VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, agosto 13, 2022

Espiral de “precios salariales” es un síntoma de la inflación, no la causa

Es cierto que en un mercado laboral restringido las empresas tienen que competir arduamente por los trabajadores. Pero no es cierto que puedan hacerlo simplemente ofreciendo salarios más altos y transfiriendo el costo a los consumidores.

Crédito de la imagen: iStock

En junio, la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) anunció que el Índice de Precios al Consumo (IPC) había subido un 8.6% en el año hasta mayo. Este fue “el mayor aumento en 12 meses desde el período que terminó en diciembre de 1981”. ¿Cuál es la causa?

Una de las explicaciones más comunes es el aumento de los salarios que, según se dice, impulsa lo que se conoce como la espiral “salarios-precios”. CBS News publicó recientemente un debate entre la reportera Brook Silva-Braga y el presentador del podcast “What’s Your Problem”, Jacob Goldstein, en el que se explicaba cómo funciona esto:

Silva-Braga – Pero de todos los problemas de oferta que contribuyen a la inflación, ninguno es tan importante para los economistas como la oferta de trabajadores. En este momento, por cada estadounidense que busca trabajo hay dos ofertas de empleo.

Goldstein – Así que el desempleo está ahora en este mínimo histórico, ¿verdad? Y, extrañamente, esa es una de las razones por las que la inflación es tan alta.

Silva-Braga – Puede ser difícil de entender al principio, pero el bajo desempleo es bueno para los individuos y a veces problemático para la economía porque significa que los empleadores tienen que superar la oferta por los pocos trabajadores disponibles.

Goldstein – Y lo que tienen que hacer los comercios así, lo que tienen que hacer muchas empresas, es subir los salarios, ¿no? Y la forma en que pueden permitirse subir los salarios es repercutiendo este costo en ti, subiendo los precios, y eso es lo que está ocurriendo en toda la economía ahora mismo.

Con el debido respeto a Goldstein y Silva-Braga, esto no es lo que está sucediendo.

Es cierto que en un mercado laboral ajustado las empresas tienen que competir arduamente por los trabajadores. Pero no es cierto que puedan hacerlo simplemente ofreciendo salarios más altos y trasladando el costo a los consumidores. Si un restaurante, por ejemplo, sube sus precios para cubrir los salarios más altos, puede perder clientes. Y si este negocio puede subir los precios sin perder clientes hay que preguntarse: ¿Por qué no lo hizo antes?

Nos encontramos ante un fenómeno en el que el restaurante puede subir los precios sin perder clientes, y eso ocurre porque los clientes tienen más dinero para gastar. Aquí nos acercamos a la verdadera causa de la inflación: la creación de dinero extra.

Con una oferta fija de dinero en la economía, la subida de un precio hará que los consumidores reduzcan el consumo de ese bien o de algún otro (o una mezcla de ambos). Sea cual sea, la cantidad demandada simplemente caerá hasta alcanzar el equilibrio: no hay espiral.

En cambio, si la cantidad de dinero que el consumidor tiene para gastar aumenta, podrá pagar el precio más alto sin tener que recortar en otros aspectos. Pero la clave es de dónde han sacado ese dinero extra. Si la oferta total de dinero en la economía es fija, entonces las tenencias de dinero de otra persona deben haber disminuido y, con ello, su capacidad de gasto. Su demanda disminuirá, lo que significa que no hay un aumento general de los precios. Una vez más, no hay espiral.

Pero si la cantidad de dinero que el consumidor tiene para gastar aumenta y también la de todos los demás -o la de muchos, en cualquier caso-, su aumento de gasto no se corresponde con una disminución compensatoria en otro lugar. De hecho, todos pueden aumentar el gasto juntos. Ahora tenemos una espiral.

El hecho esencial de la cuestión es que cualquier espiral “salario-precio” es una consecuencia, no una causa de la inflación. La causa es el aumento de la oferta de dinero.

Como dijo Milton Friedman: “La inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario en el sentido de que es y puede ser producida sólo por un aumento más rápido de la cantidad de dinero que de la producción”.