VOLVER A ARTÍCULOS
martes, julio 9, 2024

Usted es anarquista. La pregunta es: ¿Con qué frecuencia?


Los liberales clásicos han debatido durante mucho tiempo si deberían apoyar un Estado mínimo o ningún Estado en absoluto. Por desgracia, ese debate suele plantearse como una propuesta de todo o nada. O crees que “un Estado mínimo es siempre y en todas partes necesario” o que un “Estado siempre y en todas partes hace más mal que bien”. Esta polarización es un error. Todo el mundo, al menos a veces, es anarquista.

Pensemos en Camboya a finales de la década de 1970. El gobierno de los Jemeres Rojos asesinó intencionadamente a más de dos millones de sus propios ciudadanos. Eso supone una media del 8% de la población asesinada cada año, mientras el gobierno infligía simultáneamente otros innumerables horrores. ¿Cree que el pueblo camboyano, enfrentado a ese gobierno, habría estado mejor sin gobierno alguno? Le felicito. A veces eres anarquista.

El debate anarquista-minarquista suele girar en torno a lo bien que podría funcionar una anarquía ordenada. ¿Hasta qué punto se podría garantizar el orden público sin la intervención del Estado? Es una pregunta importante, a la que Murray Rothbard, David Friedman y James Buchanan hicieron importantes contribuciones teóricas en la década de 1970. Bruce Benson y otros empezaron a hacer aportaciones históricas en la década de 1980. Y a partir de finales de la década de 1990, los estudios sobre la cuestión prácticamente explotaron.

Los liberales clásicos razonables pueden digerir estos estudios y discrepar sobre lo bien que podría funcionar una “anarquía ordenada”. Pero tanto si te aferras a las nociones hobbesianas de una vida desagradable, brutal y corta en la anarquía, como si crees que la anarquía sería el paraíso libertario, sólo has respondido a la mitad de la pregunta sobre la conveniencia de la anarquía. La otra mitad de la pregunta es “¿en comparación con qué gobierno?

El debate habitual consiste en contrastar un conjunto de creencias sobre cómo sería la anarquía con alguna versión de un Estado mínimo. Pero en ninguna parte del mundo observamos un Estado mínimo clásico-liberal puro. Así que comparar una creencia sobre la anarquía con un ideal no realizado nos deja en el terreno de la irrelevancia.

La verdadera cuestión se encuentra en un área que los economistas llaman “instituciones comparativas”. Es decir, en un momento y un lugar concretos, ¿cómo funcionaría la anarquía y cómo se compara con lo bien que funcionaría un Estado realmente realizable? En este caso, la comparación pertinente es entre un Estado imperfecto y una anarquía imperfecta.

Esta cuestión no se ve alterada por el hecho de que uno fundamente su liberalismo clásico en premisas utilitaristas o de derechos naturales. Sólo cambia qué medidas se comparan y qué se entiende por “funciona”. Si uno es un liberal clásico por razones utilitaristas, debería preferir cualquier sistema de gobierno que maximizara la utilidad -o, más probablemente, la riqueza- en una situación dada.

Si eres un liberal clásico por razones de derechos naturales, deberías preferir cualquier sistema que minimice las violaciones de derechos (independientemente de cómo lo cuantifiques). Los anarquistas de los derechos naturales no evitan esta cuestión afirmando que un Estado viola los derechos necesaria y sistemáticamente. Ningún sistema perfeccionará la moralidad humana. Y, dado que es costoso controlar y prevenir los comportamientos desviados, algunos de estos comportamientos existirán en cualquier sistema de gobierno. Por lo tanto, incluso en una anarquía que funcione bien seguiría habiendo violaciones de derechos. La cuestión sigue siendo la de las instituciones comparadas.

Casos como el de la Camboya de Pol Pot son fáciles para la mayoría de nosotros. Habría que hacer suposiciones hobbesianas extraordinarias sobre la vida sin Estado para pensar que los camboyanos estaban mejor con su gobierno que sin él. Los chinos bajo Mao, los rusos bajo Stalin, los alemanes bajo Hitler… todos entran en la misma categoría.

La verdadera cuestión es hasta dónde hay que mover la línea. Somalia tenía un Estado bastante depredador hasta su colapso en 1991, pero no era ni de lejos tan asesino como los anteriores. Desde entonces se encuentra en un estado de anarquía. En la medida en que podemos medirlo, el nivel de vida parece haber mejorado desde la caída del Estado. De hecho, han mejorado más rápido que la media del África subsahariana.

Cuando los liberales clásicos hablan de Somalia no es porque represente una anarquía libertaria ideal. No es así. Hablamos de Somalia porque pasa la prueba de las instituciones comparadas. Su imperfecta anarquía parece funcionar mejor que el muy imperfecto Estado que la precedió y que muchos de los Estados con los que comparte continente.

Esto no prueba que un gobierno mínimo limitado no funcionaría mejor en Somalia. Pero esa no es la cuestión relevante. Como argumenté en respuesta a un grupo de nation-builders en una conferencia sobre Somalia hace un par de años: Cualquiera que sea la versión de un gobierno que usted considere ideal, probablemente no sea factible en Somalia.

Piensen en otros gobiernos africanos actuales. La mayoría reprimen brutalmente la libertad de sus súbditos y tienen un nivel de vida horrible. Eche un vistazo a sus puntuaciones en Polity IV sobre lo liberales/democráticos que son, o a sus puntuaciones en libertad económica. ¿Cuántos de ellos, como Somalia, estarían mejor sin Estado?

Algunos liberales clásicos, sobre todo los que viven en los alrededores de la circunvalación de Washington, rehúyen los debates sobre el anarquismo porque creen que no son “relevantes para la política”. Parecen pensar que como nadie va a abolir el gobierno de EEUU mañana, las discusiones sobre la anarquía son puramente académicas. Una vez que nos damos cuenta de que la cuestión del anarquismo/miniarquismo no es simplemente una proposición de todo o nada, el anarquismo se convierte en una cuestión política relevante.

Exportar mejores sistemas de gobierno a los países más pobres y totalitarios tiene un porcentaje de éxito horrible. Pero la ayuda estadounidense es a menudo lo único que apuntala a estos estados “fallidos” en las partes más pobres del mundo. Si se cree que los ciudadanos de algunos de estos Estados fallidos estarían mejor en la anarquía que con sus gobiernos actuales, entonces recortar la ayuda y dejar que sus Estados fracasen es una opción política más realista que mejorar sus gobiernos.

Aunque tenemos casos históricos y países modernos menos desarrollados como ejemplos de cómo ha funcionado el anarquismo en comparación con las alternativas pertinentes, carecemos de una sociedad moderna, rica y sin Estado con la que comparar gobiernos como el de Estados Unidos. En su lugar, los debates académicos sobre estas situaciones son teóricos o implican extrapolar a partir de “rebanadas de anarquismo” que ocurren a la sombra del Estado hoy en día, como el comercio internacional sin la aplicación del Estado. En estas situaciones estamos menos seguros de lo deseable que sería cualquier anarquía en comparación con el estado actual de las cosas.

Los liberales clásicos que suelen autodenominarse anarquistas creen que las sociedades modernas funcionarían mejor sin el Estado, mientras que los que se autodenominan minarquistas opinan lo contrario. Ese debate queda fuera del ámbito de este ensayo.

En su lugar, espero que los minarquistas liberales clásicos abandonen la etiqueta y se den cuenta de que en muchas situaciones actuales, en otras partes del mundo, pueden preferir la anarquía a cualquier Estado que se pueda conseguir. Además, como liberales clásicos interesados en una sociedad libre y próspera, deberíamos reconocer que estudiar más a fondo el anarquismo es una tarea valiosa porque puede informarnos sobre dónde cree cada uno de nosotros que deberíamos trazar la línea de no preferir ningún Estado a vivir bajo él. En resumen, todos los liberales clásicos deberían estar interesados en el estudio de la “palabra A“.


  • Benjamin Powell is the Director of the Free Market Institute at Texas Tech University and a Senior Fellow with the Independent Institute. He is a member of the FEE Faculty Network.