VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, abril 11, 2020

Con el despertarse el Coronavirus, agradece el milagro de los inventarios

Haga una pausa y piense en lo milagroso que son los inventarios. Tenemos acceso a una cantidad aparentemente infinita de productos al alcance de la mano.


Mientras que muchos en todo el mundo se están ajustando a la nueva normalidad del distanciamiento social, el trabajo a distancia, o, en muchos casos tristes, el no trabajar en lo absoluto, deberíamos hacer un balance de los millones de milagros diarios que continúan ocurriendo a pesar de la crisis del coronavirus.

No, no me refiero a los heroicos esfuerzos médicos y científicos para tratar y prevenir esta nueva y altamente contagiosa enfermedad.

Hablo de los millones de transacciones que se producen diariamente en medio de un cierre económico prácticamente mundial, que permite a los consumidores adquirir los bienes que necesitan hoy y mañana.

Y estoy hablando específicamente del milagro del inventario: las existencias de productos listos (o casi listos) para ser colocados en las estanterías de las tiendas para que usted y yo los compremos.

El inventario es algo que ignoramos en tiempos normales. Pero, con el mundo tomándose un descanso de gran parte de nuestra producción regular, los productos que compramos están, en muchos casos, saliendo de las existencias que los fabricantes y minoristas han acumulado en las últimas semanas y a veces incluso meses.

Imagina, por ejemplo, el nuevo televisor Apple que compraste recientemente para ver a Schitt’s Creek en Netflix (algo que recomiendo encarecidamente). Esa unidad que compró en la acera de Best Buy a finales de marzo puede haber sido fabricada en China a principios de enero (antes del cierre generalizado de la fábrica), vendida al minorista a finales de ese mes, y ha estado esperando en un almacén antes de llegar finalmente a la tienda o a su bolsa.

Siguiendo con el ejemplo de Apple, hay que decir que la primera compañía del mundo con un billón de dólares tiene una famosa cadena de suministro muy estrecha, lo que significa que gestiona muy de cerca a sus proveedores de materias primas y productos manufacturados. Esto se debe a que el inventario no sólo es uno de los activos más valiosos de una empresa, sino que también, como todo en la vida, tiene un costo.

Fortune informó en 2008:

Casi desde el momento en que se presentó en Apple, [ahora-CEO] Cook sabía que tenía que sacar a la empresa de la fabricación. Cerró fábricas y almacenes en todo el mundo y en su lugar estableció relaciones con fabricantes por contrato. Como resultado, el inventario de Apple, medido por la cantidad de tiempo que estuvo en el balance de la compañía, rápidamente cayó de meses a días. El inventario, ha dicho Cook, es “fundamentalmente malo”, y se ha sabido que ha observado que su valor disminuye entre el 1% y el 2% por semana en tiempos normales, más rápido en tiempos difíciles como el presente. “Quieres manejarlo como si estuvieras en el negocio de los lácteos”, ha dicho. “Si se pasa de la fecha de frescura, tienes un problema”.

En efecto, tener un exceso de inventario de un producto significa que, a pesar de haber invertido en desarrollarlo y prepararlo para la venta, no ha ganado nada de dinero. Por eso un líder corporativo como Cook quería minimizar la cantidad de tiempo que un producto está ocupando espacio en un almacén.

Nótese que Cook dijo que el inventario es “fundamentalmente malo”, añadiendo que, “en tiempos normales” se vuelve muy rápidamente costoso para una compañía. Hay todo tipo de factores que pueden influir en el grado en que el inventario de un producto puede disminuir de valor, incluidos tanto factores exógenos (externos) como el costo del dinero (crédito e interés) como factores endógenos (internos) como todas las demás actividades que la empresa está o podría estar realizando.

En estos tiempos tan s extraños, sin embargo, parece que el inventario de todo, desde los televisores Apple hasta los autos y quizás algunos alimentos no perecederos, podría no ser tan malos, dado que nuestras necesidades y deseos siguen aumentando incluso cuando las fábricas están cerradas y se paga a los trabajadores para que se queden en casa.

Nosotros, como individuos que vivimos en lo que muchos llaman el mundo desarrollado, nos hemos acostumbrado a poder entrar en una tienda o al Internet para conseguir lo que queramos. La mayoría de nosotros nunca pensamos en todos los pasos que deben darse para que nos traigan nuestra entrega de Amazon Prime, la entrega de una manta con peso dentro de las 48 horas de haberla pedido desde nuestras computadoras de bolsillo. Nos beneficiamos todos los días de los milagros invisibles del proceso de mercado que persuade a las personas que no nos conocen, ni nos cuidan, para que nos sirvan de la manera que deseamos con sus talentos y habilidades especiales.

El economista Donald Boudreaux escribe:

Damos por sentado que todo lo que queramos recoger hoy en Safeway, Kroger o Target estará disponible en las cantidades que queramos. De la misma manera, tratamos como un rasgo duradero de la naturaleza nuestra capacidad de vagar cuando queramos en un restaurante y que nos sirvan cualquier artículo del menú que pidamos…

…La mayor parte de lo que constituye nuestra prosperidad es un flujo de actividades finamente coordinadas, cada una realizada por trabajadores altamente especializados. En tiempos normales este flujo de actividades está en gran parte fuera de la vista. Es la producción y entrega diaria de jabón, pasta de dientes, aspirinas, carne, pan, cerveza y arándanos. Artículos como estos no caen como el maná del cielo en los estantes de los minoristas. Ni tampoco muchos productos tienen meses de inventarios en almacenes esperando a ser accedidos.  Cientos de millones de especialistas -desde directores generales hasta contables, trabajadores de fábricas y empleados de tiendas- trabajan todos los días para asegurar que la prosperidad se produzca y fluya continuamente.

Así que agradezca a quien almacena los comestibles en su supermercado. Agradezca a un camionero, y agradezca a un agricultor. No olvides agradecer a los doctores, enfermeras, científicos, conserjes, y a todos los demás que cuidan de los ancianos, enfermos y fallecidos.

Pero, una vez que el mundo salga de esta crisis, no olviden agradecer a cada persona involucrada en traerles las cosas sin las que no podrían imaginar vivir, incluso cuando el mundo entero parecía detenerse.

Y más allá de eso, recuerden que vivimos en un mundo de milagrosa coordinación por parte de los individuos que trabajan diariamente para beneficiarse unos a otros. A la humanidad le llevó milenios descubrir las instituciones que hacen posible la prosperidad generalizada. Sin embargo, pudimos elegir destruirlas en un momento.

Una sociedad libre es una sociedad próspera, aunque sea imperfectamente. Guárdese de los llamados a reformar el mundo por los diseños de los expertos de cada ramo, y sienta gratitud por los sistemas, procesos e ideas invisibles que nos permiten servirnos unos a otros sin permiso.

Sólo manteniendo un inventario de gratitud por los demás, la mayoría de los cuales no sabemos, saldremos de la pandemia de COVID-19 más fuertes y felices que nunca.


  • Richard N. Lorenc is Chief Growth Officer of Iron Light, an award-winning strategic marketing firm specializing in helping purpose-driven brands change the world. He served at FEE from April 2013-November 2021, most recently as FEE's Executive Vice President.