VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, noviembre 27, 2019

En Elogio al Orden Espontáneo

Caminando por Times Square, la frase que me venía a la mente era: orden espontáneo.


Mis hijas y yo pasamos recientemente varios días en la ciudad de Nueva York, donde filmé este vídeo sobre la falta de escolaridad y la educación autodidacta. Decidimos hacer una excursión, disfrutando de un espectáculo en Broadway, Central Park y el Museo de Arte Metropolitano. Aunque he vivido en la ciudad de Boston por más de 20 años, palidece en comparación con el tamaño y la escala de la ciudad de Nueva York. Caminando por Times Square, la frase que me venía a la mente era: orden espontáneo.

Es un despliegue extraordinario de emergente y armoniosa acción humana.

Aquí había miles de personas en unas pocas cuadras, todas persiguiendo pacíficamente sus propios intereses en un ambiente de asociación voluntaria e intercambio. Algunas personas podrían haber estado en busca de comida italiana, otras mexicana. Algunos visitantes pueden haber estado comprando zapatos, carteras o recuerdos de su viaje, mientras que otros estaban interesados en los artistas y los músicos en la calle. Algunos llegaron en taxi, otros en metro y otros a pie o en bicicleta. Algunos estaban allí para vender, mientras que otros estaban allí para comprar.

Había innumerables razones por las cuales todas esas personas estaban en Times Square, pero vinieron como resultado de sus propios intereses, aprovechando una panoplia de restaurantes, tiendas y vendedores artísticos, sin ningún planificador central que coordinara sus actividades. Es un ejemplo extraordinario del poder del mercado para facilitar espontáneamente el intercambio pacífico y voluntario de individuos muy diversos con muchos intereses y diferentes necesidades . Como escribe Sanford Ikeda, economista de la Universidad Estatal de Nueva York, “las grandes ciudades son órdenes espontáneos por excelencia”.

Orden Espontáneo

En su libro, The Fatal Conceit, el economista F.A. Hayek, ganador del Premio Nobel, explicó la belleza del orden espontáneo, con mayores detalles, argumentando que, aunque no es perfecto, el orden que surge del interés individual descentralizado es superior a cualquier intento externo de dominar la acción humana. Hayek escribió:

Tal orden, aunque lejos de ser perfecto y a menudo ineficiente, puede extenderse más allá de lo que cualquier orden que los hombres podrían crear poniendo deliberadamente incontables elementos en lugares “apropiados” seleccionados. La mayoría de los defectos e ineficiencias de estas órdenes espontáneas son el resultado de intentar interferir o impedir que sus mecanismos funcionen, o de mejorar los detalles de sus resultados. Tales intentos de intervenir en el orden espontáneo rara vez resultan en algo que corresponda a los deseos de los hombres, ya que estas órdenes están determinadas por hechos más particulares de lo que cualquier otro organismo de intervención pueda saber.

Unos días en Times Square me dieron una apreciación aún mayor por el orden espontáneo del mercado y su capacidad para satisfacer una serie de preferencias, pacífica y voluntariamente, sin planificación o control central. Es un extraordinario despliegue de acción humana emergente y armoniosa.

Síguenos en Facebook como FEE en Linea


  • Kerry McDonald es Escritora Asociada Senior en Educación en FEE y conductora del podcast semanal LiberatED (disponible en inglés). Es autora de Unschooled: Raising Curious, Well-Educated Children Outside the Conventional Classroom (Chicago Review Press, 2019). Además de su posición en FEE, Kerry también es Asociada de Educación de la Familia Velinda Jonson en State Policy Network, académica adjunta en el Instituto Cato y colaboradora habitual en Forbes. Tiene una maestría en política educativa de la Universidad de Harvard y una licenciatura en economía de Bowdoin College. Vive en Cambridge, Massachusetts, con su esposo y sus cuatro hijos. Puedes suscribirte a su boletín semanal (disponible en inglés) por correo electrónico aquí.