¿Hay esperanza de libertad en América Latina?

"La lucha por la libertad siempre ha estado con nosotros"

La libertad en América Latina ha sido amenazada sin cesar a lo largo de la historia. En muchos sentidos, las personas que han llegado al poder han sentido la omnipotencia por encima del individuo para decidir y gobernar en nombre de "el pueblo": ese ser intangible pero omnipresente en todos los discursos de un populista.

En esta oportunidad tendremos el honor de dialogar con Lawrence W. Reed, presidente de la Fundación para la Educación Económica (FEE). Quien quiera describirlo en pocas palabras puede decir que Lawrence es un incansable defensor de la libertad.

¿Por qué defiende la libertad?

La libertad es una condición indispensable para todas las cosas maravillosas que hacen que la vida valga la pena vivirla.

Mis razones son numerosas, y las mencionaré aquí sin ningún orden en particular: la libertad es tan importante que creo que no se puede ser plenamente humano sin ella. Cada uno de nosotros es un individuo único que debe ser capaz de tomar sus propias decisiones para ser quien es, dentro de los límites de permitir la misma libertad para los demás. Si no tienes libertad, entonces significa que no estás viviendo tu propia vida; estás siendo obligado a vivir la vida de otra persona.

La libertad es una condición indispensable para todas las cosas maravillosas que hacen que la vida valga la pena vivirla, como el amor, los logros, la felicidad, la familia, la música, el arte, la literatura, etc. Y está constantemente bajo el ataque de gente mala, malas ideas, e incluso gente bien intencionada pero con malas ideas. Así que aquellos de nosotros que creemos en ella apasionadamente debemos hablar en su defensa y a veces dedicarle toda nuestra vida, o puede perderse por generaciones enteras.

No puedo imaginarme la vida sin libertad, así que soy  feliz al defenderla. También puedo decir que disfruto genuinamente trabajar por la libertad; amo el trabajo porque amo el mensaje y todo lo que significa para la humanidad.

¿Cuáles han sido los principales retos a los que se han enfrentado en este camino?

No soy una persona sociable por naturaleza. Al crecer, era bastante tímido. Incluso hoy en día, aunque interactúo con el público constantemente y doy discursos a audiencias de cientos y a veces incluso miles, sigo luchando contra una preferencia natural por la tranquilidad y la soledad. Así que siempre he tenido que superar esa timidez hasta cierto punto para ser un comunicador eficaz.

Otros desafíos más obvios son de naturaleza persuasiva, superando los argumentos y las emociones de quienes se oponen a la libertad. Por experiencia, he aprendido mucho sobre cómo responder a argumentos opuestos, pero muchas veces he pensado: "¿Por qué no he pensado en esto o en aquello?”

Cuando el Estado le da algo, usted debe darse cuenta de que es a expensas de otra persona.

Hay desafíos casi diarios, grandes y pequeños, con la gestión de las organizaciones. Pero creo firmemente que la mejor manera de enfrentar esos desafíos es mantener el carácter de uno fuerte y encontrar a otras personas buenas a las que dar responsabilidad.

A lo largo de estos años, ¿se ha dado cuenta de que el totalitarismo ofrece algún tipo de bienestar al individuo?

Sí, todas las formas de estatismo, ya sean de la variedad del Estado de bienestar o de los tipos totalitarios más duros, ofrecen cosas a la gente a las que a veces les resulta difícil resistirse. Normalmente se trata de alguna forma de seguridad, al menos a corto plazo: seguridad contra un enemigo extranjero o contra alguien aquí en casa, seguridad contra tener que cuidar de uno mismo, seguridad contra todo tipo de problemas reales o imaginarios.

Lo que nosotros, los defensores de la libertad, tenemos que señalar y explicar es que cuanto más confían en el Estado, menos seguros están realmente. La concentración de poder en manos del gobierno nos hace a todos vulnerables al abuso de ese poder, así como a todas las muchas cosas perversas que hace el Gran Gobierno, como acumular deudas, gastar el dinero de otras personas para comprar votos y arruinar la nación. Así que cuando el Estado te da algo, debes darte cuenta de que viene a expensas de otra persona con mucho despilfarro y fraude a lo largo del camino y que estás poniendo tu futuro y el de tus hijos precisamente en las manos equivocadas.

Consideremos el caso de América Latina, donde la libertad sigue siendo  amenazada de diversas formas. ¿Qué influenció a la gente a aceptar el socialismo en esta parte del continente?

Varias formas de "teología de la liberación" se han cobrado un peaje en la libertad a lo largo de los años en gran parte de América Latina. Como cristiano y libertario, creo firmemente que el socialismo y el cristianismo son incompatibles, pero, desafortunadamente, muchos sacerdotes, predicadores, teólogos y maestros en América Latina han enseñado erróneamente lo contrario.

Espero que la situación en Venezuela provoque una reacción contra el socialismo en todas partes.

Otro factor es el resentimiento por las frecuentes intervenciones de Estados Unidos en América Latina; en la mayoría de los casos simpatizo con ese sentimiento, pero desafortunadamente ha alimentado una reacción violenta contra lo que muchos latinoamericanos ven como capitalismo yanqui. Pero la posición más sensata es la de ser anti-intervencionista y pro-capitalista, especialmente si se valora tanto la independencia como una economía próspera. Se puede ver claramente cómo el régimen socialista venezolano, por ejemplo, utiliza sus pretensiones de "imperialismo yanqui" para mantenerse en el poder y justificar su socialismo ruinoso.

Finalmente, el hecho de que la educación esté monopolizada por el gobierno en gran parte de América Latina es otra razón más para simpatizar con el socialismo. El gobierno nunca enseñará la libertad; está  interesado en hacerle creer a su gente que deben depender de los políticos en vez de sí mismos.

Sin embargo, tengo esperanzas para el futuro de América Latina. Creo que los latinoamericanos, y el mundo en general, están recibiendo una buena lección sobre la estupidez destructiva del socialismo con sólo ver a Venezuela en este momento. Espero que eso provoque una reacción contra el socialismo en todas partes.

Hablemos de “El Engreimiento Fatal”. En su obra maestra, Hayek nos advierte sobre las graves consecuencias, en todas las formas de socialismo, de esta idea fallida de implementar un orden artificial - un sentido de planificación que va más allá de las necesidades del individuo. Bajo esta premisa, ¿podemos decir entonces que el socialismo es y siempre ha sido un error lógico-intelectual?

El socialismo siempre destruye tanto la riqueza material como el espíritu humano a largo plazo.

Sí, de hecho, podemos decir que sí. La crítica de Hayek del socialismo como fatalmente adicto a una "pretensión de conocimiento" es universal y se aplica al pasado, al presente y al futuro. Es una observación enraizada en la esencia misma del conocimiento y en la naturaleza misma de los individuos. Nada va a cambiar eso. Cuanto antes lo supere la gente, mejor, para que todos podamos seguir viviendo nuestras vidas en paz.

Es imposible no hablar de Venezuela: un verdadero paraíso en América Latina. El país con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo. Un país que solía ser libre y próspero y que proporcionó durante décadas, de todas las maneras posibles, condiciones de desarrollo únicas para sus ciudadanos. Pero Venezuela ya no es la misma. ¿Cómo crees que se ha estropeado este paraíso?

El socialismo siempre destruye tanto la riqueza material como el espíritu humano a largo plazo. Venezuela es una triste evidencia del terrible poder de las ideas malvadas. Nada bueno a largo plazo puede provenir de ideas que son intrínsecamente malas, no importa cómo se vistan para que suenen atractivas para la gente.

Piensa en cómo Chávez y Maduro vendieron el socialismo a los venezolanos: siempre estaban dando discursos de enojo y resentimiento, llamando a la envidia, al robo y al odio. La forma en que iban a cumplir sus promesas implicaba la concentración de poder en manos del Estado, que es una poción fatal.

Muchos venezolanos se vieron atrapados en ella porque o bien carecían de carácter personal o bien dejaron que su carácter se desmoronara. Fueron comprados y pagados por las falsas promesas del Estado y la redistribución de la riqueza. Puede parecer que funcionó a corto plazo, pero el socialismo siempre destruye tanto la riqueza material como el espíritu humano a largo plazo. Bueno, el "largo plazo" ya está aquí, y esos beneficios a corto plazo de hace unos años han desaparecido. El mal engendra al mal, tarde o temprano.

Y creo que, finalmente, un punto importante a mencionar es el caso de Ecuador. Soy ecuatoriano y crecí en una nación que perdió terreno y soberanía. En 2006 llegó Rafael Correa, con una receta socialista que convulsionó a toda una nación. Hoy, 11 años después, los ecuatorianos se encontraron con un punto de no retorno. Perdimos quizás la última oportunidad que tuvimos de derrotar a una dictadura. La libertad ganó en las elecciones presidenciales de 2017, pero no en el Consejo Nacional Electoral, también controlado por el gobierno de Correa. Hoy sabemos que tendremos más años de socialismo en Ecuador. ¿Cómo pueden los ecuatorianos reclamar la libertad, cuando aparentemente todo su vestigio ha desaparecido en un país donde el Estado controla casi todo?

La lucha por la libertad siempre ha estado con nosotros.

Nunca te rindas. En términos de lo que sabes que es correcto y por lo que vale la pena luchar, no debería importar cuáles sean las perspectivas de éxito. Si es correcto, lucha por ello. Eso es lo que hace la gente de buen carácter. Puede que tengas que pelear de maneras diferentes y más inteligentes, o incluso que tengas que luchar desde fuera del país. Pero sin embargo, luchas. No me refiero necesariamente a pelear en un sentido físico, aunque a veces es necesario; en cambio, me refiero a la batalla intelectual de ideas.

Muchos grandes momentos de la historia han ocurrido inesperada y rápidamente, y luego, tras reflexionar, es evidente que ocurrieron porque incluso cuando las perspectivas de éxito eran sombrías, la gente buena nunca se dio por vencida. Qué terrible sería llegar al final de los días, mirar hacia atrás en la vida, y tener que admitir que renunciaste a las cosas más queridas para ti que siempre supiste que eran correctas y buenas.

Por último, querido Larry, me atrevo a preguntar en nombre de todos los jóvenes que luchan desde su propia trinchera por la causa de la libertad: ¿qué nos aconsejas en esta lucha, que sin duda durará el resto de nuestros días?

Recuerda que la lucha por la libertad siempre ha estado con nosotros. El mundo siempre ha estado afligido por malas personas y malas ideas. En ese sentido, nuestra lucha no es nueva. Tiene muchos siglos de antigüedad, y millones de personas han luchado de nuestro lado. Así que no debemos rendirnos porque pensamos que sólo somos los desafortunados. No, la libertad es una batalla interminable, y lo peor que podemos hacer es dejar que las malas ideas ganen porque no tuvimos el coraje ni el carácter para resistir. No importa lo que pase, quieres poder decir al final de tus días que hiciste lo mejor que pudiste, que lo diste todo.

Mientras tanto, siempre esté atento a las maneras cómo puede mejorarse usted mismo y su capacidad de comunicación y persuasión. Nunca te vuelvas impaciente o mezquino. Pónganse la tarea de ganar tantas almas para la libertad como puedan, una a la vez. Nunca, nunca te rindas. Sonríe, sé un guerrero feliz y no dejes que el otro lado te deprima.