VOLVER A ARTÍCULOS
martes, diciembre 13, 2022

El marxismo sólo sigue siendo relevante como fuerza destructiva

En la práctica, los marxistas han demostrado ser mucho mejores en la destrucción de sociedades y culturas que en la creación de nuevas sociedades exitosas.

Crédito de la imagen: John Jabez Edwin Mayall

Aunque las teorías de Karl Marx nunca fueron válidas, cambiaron el mundo avivando el agravio, centrándolo en el statu quo, exigiendo que el statu quo se quemara hasta los cimientos y prometiendo que una utopía nunca del todo definida surgiría espontáneamente de las cenizas.

Entre sus afirmaciones figuraban las siguientes:

  1. El valor es una función del contenido de trabajo “socialmente útil”.
  2. Las sociedades capitalistas se dividen en dos clases: la burguesía y el proletariado.
  3. El intercambio voluntario es un juego de suma cero; una de las partes de cada intercambio gana a expensas de la otra.
  4. Los capitalistas “expropian” la plusvalía de los productos a los trabajadores que los han producido.
  5. Los trabajadores de las sociedades capitalistas se verán cada vez más “empobrecidos” hasta el punto de llegar a la revolución.
  6. Los trabajadores que no están de acuerdo con Marx sufren de “falsa conciencia”.

Pero cada una de estas afirmaciones es falsa:

1. El valor no es una función del trabajo; es una función de la demanda. El valor no proviene del trabajo, el trabajo es valioso sólo en la medida en que produce valor, es decir, que se utiliza para producir bienes y servicios que la gente quiere.

Una tarta de barro puede requerir tanto trabajo como una tarta de manzana, pero nadie quiere una tarta de barro, por lo que no tiene valor. Además, el valor cambia a medida que cambian las condiciones. Aunque su “contenido de trabajo” no ha cambiado, los látigos para calesas eran más valiosos antes de que se inventara el automóvil que hoy en día.

Marx trató de explicar estos hechos con la idea del trabajo “socialmente útil”, pero nunca fue capaz de definirlo o cuantificarlo de una manera que permitiera a los planificadores centrales comparar los valores de los diferentes bienes y servicios y de los mismos bienes en diferentes momentos y bajo diferentes condiciones.

2. La sociedad capitalista no está dividida en dos clases. Los propietarios de empresas y los trabajadores proceden de todos los estratos sociales y económicos.

3. El intercambio voluntario no es un juego de suma cero. Todas las partes de un intercambio se benefician o no aceptarían el intercambio. Cada persona se beneficia porque cada una otorga un valor diferente a los bienes y servicios intercambiados. El valor es subjetivo y no se basa en una cantidad objetiva (pero inconmensurable) como el “contenido de trabajo socialmente útil.”

4. La “plusvalía” de un producto (básicamente, el precio de venta de un producto menos el coste de los materiales y los gastos generales), se destina a pagar al:

  • Inventor del producto producido por la fábrica
  • Empresario (a menudo, pero no necesariamente, el inventor) que identificó la demanda del mercado para el producto y decidió construir una fábrica
  • Capitalista (a menudo, pero no necesariamente, el empresario) que aportó parte o la totalidad de la financiación
  • Financiadores que encontraron otros inversores dispuestos a arriesgar sus recursos para construir y equipar la fábrica.
  • Gestores que coordinaron los esfuerzos de los trabajadores
  • Los vendedores, que dieron a conocer el producto y sus posibles ventajas a los consumidores.
  • Los trabajadores de la fábrica.

Marx ignoró en gran medida estos insumos, así como la plusvalía que obtienen los clientes cuando compran el producto elaborado por la fábrica. Si no hubiera plusvalía al comprar el producto, nadie lo compraría.

Al exigir que los trabajadores de la fábrica (junto con los oficinistas que Marx consideraba parte del proletariado y no de la opresiva clase directiva) recibieran todo el valor del producto, Marx exigía que no se pagara a nadie más responsable de la existencia del producto y que los consumidores no obtuvieran beneficios al comprarlo. En efecto, su “mundo perfecto” era aquel en el que nadie tendría incentivos para inventar, producir o comprar nada.

5. Los trabajadores en los mercados libres no están “empobrecidos”. Por el contrario, están mucho mejor materialmente que en las sociedades no libres, o menos libres. Desde nuestro punto de vista, los obreros de las fábricas de la época de Marx trabajaban en condiciones terribles por salarios de miseria. Sin embargo, el trabajo y el salario en las fábricas eran a menudo mucho mejores (o, al menos, menos malos) que las alternativas disponibles en aquella época.

El libre mercado ha hecho que la gente sea tan productiva que necesita trabajar muchas menos horas para alimentarse a sí misma y a su familia. En lugar de trabajar seis o siete días de 12 horas a la semana, los ciudadanos de los países de libre mercado suelen trabajar cinco días de 7 u 8 horas. Además, los niños ya no necesitan trabajar para sobrevivir.

El libre mercado también ha puesto a las mujeres en pie de igualdad con los hombres. En un mundo en el que la fuerza bruta es el factor más importante para sobrevivir, las mujeres son ciudadanas de segunda clase. Pero en una sociedad de libre mercado, donde el cerebro importa mucho más que la fuerza bruta, las mujeres son más que capaces de competir con los hombres.

Marx afirmó que el socialismo pondría los medios de producción en manos de los trabajadores, pero fue el capitalismo el que cumplió su promesa. Hoy en día, los “medios de producción” se traducen cada vez más en los conocimientos de una trabajadora, su ordenador portátil y su teléfono móvil y, tal vez, una impresora 3D.

Marx imaginó una utopía socialista en la que “podría pescar por la mañana, cazar por la tarde, criar ganado por la noche y hacer teoría crítica por la noche, tal como tengo la mente, sin convertirme nunca en cazador, pescador, pastor o crítico”. Una vez más, fue el capitalismo el que hizo realidad el sueño de Marx al aumentar tanto la productividad que la gente ya no tiene que pasar todas sus horas de vigilia simplemente tratando de arañar una vida de subsistencia.

6. Los trabajadores que no están de acuerdo con Marx no sufren de “falsa conciencia” ni son estúpidos. Entienden sus propios intereses mucho mejor que los planificadores centrales o los teóricos de la torre de marfil.

Conclusión

Marx no entendió, o se negó a entender, los incentivos creados por una sociedad basada en el principio de “de cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad”. En la medida en que se sigue este principio, se crea un mundo en el que las personas demuestran un mínimo de capacidad y un máximo de necesidad.

Marx nunca definió lo que sería un “sistema marxista” ni cómo funcionaría. Se negó a describir su utopía socialista en términos que no fueran muy generales porque creía que debía surgir espontáneamente y, por lo tanto, sería absurdo intentar predecir la forma final en la que evolucionaría.

Al mismo tiempo, sin embargo, creía que era necesaria una revolución para hacer realidad el socialismo. Pero la revolución implica una ruptura brusca con el statu quo. En lugar de permitir que un nuevo orden socioeconómico surgiera de forma natural, Marx quería instalar por la fuerza su nuevo orden sobre las cenizas del viejo, un nuevo orden que se negaba a definir porque tenía que surgir de forma natural.

Como resultado, el “marxismo” era una especie de cubo vacío en el que los revolucionarios podían verter lo que quisieran.

En la práctica, los marxistas han demostrado ser mucho mejores destruyendo sociedades y culturas que creando otras nuevas con éxito. El marxismo sigue siendo relevante sólo en la medida en que sigue siendo una fuerza destructiva.





  • Richard Fulmer worked as an engineer and a systems analyst, and is now retired and a free-lance writer. He has published some thirty articles and book reviews in free market magazines and blogs. With Robert L. Bradley Jr., Richard wrote the book, Energy: The Master Resource, which was required reading in classes at four different universities, including the University of Texas and the University of Toronto. He is currently working on another book, Caveman Economics: Basic Economics in 25 Prehistoric Tales.