VOLVER A ARTÍCULOS
martes, agosto 17, 2021

Didio Juliano: el emperador romano que compró el trono imperial y lo pagó con su vida

La famosa "subasta del Imperio" revela lo que acaba ocurriendo cuando una civilización sucumbe a la concentración de poder y a la corrupción.

Image Credit: Public Domain

¿Compra el dinero los altos cargos públicos? Es una cuestión política controvertida. La mejor respuesta, me parece, es ésta: A veces sí y a veces no. Sólo hay que preguntarle a los aspirantes a la presidencia Jeb Bush y Michael Bloomberg.

Una ocasión en la que el dinero compró el cargo más alto del país -a la vista del público- ocurrió en 193 d.C. en la antigua Roma. El cargo de emperador del Imperio Romano se subastó y la oferta ganadora correspondió a un hombre llamado Didio Juliano. Esta es la extraordinaria historia.

Después de casi 500 años, la antigua República Romana sucumbió a los peligros del Estado de bienestares sociales/guerra unas décadas antes del nacimiento de Cristo. En su lugar surgió el Imperio Romano, una autocracia imperial que duró otros 500 años. No hay que confundir los dos períodos. El Imperio, en el que las libertades de antes sucumbieron ante el poder concentrado, era muy diferente al que precedió.

Sin embargo, durante sus dos primeros siglos, el Imperio se apoyó en los logros del pasado. Aunque algunos de sus primeros emperadores fueron tiranos espantosos y asesinos (como Nerón y Calígula), el Imperio bajo Marco Aurelio era más grande en superficie e influencia de lo que había sido en los días del primer emperador, Augusto.

La muerte de Marco Aurelio en 180 y el posterior gobierno de 12 años de su violento y errático hijo Cómodo pusieron fin a la era de la Pax Romana (la “Paz de Roma”). Con el asesinato de Cómodo en la víspera del Año Nuevo de 192, muchos romanos sin duda esperaban que 193 trajera una restauración de la paz y la estabilidad. Pero no fue así. De hecho, el nuevo año fue tan tumultuoso que se conocería en la historia romana como el Año de los Cinco Emperadores.

La unidad de élite de los guardaespaldas imperiales, conocida como la Guardia Pretoriana, se encargó de que un oficial del ejército llamado Pertinax sucediera a Cómodo como emperador. Sabemos que el dinero jugó un papel importante; Pertinax ofreció una jugosa suma de 12.000 sestercios a cada uno de los guardias, pero se hizo de la manera más típica (en silencio y entre bastidores). Tras 87 días en los que Pertinax intentó limpiar la casa de la corrupción pretoriana, la Guardia descontenta apuñaló y decapitó al aspirante a reformador. Esto preparó el terreno para un acto tan descarado que el siguiente emperador sería recordado principalmente por eso y por poco más.

Sabiendo que la Guardia Pretoriana podía ser comprada, dos hombres aparecieron en su sede y se presentaron como aspirantes rivales al trono romano. Uno era Tito Flavio Sulpicio, suegro del difunto Pertinax. El otro era Didio Juliano, de 60 años, que se había distinguido tanto en la política como en el ejército. En su Crónica de los Emperadores Romanos, el historiador Chris Scarre señala,

No se intentó ocultar la naturaleza de las negociaciones: los pretorianos colocaron heraldos en las murallas para anunciar que el puesto de emperador estaba en venta ….. La puja se prolongó durante algún tiempo, pero finalmente la elección de los soldados recayó en Didio Juliano. No sólo ofreció el precio más alto, sino que también les advirtió que si elegían a Sulpicio podrían esperar una venganza a sus manos por el asesinato de Pertinax.

Esta notoria “subasta del Imperio”, como la llamaría siglos después Edward Gibbon, fue descrita por otro historiador que estaba vivo y escribía cuando ocurrió, Casio Dio (155-235 d.C.). En su historia de Roma de 80 volúmenes, describió el escandaloso episodio de la siguiente manera:

Cuando [Didio Juliano] se enteró de la muerte de Pertinax, se dirigió rápidamente al trono imperial. Entonces se produjo un asunto muy vergonzoso e indigno de Roma. Pues, como si se tratara de un mercado o de una subasta, se subastó la ciudad y todo su imperio. Los vendedores eran los que habían matado a su anterior emperador, y los posibles compradores eran Sulpicio y Didio Juliano, que competían por superar la oferta del otro….. Poco a poco fueron subiendo sus ofertas hasta los 20.000 sestercios por cada soldado. Algunos de los soldados llevaban la palabra a Juliano: “Sulpicio ofrece tanto; ¿cuánto más haces tú?”. Y a Sulpicio a su vez: “Juliano promete tanto; ¿cuánto más le subes?”. Sulpicio habría ganado la partida, siendo prefecto de la ciudad y también el primero en nombrar la cifra de 20.000, si Juliano no hubiera subido su oferta en 5.000 enteros de golpe, gritando la suma en voz alta e indicando la cantidad con los dedos.

¡Vendido! Un imperio gigantesco y la posición más alta en él por apenas 25.000 sestercios por guardia, o aproximadamente el valor de diez caballos en ese momento.

Al asumir el manto de emperador, Didio Juliano devaluó la moneda, reduciendo el contenido de metales preciosos de la moneda romana. Pero ni siquiera esa medida hizo que el precio que ofrecía fuera asequible para él. Nunca llegó a soltar del todo lo que había prometido. Tras 66 días en el poder, corrió la misma suerte que su predecesor: el asesinato en manos de pretorianos descontentos.

“Se dice que sus últimas palabras fueron: “¿Qué mal he hecho? “¿A quién he matado?”

Antes de que terminara el año, otros tres hombres intentarían reclamar el título de emperador hasta que un hombre emergió como gobernante indiscutible: Severo.

El Año de los Cinco Emperadores estuvo impregnado por ansias de poder, escándalo y sangre. A partir de ahí, el Imperio se fue en picada. Cuando cayó ante la invasión extranjera en 476, muchos romanos le dieron la bienvenida a los invasores porque pensaron que no podían ser peores que sus propios gobernantes.

Y, lamentablemente, probablemente tenían razón.

Para más información, véase:

The Roman Emperors: A Biographical Guide to the Rulers of Imperial Rome, 31 B.C. – A.D. 476, por Michael Grant

The Architects of Rome’s Demise by Jack Emerson Brown

Chronicle of the Roman Emperors: The Reign-by-Reign Record of the Rulers of Imperial Rome por Chris Scarre

The Lust for Power Led to Rome’s Decline and Fall por Lawrence W. Reed

The Fall of the Republic por Lawrence W. Reed

How to Lose a Constitution: Lessons from Roman History por Lawrence W. Reed

Una selección de artículos de la Fundación para la Educación Económica (FEE) sobre las lecciones de la antigua Roma


  • Lawrence W. Reed es presidente emérito de FEE, anteriormente fue presidente de FEE durante casi 11 años, (2008 - 2019).