VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, marzo 4, 2023

El disidente americano: el legado de Murray Rothbard

Rothbard vivió su vida y libró sus batallas con un rigor y un comportamiento alegre que el movimiento por la libertad haría bien en emular.


Murray Newton Rothbard, quizá el mayor enemigo del Estado en la segunda mitad del siglo XX, habría cumplido hoy 97 años.

Los hombres no son salmones, esas criaturas únicas que nadan contra corriente. La mayoría de la gente, por definición, “sigue la corriente” y deja que el ritmo de los acontecimientos dicte su vida. Relativamente pocos eligen conscientemente rechazar el orden actual de las cosas, declararlo profundamente erróneo y actuar en consecuencia.

Rothbard fue uno de esos pocos.

El Estado como Estado

El mayor logro práctico de Rothbard fue la desmitificación del Estado, una entidad que, para sobrevivir, debe estar envuelta en apologías y rodeada de hombres armados. Antes de su obra clásica The Anatomy of the State (La anatomía del Estado, es español), hubo un serio parón en los escritos sustantivos sobre el Estado como tal, la sustancia real de lo que es un Estado y lo que implica necesariamente.

Todas las justificaciones del Estado conjuradas por los sicarios del mundo académico aliados con él sirven para camuflar el funcionamiento real de la propia entidad. Puesto que no existe un “ello” para el Estado, es decir, no tiene una conciencia separada, no es más que una abreviatura de los individuos que lo componen. La única diferencia entre las personas que componen el Estado y la plebe fuera de él es el poder político que es, según Franz Oppenheimer, la capacidad de satisfacer las necesidades materiales de uno por medio de la coerción.

Puesto que el Estado no es una entidad propia, no puede haber una ética especial que se aplique sólo a él y no al individuo. (Más profundo aún, ¿cómo puede haber una ética especial en absoluto?).

Ergo, el Estado es una abreviatura de los individuos que utilizan el poder político que lo componen, que también por necesidad operan bajo la misma ética que cualquier no burócrata. Dado que el Estado se ocupa, entre otras cosas, de los impuestos, la conscripción, la regulación de los negocios, la guerra, el bienestar, la censura y el encarcelamiento, se deduce que el Estado es una organización criminal del más alto calibre. Ningún mafioso brutal o barón feudal cruel podría acercarse a la criminalidad del Estado, era la principal idea de Rothbard.

No es de extrañar que la escolta intelectual del Estado, el mundo académico, no le tuviera demasiado aprecio.

La victoria de los radicales

Armado con la idea de su mentor Ludwig von Mises de que el socialismo no puede persistir mucho tiempo debido a la imposibilidad del cálculo económico y a la muerte del entusiasmo revolucionario, Rothbard vio las grietas del edificio soviético mucho antes que sus contemporáneos. Su biógrafo Justin Raimondo le cita de la siguiente manera:

“No soy lo bastante experto para decir hasta dónde ha llegado este progreso en la Unión Soviética. Pero la cuestión es que, por la naturaleza de las cosas, ya debe estar en marcha, y su importancia crecerá a medida que pase el tiempo. Si nos damos cuenta de esto, y recordamos también que la inspiración revolucionaria siempre, históricamente, se ha extinguido después de un tiempo, veremos que el tiempo está de nuestro lado, y nos daremos cuenta de que no necesitamos atrincherarnos para una larga y sangrienta batalla a muerte con un enemigo que incluso ahora se está marchitando desde dentro.”

Aunque la victoria distaba mucho de ser total, Rothbard y los suyos se sintieron reivindicados cuando la Unión Soviética y sus Estados clientes, carcomidos por los gusanos, se derrumbaron bajo el peso de sus propias burocracias, tal y como él predijo. Tras la muerte del Presidente Mao, China renunció al objetivo de construir el comunismo y aceptó una liberalización económica gradual. Occidente cosechó los frutos de su propia liberalización tras ver el error del consenso keynesiano de posguerra.

Si Rothbard y el movimiento clandestino por la libertad en todo el mundo tienen un legado político que se puede ver en los diarios, es la derrota del socialismo a ultranza.

La libertad desde Rothbard

Lamentablemente, los logros que el economista supervisó en sus últimos años no han sido bien administrados, y mucho menos avanzados.

Freedom House mide las tendencias de las libertades civiles a lo largo del tiempo y, desde 2006, hay una ominosa: cada año, son más los países que pierden libertad que los que la ganan. Según sus estimaciones, en 2021 sólo una de cada cinco personas vivirá en un país libre.

Su definición de libertad es, por supuesto, relativa, no absoluta, y como resultado hacen habitualmente la vista gorda ante las depredaciones de los Estados occidentales supuestamente libres. Rothbard difícilmente llamaría libre a un Estado con un impuesto progresivo sobre la renta, dominio eminente, control de armas, servicio militar obligatorio, un complejo industrial penitenciario y un ejército permanente.

La Gran Recesión, que sorprendió a la corriente dominante de Washington, aunque era totalmente previsible desde el punto de vista rothbardiano, puso aún más a la banca bajo el control del Estado y sirvió de plataforma de lanzamiento para la bonanza del gasto de Obama. Dado que Donald Trump tenía un dudoso compromiso con los derechos de mercado, no debería haber sido sorprendente que gastara incluso más rápido que su predecesor; y el presidente Biden procedió a gastar más que Trump.

Para ver realmente dónde se equivocó el mundo después de la época de Rothbard, hay que dejar de lado el gasto estatal y las métricas relacionadas para centrarse en otras cosas, cosas que no habrían sido concebibles en su época.

El coronavirus, y más concretamente la forma en que el Estado respondió a él, cuenta la historia más grande de todas. China encerró a cientos de millones de personas. Australia construyó gulags. El Reino Unido arrestó a personas por estar fuera de sus casas. Eslovenia prohibió a los no vacunados comprar gasolina. Nueva Zelanda se aisló del resto del mundo. Europa hizo pasaportes de vacunas.

La opresión en el extranjero es una cosa y, para un hombre que vio los horrores del siglo XX, no le habrían sorprendido; pero lo mismo en casa es otra cosa.

Se cerraron iglesias estadounidenses, muchas de las cuales nunca volvieron a abrir. Se cerraron empresas estadounidenses, muchas de las cuales tampoco volvieron a abrir. Primero se impusieron las mascarillas y luego las vacunas, que llegaron a obligar a vacunarse a más de 100 millones de estadounidenses. Los estadounidenses fueron espiados hasta nuevos niveles por su propio gobierno. El coronavirus trajo la opresión a suelo americano de una manera que apenas se ha sentido en la memoria viva.

Ojalá Rothbard y su máquina de escribir estuvieran todavía aquí para destrozar estos absurdos con editoriales.

El guerrero feliz

Estos reveses para la libertad son reales, pero el núcleo de la perspectiva rothbardiana era no conformarse nunca y perseverar siempre, razón por la que escribió Por una nueva libertad, sus planes detallados para una sociedad anarcocapitalista.

A diferencia de otros outsiders políticos, a los que a menudo se califica de sombríos, Rothbard era un tipo alegre y se definía a sí mismo como un guerrero feliz. Vivió su vida y libró sus batallas con una actitud optimista que el movimiento por la libertad debe recordar y emular, especialmente tras las duras derrotas de los últimos años. Dejando de lado por un momento todas sus ideas, la auténtica biblioteca que escribió y los principios que dilucidó, una cosa que el movimiento por la libertad debe tomar de su legado es ser como él era: guerreros felices.

Feliz cumpleaños Murray Rothbard, que pronto haya más como tú.

Este artículo se publicó por primera vez en el blog del autor.

 


  • Cruz Marquis is a former US Marine, a current economics student, and the administrator of TheConservativeCritique.com.