Estamos en 2022, pero muchas escuelas re-toman medidas del COVID del 2020

Depende de los padres que sus hijos tengan la infancia normal y libre que merecen.

Es 2022, pero los perdonaría por pensar que todavía estamos 2020, especialmente si tiene hijos matriculados en las escuelas de distritos K-12. Algunos padres están lidiando esta semana con el regreso, o la amenaza, de la enseñanza a distancia introducida por primera vez hace casi dos años.

El temor a la variante ómicron del coronavirus, que se está extendiendo rápidamente, está llevando a los funcionarios escolares de todo el país a cerrar de nuevo las escuelas. En Cleveland, por ejemplo, esta primera semana de clase del nuevo curso es totalmente a distancia para los alumnos de las escuelas públicas. Varios distritos de todo Ohio están siguiendo su ejemplo, mientras que otros están volviendo a imponer restricciones relacionadas con el virus de 2020 o e el descanso por vacaciones a esta semana. 

Las escuelas públicas de Newark, Nueva Jersey, anunciaron que serán totalmente remotas durante las próximas dos semanas, al igual que otros distritos de todo el estado. Las escuelas públicas de Atlanta también estarán cerradas esta semana, volviendo a la enseñanza a distancia. 

Mientras que las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York han prometido permanecer abiertas, con pruebas de virus reforzadas, otros distritos del estado anunciaron el regreso a la enseñanza a distancia, incluyendo a las escuelas públicas de Mount Vernon, al norte de la ciudad de Nueva York, que cerrarán hasta "al menos" el 18 de enero.

Las escuelas públicas de Washington D.C. planean abrir sus puertas para el aprendizaje en persona esta semana después de un retraso de dos días para permitir que todos los estudiantes y el personal muestren una prueba negativa de COVID-19 y el distrito advirtió que las familias deben prepararse para un cambio en el aprendizaje a distancia "a lo largo del semestre, especialmente en las próximas semanas", según NBC.

Al igual que en 2020, los sindicatos de profesores son instrumentos para alentar el cierre de las escuelas. En Chicago, el sindicato de profesores expresó su preocupación por la reapertura de las escuelas públicas esta semana y se está preparando para una posible huelga

En Massachusetts, el mayor sindicato de profesores del estado pidió que se retrasara la vuelta a la enseñanza presencial esta semana y solicitó mayor "flexibilidad" al estado para cambiar a la enseñanza a distancia. Varios distritos escolares públicos del estado anunciaron que prolongarían las vacaciones, con planes de abrir a finales de esta semana. De hecho, The Wall Street Journal informó el domingo de que más de 2.000 escuelas de todo el país estarán cerradas al menos durante parte de esta semana.  

Los padres están hartos

Mientras que algunos padres, preocupados por ómicron, probablemente aplauden el esfuerzo por volver a la escolarización a distancia y elogian a los distritos por sus regímenes de pruebas de coronavirus reforzados y las medidas de mitigación en curso, otros padres ya están hartos. 

En un artículo viral del mes pasado, la escritora del New York Post Karol Markowicz anunció que ella y su familia dejaban su querida ciudad de Nueva York y sus escuelas públicas para irse a Florida, donde las escuelas han permanecido abiertas y sin máscaras y los niños pueden vivir una infancia normal. "La respuesta a COVID-19 en Nueva York, en particular en lo que respecta a los niños, ha hecho que nuestra familia se vaya", escribió. "Los niños han sido dejados en segundo plano, en el mejor de los casos, y han visto su infancia ser destruida por nuestra estricta respuesta y, en última instancia, ineficaz. No puedo seguir sometiendo a mis propios hijos a esto".

Markowicz no es el único. Nuevas estadísticas publicados por la Oficina del Censo de EE.UU. el 21 de diciembre revelan que Texas y Florida, dos de los estados que se resistieron a las onerosas restricciones sobre el coronavirus, experimentaron el mayor aumento de población en 2021, mientras que Nueva York y California, entre los estados con las políticas más opresivas relacionadas con el virus, perdieron población. Este patrón de migración también se observó en otros estados en 2021, ya que las zonas que imponen las políticas más estrictas sobre el coronavirus perdieron población, mientras que los estados más libres ganaron residentes. 

Un artículo reciente de The Economist señala que estas tendencias en las mudanzas  hacia el sur existían antes de 2020, ya que estados como Florida y Texas ofrecen impuestos más bajos, un clima más cálido y una mayor asequibilidad a la vivienda. Pero la respuesta de COVID-19 ha acelerado estas tendencias. 

Padres como Markowicz quieren vivir en un lugar en el que sus hijos puedan crecer libremente, mientras que los empresarios y comerciantes quieren asegurarse de que el Estado no pueda cerrar repentinamente sus negocios u obligarlos a imponer restricciones relacionadas con el virus a sus clientes y empleados. El nuevo proyecto Fresh Start States de la Fundación para la Educación Económica (FEE) ayuda a quienes emigran a estados más libres a adoptar los principios que los mantienen libres, incluyendo el papel limitado del gobierno en los asuntos personales y económicos.

No sólo los estados del sur ofrecen más libertad a las familias. En el informe 2021 Freedom in the 50 States del Instituto Cato, New Hampshire ocupó el primer puesto en cuanto a libertad personal y económica, mientras que Nueva York ocupó el último lugar. 

Las escuelas públicas sienten el éxodo

Las escuelas públicas de muchas grandes ciudades están sintiendo el éxodo de las familias. Según un reciente análisis de NPR, las escuelas públicas de Chicago perdieron 14.000 estudiantes durante el año académico 2020/2021 y otros 10.000 estudiantes este año escolar. Las escuelas públicas de Los Ángeles perdieron 17.000 estudiantes el año pasado y otros 9.000 este año y las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York perdieron 38.000 estudiantes el año pasado y otros 13.000 este año.

Mientras que algunos padres huyen de las ciudades y los estados por los mandatos del coronavirus para sus hijos, otros huyen de las escuelas por completo. La educación en casa sigue siendo una opción popular para las familias, incluso cuando las escuelas volvieron a abrir para el aprendizaje en persona este otoño. Después de duplicarse en 2020 hasta alcanzar más del 11% de la población total en edad escolar, la tasa de escolarización en casa sigue siendo históricamente alta este año. 

Un informe reciente en Kansas, por ejemplo, muestra que las inscripciones de educación en el hogar se triplicaron el año pasado hasta superar los 5.500 estudiantes y crecieron en 2.250 adicionales este año, en comparación con los 1.400 de un año típico pre-pandémico. Vermont muestra una tendencia similar, con las nuevas inscripciones de educación casera de este año casi un 40% más altas que los niveles pre-pandémicos, además del aumento récord del año pasado.

A medida que las escuelas públicas de todo el país se adentran en el retorno a la escolarización a distancia este año, y redoblan la apuesta por los exámenes, el distanciamiento social y los requisitos de enmascaramiento para los niños, es indudable que más padres abandonarán sus escuelas locales en busca de otras opciones educativas. Ya sea trasladándose a una ciudad o estado más libre, o sacando a los niños de la escuela para educarlos en casa o en la microescuela, depende de los padres el asegurarse de que sus hijos tengan la infancia normal y libre que se merecen.