad es privada”. En su opinión, la generosidad y la caridad sólo pueden existir en una sociedad que defienda la propiedad privada. Si todos son propietarios comunales de todo, nadie puede ayudarse mutuamente. Aristóteles escribe sobre “la generosidad en cuanto a las posesiones, pues nadie será conocido por ser generoso ni por realizar acciones generosas, ya que la obra de la generosidad está en el uso de las posesiones”. Así pues, la propiedad comunal atrofia las virtudes de la generosidad, la moderación y la caridad. Por lo tanto, la propiedad no sólo es un modo de producción eficiente, así como un agente unificador; también es una herramienta vital para el cultivo de ciertas virtudes.

Se podría argumentar que la propiedad comunal también podría utilizarse con fines virtuosos, pero esto sería engañoso. La virtud debe cultivarse a través de la acción libre y no coaccionada. Aristóteles comienza el libro tercero de la Ética a Nicómaco diciendo que “puesto que la virtud tiene que ver con las pasiones y las acciones, y a las pasiones y acciones voluntarias se les otorga alabanza y culpa, a las que son involuntarias perdón, y a veces también piedad”. De este modo, la coacción de la propiedad comunal anula la posibilidad del individuo para la virtud, ya que elimina la elección personal.

Los argumentos de Aristóteles sobre la propiedad siguen siendo relevantes hoy en día. Muchos partidarios del libre mercado han olvidado que la propiedad privada tiene más beneficios que la mera eficiencia económica. Utilizando a Aristóteles como guía, podemos adoptar un enfoque más humanista de la propiedad privada, reconociendo así que la propiedad privada no sólo es económicamente viable, sino también unificadora, virtuosa y justa.


  • Paul Meany is a student at Trinity College Dublin studying Ancient and Medieval History and Culture.