VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, septiembre 30, 2022

Por qué Adam Smith dijo que “la virtud es más temible que el vicio”

El uso de la fuerza en la sociedad es una de las cuestiones más importantes que deben abordar los gobiernos. Desgraciadamente, a menudo se equivocan, y Smith entendía por qué.

Crédito de la imagen: iStock

Wally, un compañero de trabajo, entró un día en mi oficina y anunció que había descubierto la respuesta a los problemas del mundo. Y todo era muy sencillo. La gente sólo tenía que actuar con sabiduría. Si todo el mundo actuara con sabiduría, el crimen, la pobreza y la guerra desaparecerían. Estuve de acuerdo y le pregunté cómo lograría este milagro. Esperaba algún plan elaborado, pero resultó que ese “actuar con sabiduría” era la suma total de la perspicacia de Wally. En respuesta a cada pregunta, sólo repetía que la gente debía actuar con sabiduría.

Neil deGrasse Tyson es un astrofísico de fama mundial, pero su plan para resolver los problemas del mundo no es ni más científico ni menos ramplón que el de Wally. Tyson propone el mundo de “Rationalia”, una utopía virtual en la que todos actuarán con la razón.

Los socialistas tienen una solución similar a los problemas del mundo. En su utopía, todos actuarán, no con sabiduría o razón, sino con altruismo. Sin embargo, a diferencia de Wally o Tyson, han propuesto varios planes para lograrlo, todos los cuales se reducen a alguna variación de: (1) quemarlo todo y un mundo perfecto surgirá espontáneamente de las cenizas de la sociedad, (2) obligar a todos a actuar con benevolencia hasta que actuar así se convierta en algo natural, o (3) crear una sociedad justa e igualitaria en la que los bienes materiales se distribuyan uniformemente, eliminando así toda la codicia y la envidia y, junto con ellas, cualquier motivación para la violencia y el crimen.

Cada esquema socialista se basa en la fuerza, o en la amenaza de la fuerza, ejercida por dictadores omniscientes, omnipotentes y omnibenevolencia. Pero, ¿podría sobrevivir una sociedad así, que necesariamente sacrifica la justicia por el altruismo?

Una lectura del libro de Adam Smith, La teoría de los sentimientos morales sugiere que no.

El concepto de justicia de Smith se basaba en proteger a las personas de los daños causados por otros. Es decir, proteger a la gente de los asaltos a sus personas, propiedades y acuerdos. Para Smith, actuar con justicia consistía en gran medida en abstenerse de dañar a otros. Creía que la razón fundamental de la existencia de una sociedad era proporcionar este nivel de justicia. Además, argumentaba que cualquier sociedad que no cumpliera con este deber básico fracasaría ella misma. En su libro, Smith escribió: “La sociedad puede subsistir, aunque no en el estado más cómodo, sin beneficencia; pero la prevalencia de la injusticia debe destruirla por completo”.

Desgraciadamente, asegurar la paz requiere a menudo la fuerza. Pero el uso de la fuerza es justo cuando se hace para oponerse a la injusticia, es decir, cuando se utiliza en respuesta a la iniciación de la fuerza. Aunque los gobiernos no pueden esperar establecer una justicia perfecta, sí pueden proporcionar la seguridad suficiente para que las personas puedan vivir sus vidas y prosperar.

Sin embargo, lo que ningún gobierno puede hacer es garantizar que sus ciudadanos actúen de forma inteligente, racional o altruista. Para ello sería necesario utilizar la fuerza, no para evitar que la gente haga daño a los demás, sino para obligarlos a comportarse de la forma que el gobierno determine como adecuada. La fuerza así empleada conduce a una injusticia socialmente destructiva.

En primer lugar, la idea de alguien sobre lo que es altruista (o sabio o racional) debe imponerse a todos. Un ejemplo reciente es la orden ejecutiva de Biden por la que se perdonan cientos de millones de dólares en préstamos federales para estudiantes. ¿Fue su acción altruista? Parece que sí si nos centramos sólo en los estudiantes que se benefician de la orden del Presidente. No lo parece tanto si ampliamos nuestro enfoque y nuestro horizonte temporal para incluir a los que deben pagar los préstamos y a los que se verán perjudicados en el futuro por los incentivos perversos que creará su orden. Las universidades, por ejemplo, se envalentonar para subir las matrículas y aún más estudiantes pedirán prestado un dinero que probablemente no podrán devolver.

En resumen, sea cual sea la política elegida en nombre de la moralidad, algunos la consideran inmoral y se resentirán amargamente al verse obligados a apoyarla.

En segundo lugar, una política que la autoridad central considera altruista debe ser aplicada y pagada por personas que pueden oponerse a ella o a la forma en que se aplica. Hay que obligar -por la fuerza si es necesario- a cumplir con la política y evitar que la subvierte. Si se interpreta que la “subversión” incluye “fomentar la discordia social” mediante la crítica pública, entonces la autoridad central puede limitar la libertad de expresión y la libertad de prensa. Si los pastores cuestionan la moralidad de la política, la autoridad central también podría limitar las libertades religiosas.

En tercer lugar, la política puede producir consecuencias no deseadas que creen más injusticias. ¿Cómo responderá la autoridad central? ¿Suprimirá el conocimiento de las consecuencias para evitar la discordia y, potencialmente, la pérdida de su legitimidad o poder? ¿Responderá con otra capa de políticas coercitivas y, si es así, cómo las hará cumplir y qué hará si se producen más consecuencias imprevistas?

Finalmente, como observó Smith, “la virtud es más temible que el vicio, porque sus excesos no están sujetos a la regulación de la conciencia”. Los que intentan imponer la virtud -o, al menos, su idea de ella- tienden a tratar con saña a los disidentes que, por oponerse a la “virtud”, son, por definición, el mal.

“El infierno”, dijo una vez Michael Novak, “es lo que ocurre cuando se persigue el cielo en la tierra”.

La fuerza utilizada para evitar o reparar los ataques a las personas y a la propiedad es legítima; la fuerza utilizada para coaccionar la “benevolencia” no lo es. La fuerza es, en última instancia, el único martillo en la caja de herramientas de un gobierno y sólo debe usarse en lo que es posible y, aun así, sólo con moderación.

Los gobiernos pueden aspirar razonablemente a ofrecer la fórmula de prosperidad de Adam Smith: “Paz, easy taxes y una administración de justicia tolerable”. Al intentar proporcionar lo que no puede, el gobierno destruirá su capacidad de proporcionar lo que sí puede.




  • Richard Fulmer worked as an engineer and a systems analyst, and is now retired and a free-lance writer. He has published some thirty articles and book reviews in free market magazines and blogs. With Robert L. Bradley Jr., Richard wrote the book, Energy: The Master Resource, which was required reading in classes at four different universities, including the University of Texas and the University of Toronto. He is currently working on another book, Caveman Economics: Basic Economics in 25 Prehistoric Tales.