VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, febrero 26, 2022

Por qué las actitudes hacia los ultra ricos, inspiradas en la Revolución Francesa, son absurdas

La gente quiere guillotinar a Musk y Bezos por ser ricos. Pero, tras examinar la idea, eso no tiene realmente sentido.

Crédito de la imagen: WikiMedia-Johann Jaritz

Cuando Elon Musk se convirtió en el hombre más rico del mundo, un Redditor declaró “Elon Musk se convierte en el hombre más rico: El primero en la fila para la guillotina”, a lo que otro respondió “Una vez que su cabeza esté fuera, vamos a lanzar a Bezos allí después”.

En agosto de 2020, los manifestantes montaron una guillotina real frente a la casa de Jeff Bezos. En un mitin a favor de Elizabeth Warren en 2019, la multitud comenzó a corear “Cómanse a los ricos“, una referencia a una cita atribuida a Jean-Jacques Rousseau: “Cuando el pueblo no tenga nada más que comer, se comerá a los ricos”.

Rousseau vivió en una época en la que el hambre era una amenaza constante para muchas personas. Nació poco después de la hambruna de Francia de 1709, en la que se calcula que murieron de hambre 200.000 personas. Los trabajadores de la década de 1780 en París solían gastar entre el 70 y el 90 por ciento de sus salarios sólo en comida. Su enfado con la aristocracia francesa, formada en su mayoría por personas que habían nacido o a las que se les había concedido la riqueza, en lugar de conseguirla mediante el trabajo y el mérito, era comprensible, sobre todo por la escasa movilidad social posible en aquella época.

Por el contrario, en los Estados Unidos de hoy, casi el 90% de la población nunca tiene que preocuparse por tener algo que comer, e incluso los más pobres gastan un máximo del 43% de sus ingresos en comida. Entonces, ¿de dónde viene toda esta rabia inspirada en la Revolución Francesa hacia los ultra ricos? ¿Está justificada?

Muchos parecen estar enfadados con gente como Bezos y Musk simplemente porque son muy ricos. Este sentimiento se ejemplifica con el tuit de Bernie Sanders en el que decía que “los multimillonarios no deberían existir”, que obtuvo más de 19.000 retweets y 103.000 likes. Un popular artículo con el mismo título hace referencia a un discurso de la diputada Alexandria Ocasio-Cortez en el que afirma que “Nadie gana mil millones de dólares. Se toman mil millones de dólares”.

En ese discurso, AOC afirma que los multimillonarios lo son porque no pagan a sus empleados un “salario digno” (un término nebuloso que ignora el hecho de que el precio de la mano de obra está determinado por los mismos factores que fijan otras tarifas de mercado, como la escasez). Pero tomemos un ejemplo de una de las propias empresas de Musk. Los empleados de *Tesla ganan más por hora (más beneficios) que sus homólogos sindicalizados de *GM y otros grandes fabricantes de automóviles y el empleado promedio de *Tesla gana bastante más (las estimaciones oscilan entre el 15 y el 81% más) que el estadounidense promedio. Además, sin los empresarios cuyo duro trabajo, capital e innovación crean esos puestos de trabajo, un sinfín de ellos ganarían menos salario o ninguno.

Es cierto que es posible hacerse multimillonario por medios deshonestos. Aunque personas como Bill Gates, Jeff Bezos y Steve Jobs hicieron sus fortunas principalmente produciendo productos extraordinarios que la gente está ansiosa por comprar, muchas de las personas muy ricas de hoy también se han enriquecido por medios injustos como los subsidios, los rescates corporativos y el fraude.

Sin embargo, muchos en la izquierda no se detienen con estas críticas legítimas. Por el contrario, afirman erróneamente que los ultra ricos atesoran su riqueza, ocultándola al resto del mundo como un mítico dragón sentado sobre su tesoro. Aunque no hay nada inmoral en que una persona conserve o gaste toda la riqueza que ha ganado honestamente, el hecho es que la mayoría de la riqueza no está toda en forma de dinero en efectivo, yates o mansiones. La mayoría mantiene casi todo su dinero en intereses empresariales e inversiones activas; Jeff Bezos, por ejemplo, mantiene alrededor del 90% de su riqueza invertida en Amazon. Eso significa que la mayor parte de lo que “posee” son almacenes, vehículos de reparto y otros bienes que están realmente en la economía sirviendo a sus clientes.

Incluso el dinero que la gente “guarda” en cuentas de ahorro o pólizas de seguro se utiliza de forma beneficiosa. El economista Ludwig von Mises lo explica:

Cuando un hombre ha acumulado una cierta cantidad de dinero -digamos, mil dólares- y, en lugar de gastarlo, confía esos dólares a una caja de ahorros o a una compañía de seguros, el dinero pasa a manos de un empresario, un hombre de negocios, que le permite salir y embarcarse en un proyecto que no podría haber emprendido ayer, porque no disponía del capital necesario.

¿Qué hará ahora el empresario con el capital adicional? Lo primero que debe hacer, el primer uso que hará de este capital adicional, es salir a contratar trabajadores y comprar materias primas, provocando a su vez el desarrollo de una mayor demanda de trabajadores y materias primas, así como una tendencia a la subida de los salarios y de los precios de las materias primas. Mucho antes de que el ahorrador o el empresario obtenga algún beneficio de todo esto, el trabajador desempleado, el productor de materias primas, el agricultor y el asalariado participan en los beneficios del ahorro adicional.

En otras palabras, el dinero invertido o ahorrado en un banco beneficia a los empresarios, a los propietarios de las empresas, a los empleados y a los consumidores, que ahora tienen la opción de patrocinar el negocio que el capital del inversor ha hecho posible. El economista Henry Hazlitt llegó a argumentar que, aunque la caridad o el gasto privado pueden ayudar a los demás (proporcionándoles dinero para sus productos o servicios), la inversión es el medio por el cual los ricos ayudan a la mayoría de la gente:

Aunque los ricos gasten su dinero de forma tonta y despilfarradora, dan empleo a los pobres como sirvientes, como proveedores, incluso como alcahuetes de sus vicios. Pero lo que se olvida con demasiada frecuencia es que si los ricos ahorraran e invirtieran su dinero no sólo darían empleo a otras tantas personas produciendo bienes de capital, sino que, como resultado de la reducción de los costos de producción y del aumento de la oferta de bienes de consumo que esta inversión provocó, los salarios reales de los trabajadores y la oferta de bienes y servicios a su disposición aumentarían enormemente.

Por “salarios reales”, Hazlitt se refería no sólo al salario neto del trabajador, sino a la cantidad de poder adquisitivo que tiene. La reducción de los costos de producción y el aumento de la oferta hacen que el precio de los bienes baje, por lo que el trabajador puede comprar más con lo que gana. Y la inversión de capital se utiliza en gran medida para proporcionar, mejorar y mantener las herramientas, la maquinaria y las instalaciones. Esto impulsa la productividad de los trabajadores, lo que aumenta los salarios reales de los trabajadores. Esto no se debe simplemente al aumento de los ingresos del empresario, sino también a que el aumento de la oferta de bienes y servicios disponibles abarata todos esos productos, aumentando el poder adquisitivo tanto de los trabajadores como de los demás consumidores. Como explica Mises, “con la ayuda de mejores herramientas y máquinas, la cantidad de los productos aumenta y su calidad mejora. Como el empleador, en consecuencia, estará en condiciones de obtener de los consumidores más por lo que el empleado ha producido en una hora de trabajo, puede -y, por la competencia de otros empleadores, se ve obligado- a pagar un precio más alto por el trabajo del hombre”.

Considere el contexto más amplio para algunos como Musk. A finales de 2021, Musk tenía alrededor del 65% de su riqueza invertida en Tesla, otro 18% en SpaceX, y cantidades más pequeñas invertidas en otras empresas como The Boring Company y Neuralink. Así, aunque su patrimonio neto a finales del año pasado era de más de 260.000 millones de dólares, unos 223.000 millones de dólares estaban invertidos solo en Tesla y SpaceX, lo que permite a esas empresas (y a otras) comprar y mantener instalaciones, materiales y maquinaria; contratar a personas y darles sueldos superiores a la media. Del mismo modo, la enorme inversión de Bezos en Amazon le permite ofrecer productos baratos y accesibles a personas en todo el mundo, así como una plataforma en la cual millones de comerciantes intercambian con clientes utilizando la tecnología de Amazon.

Decir que nadie debería ser multimillonario, o de forma obscena, que los ricos merecen ser guillotinados por su prosperidad, o que los ultra-ricos están acaparando recursos: estas afirmaciones no tienen sentido moral ni económico. Economistas racionales como Mises y Hazlitt ya ilustraron hace tiempo la naturaleza de los errores que las sustentan.

Condenar a Jeff Bezos como el próximo rey Luis o María Antonieta no tiene ningún sentido. Su productividad y el nivel de vida que pueden ofrecerle a millones de personas deberían ser celebrados, no condenados.




  • Angelica Walker-Werth is an Ayn Rand Fellow with FEE’s Hazlitt Project and a recent graduate of Clemson University. She is an assistant editor and writer at The Objective Standard and a fellow and research associate at Objective Standard Institute. Her hobbies include gardening and travel.