VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, mayo 15, 2024

Corey DeAngelis, defensor de la elección escolar, en “La revolución de los padres”

"El problema no es necesariamente el plan de estudios en sí", dice DeAngelis. "Es estar atrapado en un sistema de talla única que, por definición, nunca va a funcionar".

Crédito de la imagen: Gage Skidmore - Flickr | CC BY-SA 2.0

Con la aprobación en Alabama a principios de este año de la legislación sobre elección universal de centro, ya son 11 los estados que permiten a todos o a la mayoría de los alumnos de educación primaria y secundaria acceder a una parte de los fondos educativos asignados por el estado para utilizarlos en el centro educativo que prefieran. De hecho, EdChoice informa de que más de un tercio de toda la población estadounidense de K-12 -más de 20 millones de estudiantes- es o será pronto elegible para un programa de elección de escuela privada.

Un catalizador clave para la expansión de la elección escolar ha sido el trabajo de Corey DeAngelis, miembro de la Federación Americana para la Infancia y autor del nuevo libro The Parent Revolution: Rescuing Your Kids from the Radicals Ruining Our Schools.

DeAngelis, a quien se atribuye la acuñación de la frase “financia a los estudiantes, no a los sistemas”, ha sido durante mucho tiempo un defensor de la elección de escuela; pero los cierres de escuelas y la prolongada escolarización a distancia a raíz de Covid sobrecargaron tanto su influencia como su impacto en la promoción de la elección de educación para las familias.

“No habíamos visto tanto impulso en las tres últimas décadas como en los tres últimos años”, afirma DeAngelis sobre el crecimiento de los programas de elección de centro desde 2021. De hecho, ningún estado tenía elección universal o casi universal hasta entonces, y el apoyo a las políticas de elección escolar sigue creciendo.

Hablé con DeAngelis sobre su nuevo libro en el episodio de podcast LiberatED de hoy, donde explica más sobre el aumento del empoderamiento de los padres y la elección. “Al fin y al cabo, los padres conocen las necesidades educativas de sus hijos mejor que los burócratas sentados en oficinas a cientos de kilómetros de distancia. Los padres tienen más incentivos para tomar la decisión correcta para sus hijos que los políticos y los burócratas. Deberíamos dejarles decidir”, dijo DeAngelis.

En los últimos años, hemos sido testigos de acaloradas guerras culturales en las reuniones de los consejos escolares y en las legislaturas estatales de todo el país, con un tira y afloja político entre los que quieren que se enseñen determinados contenidos o planes de estudios en las escuelas públicas y los que no quieren que se enseñen esos contenidos o planes de estudios en esas escuelas. Se crea una inevitable batalla de voluntades con ganadores y perdedores. Todos tenemos valores y preferencias diferentes, y éstos conducen inevitablemente a conflictos en torno a las escuelas públicas, ya que todo el mundo lucha por conseguir que sus valores y preferencias favoritos estén representados.

Este conflicto es particularmente evidente en el Mapa de Batalla de la Escuela Pública que mantiene Neal McCluskey en el Instituto Cato, donde DeAngelis y yo somos profesores adjuntos.

“La elección de escuela es la mejor solución”, dijo DeAngelis en relación con estas batallas estatales y locales sobre el currículo y los contenidos escolares. “El problema no es necesariamente el plan de estudios en sí. Es estar atrapado en un sistema de talla única que, por definición, nunca va a funcionar. Nunca va a satisfacer las necesidades de familias individuales que simplemente no están de acuerdo en cómo quieren educar a sus hijos”.

Afortunadamente, cada vez hay más familias en más lugares que tienen la oportunidad de elegir una escuela o un entorno que se ajuste a sus necesidades, preferencias e ideologías individuales. Las políticas de elección de educación contribuyen a acelerar estas opciones, pero padres y profesores emprendedores de todo EE.UU. -incluso en estados sin políticas de elección de educación- están creando un surtido de centros y espacios innovadores y asequibles entre los que las familias pueden elegir.

En lo que respecta a las políticas de elección de escuela, siempre preocupa la regulación gubernamental, que puede limitar los tipos de escuelas que pueden existir o lo que pueden enseñar. Pero DeAngelis es optimista: cuanto mayor sea el número y la diversidad de familias que se benefician de las políticas de elección de escuela, menos probable será que los políticos restrinjan esas opciones: “Si tienes familias que se benefician en gran número, creando una coalición más amplia en todo el espectro ideológico a favor de los programas de elección escolar, entonces será mucho más probable que puedan luchar contra las personas en el cargo que quieren quitarte tus libertades.”


  • Kerry McDonald es Escritora Asociada Senior en Educación en FEE y conductora del podcast semanal LiberatED (disponible en inglés). Es autora de Unschooled: Raising Curious, Well-Educated Children Outside the Conventional Classroom (Chicago Review Press, 2019). Además de su posición en FEE, Kerry también es Asociada de Educación de la Familia Velinda Jonson en State Policy Network, académica adjunta en el Instituto Cato y colaboradora habitual en Forbes. Tiene una maestría en política educativa de la Universidad de Harvard y una licenciatura en economía de Bowdoin College. Vive en Cambridge, Massachusetts, con su esposo y sus cuatro hijos. Puedes suscribirte a su boletín semanal (disponible en inglés) por correo electrónico aquí.