VOLER A ARTÍCULOS
martes, julio 14, 2020

Teléfonos inteligentes revelan la increíble historia de la prosperidad humana

Recordemos los cambios positivos que los teléfonos inteligentes han traído a nuestras vidas.


Algunas personas están dejando sus teléfonos inteligentes y volviendo a los antiguos dispositivos de mano. Eddie Redmayne lo hizo en 2016, declarando: “Fue una reacción contra el hecho de estar pegado permanentemente a mi iPhone durante las horas de vigilia. El diluvio de correos electrónicos fue constante”

Los teléfonos inteligentes pueden ser adictivos, y todo el mundo tiene derecho a cambiar a un teléfono móvil o a no tener ninguno. Dicho esto, recordemos los cambios positivos que los teléfonos inteligentes han traído a nuestras vidas.

Empoderamiento de la gente alrededor del mundo

En la película de Oliver Stone de 1987 Wall Street, Gordon Gekko, un inmensamente rico inversionista interpretado por el actor Michael Douglas, camina por la playa, viendo el amanecer y hablando en su teléfono Motorola DynaTac 8000X. “Ojalá pudieras ver esto”, le dice al joven bajo sus alas, Bud Fox en Nueva York. “La luz está subiendo. Nunca he visto una pintura que capture la belleza del océano en un momento como este”. Cuando se lanzó en 1983, DynaTac fue el primer teléfono móvil de mano del mundo. Pesaba dos libras, tardaba 10 horas en cargarse, y ofrecía 30 minutos de tiempo de conversación. En 1984, el teléfono costaba 3.995 dólares. Eso es 10.277 dólares en 2018.

Todo el conocimiento de la humanidad, que tardó milenios en acumularse, puede ser accedido de forma fácil e instantánea, a través de un teléfono inteligente.

En 1990, los teléfonos móviles eran tan caros que sólo el 2% de los estadounidenses podían permitirse tener uno. En 2017, había 225 millones de teléfonos inteligentes sólo en los Estados Unidos. A nivel mundial, se espera que el número de usuarios de teléfonos inteligentes crezca de 2.100 millones en 2016 a alrededor de 2.500 millones en 2019. Con el tiempo, los teléfonos móviles se hicieron más pequeños y más baratos. También se volvieron mucho más potentes y útiles. Hoy en día, un minero de carbón nigeriano en Sudáfrica puede usar una aplicación de teléfono para enviar dinero a su madre en Lagos. Un pescador congoleño puede ser advertido sobre las inclemencias del tiempo que se aproximan. Un pastor Maasai puede averiguar el precio de la leche en Nairobi. Todo el conocimiento de la humanidad, que tardó milenios en acumularse, puede ser accedido fácil e instantáneamente, a través de un teléfono inteligente.

Consideremos también el impacto de los teléfonos inteligentes en la política. Desde la Primavera Árabe en 2010 hasta las protestas en favor de la democracia en Hong Kong en 2014, los teléfonos celulares, los teléfonos inteligentes y una variedad de aplicaciones de medios sociales le permitieron a la gente común acceder a contenidos censurados y compartirlos. La tecnología celular permite a la ciudadanía de los países autoritarios comunicarse de forma cifrada y organizarse. Como descubrió Redmayne, los teléfonos celulares vienen con sus propias trampas, pero cuando se usan sabiamente, pueden ser una herramienta de liberación.

Mejoras en la eficiencia energética

Por último, considérese la desmaterialización, es decir, el proceso de disminución del consumo de bienes y energía por unidad de producto interno bruto. El teléfono inteligente combina funciones que antes requerían una gran cantidad de dispositivos separados, como un teléfono, una cámara, una radio, un televisor, un despertador, un periódico, un álbum de fotos, una grabadora de voz, mapas, una brújula, etc. La aparición del smartphone no significa que todos los demás dispositivos vayan a desaparecer, pero cada vez los estamos utilizando menos.

El ahorro potencial en términos de energía y material es inmenso. Según un estudio, los teléfonos inteligentes pueden reducir el uso material por 300. Pueden reducir el uso de energía por un factor de 100 y el uso de energía de reserva por 30. También pueden reducir el uso de energía incorporada por un factor de 20, lo que implica la energía consumida por todos los procesos asociados con la producción de un edificio, desde la extracción y el procesamiento de recursos naturales hasta la fabricación, el transporte y la entrega del producto.

En otras palabras, la desmaterialización debería ser una buena noticia para quienes se preocupan por el conflicto que se percibe entre la creciente población mundial, por una parte, y la disponibilidad de recursos, por otra.

En otras palabras, la desmaterialización debería ser una buena noticia para quienes se preocupan por el conflicto que se percibe entre la creciente población mundial, por una parte, y la disponibilidad de recursos, por otra. Aunque las opiniones sobre la disponibilidad de recursos en el futuro difieren, la desmaterialización puede ayudarnos a seguir disfrutando de las comodidades materiales y a ser buenos administradores de nuestro planeta al mismo tiempo. Esto es particularmente importante en lo que respecta a las personas de los países pobres, que deberían tener la oportunidad de experimentar la abundancia material en una época de crecientes preocupaciones ambientales.

En general, los teléfonos inteligentes han traído muchos beneficios a la humanidad. El que los usemos con sensatez o sin sensatez depende de nosotros. Ese, por supuesto, es el caso de todas las tecnologías.

Este artículo fue reimpreso con el permiso de CapX.


  • Marian L. Tupy is the editor of HumanProgress.org and a senior policy analyst at the Center for Global Liberty and Prosperity.