VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, agosto 23, 2021

¿Era George Orwell un socialista o un libertario? La respuesta es complicada

La reseña que George Orwell hiciera en 1944 de "El Camino hacia la Servidumbre" de Hayek es sólo una pista de que el socialista era en verdad un libertario en potencia.

Image Credit: Cassowary Colorizations

Cuando se publicó por primera vez Rebelión en la Granja de George Orwell, el 17 de agosto de 1945, la Segunda Guerra Mundial en Europa había concluido sólo tres meses antes. En el Pacífico terminaría en cuestión de días. Gran Bretaña y Estados Unidos seguían siendo aliados de la Unión Soviética de Stalin. Escribir cosas desagradables sobre el régimen de Moscú no era políticamente correcto.

Por esa misma razón, cuatro editoriales diferentes rechazaron el libro antes de que Orwell encontrara una dispuesta a arriesgarse con él (Secker and Warburg). Una novela sobre una rebelión en una granja en la que los animales derrocan a los humanos en nombre del igualitarismo, sólo para degenerarse en una tiranía sangrienta, que apuntaba directamente al “paraíso de los trabajadores” soviético.

Por otra razón, el mundo casi se vio privado de la Rebelión en la Granja. Después de que una bomba alemana cayera sobre la casa de Orwell en Londres en 1944, se temió que el manuscrito se había perdido hasta que, por suerte, lo encontraron intacto, entre los restos.

Orwell es recordado hoy en día principalmente por la Rebelión en la Granja y por su pesadilla distópica, 1984. Ambas novelas describen sociedades -una de cuatro patas y otra de dos- en las que la verdad y la libertad están encadenadas por la concentración de poder, salpicada cínicamente de buenas intenciones y promesas de igualdad.

George Orwell, en su haber, era un amigo de la libertad de expresión y de prensa y un enemigo implacable del totalitarismo y la censura. Se estremecería si lo acusaban de ser comunista. Pero si le llamabas socialista, te daría las gracias y luego pondría objeciones a las cosas autoritarias que les gusta hacer a los socialistas.

Aplicando una analogía de la actualidad, esto no está muy lejos de que alguien declare: “No me gusta el COVID, pero me parece bien su variante Delta”.

En otras palabras, Orwell nunca pudo llegar a apreciar plenamente este hecho histórico: la concentración de poder por cualquier motivo es intrínsecamente peligrosa. Es seductora y corruptora. No se hace inofensiva por el voto de la mayoría o por la retórica grandilocuente de sus practicantes.

Hasta su muerte prematura por tuberculosis a los 46 años en 1950, Orwell nunca renegó de su afecto personal por el “socialismo democrático”. Eso es otra forma de decir que no vio que en la práctica, la primera palabra (socialismo) siempre estará en guerra con la segunda (democrático), porque eso es lo que hace la concentración de poder por su propia naturaleza.

¿Cuántas veces más tendremos que ser testigos de cómo los socialistas llegan al poder por el proceso democrático y luego se aferran al poder por medios no democráticos? La historia latinoamericana está llena de estos ejemplos, desde Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela hasta Daniel Ortega en Nicaragua. Y no hay que olvidar que en Europa, el nacionalsocialista Adolf Hitler compitió en las elecciones hasta que llegó a la cima y decidió que las elecciones eran una molestia.

Aquí, en Estados Unidos, no es una coincidencia que los mismos “socialistas democráticos” que piden igualdad económica y muchas “cosas gratis” por parte del gobierno estén también aliados con la cultura de la cancelación que busca callar a la gente.

Algunos dirán que Orwell era ingenuo en este sentido; yo prefiero verlo como un proceso, como un hombre de honestidad e integridad básicas que estaba obligado a sumar dos y dos tarde o temprano. Una señal de que estaba progresando intelectualmente en ese sentido es este pasaje de su reseña hecha en 1944 de El Camino hacia la Servidumbre de F. A. Hayek:

La tesis del profesor Hayek es que el socialismo conduce inevitablemente al despotismo, y que en Alemania los nazis pudieron triunfar porque los socialistas ya habían hecho la mayor parte del trabajo por ellos, especialmente el trabajo intelectual de debilitar el deseo de libertad. Al poner toda la vida bajo el control del Estado, el socialismo da necesariamente el poder a un anillo interno de burócratas, que en casi todos los casos, serán hombres que quieren el poder para sí mismos y no se detendrán ante nada para conservarlo. Gran Bretaña, dice, va ahora por el mismo camino que Alemania, con la intelectualidad de izquierdas en la furgoneta y el Partido Tory en un buen segundo lugar. La única salvación consiste en volver a una economía no planificada, a la libre competencia y al énfasis en la libertad más que en la seguridad. En la parte negativa de la tesis del profesor Hayek hay mucho de cierto. Nunca se dirá demasiado -en todo caso, no se dice lo suficiente- que el colectivismo no es intrínsecamente democrático, sino que, por el contrario, otorga a una minoría tiránica poderes que los inquisidores españoles ni siquiera soñaron.

Si hubiera vivido otros 30 años, Orwell habría visto cómo el socialismo democrático paralizaba a su propia Gran Bretaña hasta convertirla en la “convaleciente de Europa”, haciendo necesaria la revolución de Thatcher que lo deshizo parcialmente.

En su ensayo de 2016 para la Fundación para la Educación Económica (FEE), “Orwell’s Fatal Attraction to Democratic Socialism” (La atracción fatal de Orwell por el socialismo democrático), Joey Clark señala que “hoy en día no se lee a George Orwell por sus ideas económicas. No, se le lee por sus agudos instintos morales y su integridad intelectual”.

Si hubiese vivido una década más, creo que Orwell podría haberse convertido en un libertario muy reflexivo. Al esperar que una sociedad socialista pudiera ser libre y democrática y seguir siéndolo, era un pensador idealista que sólo necesitaba un poco más de tiempo para crecer y ser realista. Creo que poseía la integridad fundamental que le habría llevado al camino correcto.

Como se puede imaginar de un hombre que tiene creencias contradictorias, Orwell produjo algunas ideas que un socialista podría abrazar, y otras que un no socialista podría respaldar. Fue mucho más elocuente a la hora de expresar estas últimas, lo que quizás indica que una honestidad intelectual latente brillaba detrás de la niebla. Aquí comparto con los lectores algunas de esas ideas.

Al leerlas, pregúntate: “Si un hombre podía escribir tanta sabiduría, ¿no era sólo cuestión de tiempo y de reflexión que abrazara la libertad, el gobierno limitado y el libre mercado?”

La forma más eficaz de destruir a la gente es negar y borrar su propia comprensión de su historia.

_____

Esta gente no ve que si fomentas los métodos totalitarios, puede llegar el momento en que se utilicen en tu contra en lugar de a tu favor.

_____

A esto hay que añadir la horrible -realmente inquietante- prevalencia de los maniáticos allí donde se reúnen los socialistas. A veces se tiene la impresión de que las meras palabras “socialismo” y “comunismo” atraen hacia ellas con fuerza magnética a todos los bebedores de jugos de frutas, nudistas, gente con sandalias, maníacos sexuales, cuáqueros, curanderos de la “medicina natural”, pacifistas y feministas de Inglaterra.

_____

Uno casi llega a la cínica conclusión de que los hombres sólo son decentes cuando no tienen poder.

_____

Es muy posible que estemos descendiendo a una época en la que dos más dos serán cinco cuando lo diga el Líder.

_____

Hay algo malo en un régimen que requiera una pirámide de cadáveres cada ciertos años.

_____

La verdadera división no es entre conservadores y revolucionarios, sino entre autoritarios y libertarios.

_____

Si la libertad significa algo, significa el derecho a decirle a la gente lo que no quiere oír.

_____

Las amenazas a la libertad de expresión, de prensa y de acción, aunque a menudo son triviales por sí solas, tienen un efecto acumulativo y, si no se controlan, conducen a una falta de respeto generalizada por los derechos del ciudadano.

_____

Sin embargo, siempre estoy en desacuerdo cuando la gente acaba diciendo que sólo podemos combatir el comunismo, el fascismo o lo que sea si desarrollamos un fanatismo igual. Me parece que se vence al fanático precisamente no siendo uno mismo un fanático, sino al contrario, utilizando la inteligencia.

_____

Lo que hace falta es el derecho a publicar lo que uno cree que es verdad, sin tener que temer el acoso o el chantaje de ningún bando.

_____

Recuerda que la deshonestidad y la cobardía siempre se pagan.  No te imagines que durante años puedes convertirte en el propagandista lamebotas del régimen soviético, o de cualquier otro régimen, y de repente volver a la decencia mental.  Una vez puta, siempre puta.

_____

Un Estado totalitario es, en efecto, una teocracia, y su casta dirigente, para mantener su posición, tiene que considerarse infalible. Pero como, en la práctica, nadie es infalible, a menudo es necesario reordenar los acontecimientos pasados para demostrar que no se cometió tal o cual error, o que tal o cual triunfo imaginario ocurrió realmente. Además, cada cambio importante en la política exige un cambio correspondiente de doctrina y una revalorización de las figuras históricas destacadas.

Para más información, véase:

Por qué la advertencia de George Orwell sobre la “autocensura” es más pertinente que nunca, por Brad Polumbo

10 cosas que no sabías sobre 1984 de Orwell por Anna Matthews

La atracción fatal de Orwell por el socialismo democrático por Joey Clark

1984 de Orwell: Cómo malinterpretar un clásico por Shawnna Morris


  • Lawrence W. Reed es presidente emérito de FEE, anteriormente fue presidente de FEE durante casi 11 años, (2008 - 2019).