VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, mayo 5, 2024

¿Podría la privatización de los océanos haber evitado el derrumbe del puente de Baltimore?

Cabe esperar que los derechos de propiedad privada y el afán de lucro mejoren la seguridad en tierra. ¿Por qué iba a ser diferente en el agua?

Crédito de la imagen: iStock

El portacontenedores singapurense Dali chocó contra el puente Francis Scott Key de Baltimore a la 1:27 de la madrugada del 26 de marzo de 2024. Afortunadamente, sólo una pequeña cantidad de escombros cayó con el puente al río Patapsco, y las muertes se limitaron a seis trabajadores de la construcción. Si el accidente se hubiera producido a la 1:27 de la tarde, la matanza habría sido mucho mayor. Así las cosas, las muertes siguen siendo una tragedia, y habrá devastación económica en abundancia, dado que este puerto tendrá que estar cerrado durante algún tiempo. El carbón, los automóviles y muchas otras mercancías transportadas a través de este puerto encontrarán alternativas en otros estados de la Costa Este, pero el traslado a estos sustitutos de la cadena de suministro será costoso.

Se descartó el terrorismo como causa de esta calamidad. Parece que el sistema electrónico del barco estaba averiado. El piloto perdió el control del buque y colisionó con uno de los puntales del puente, derrumbándolo.

¿Hay algo que se pueda hacer para evitar este tipo de accidentes en el futuro? Lamentablemente, no. Todos somos seres humanos, y nuestra especie es la del animal que comete errores. ¿Hay algo que se pueda hacer para disminuir la probabilidad de que se repita en el futuro? Afortunadamente, sí: reconocer los derechos de propiedad privada y el ánimo de lucro.

Cabe esperar que estos dos fenómenos funcionen bastante bien en la tierra. Gracias a las normas de construcción, las casas son más seguras de lo que serían en otras circunstancias. Pero estarían aún más protegidas si, en su lugar, estas normas fueran promulgadas por agencias de calificación privadas que podrían perder dinero si no destacaran en esta tarea, y obtendrían beneficios adicionales si lo hicieran. Pensemos en Yelp y Consumer Reports, o en Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s en el ámbito financiero.

Nuestras carreteras son más seguras desde la creación de la National Highway Traffic Safety Administration de lo que habrían sido en ausencia de cualquier norma de circulación. Pero el número de personas que mueren anualmente en accidentes de tráfico (actualmente 40 000) sería aún menor si, en lugar de ello, se privatizaran nuestras calles y carreteras. Entonces, los propietarios de las carreteras obtendrían o perderían beneficios, en competencia con otros, basándose en parte en lo bien que lo hicieran a la hora de reducir el número de víctimas mortales.

Pero en alta mar no existen instituciones de este tipo. Más bien, la tragedia de los comunes asola este sector de la economía. Diría que la “anarquía” prevalece en los océanos del mundo si no fuera partidario del anarcocapitalismo.

¿Cómo funcionaría la privatización de todas las masas de agua? Bueno, si yo fuera propietario de un trozo del océano Atlántico, cobraría mayores tasas a barcos como el Dali, o incluso los prohibiría, si no cumplieran determinadas certificaciones electrónicas. Los barcos que pierden potencia pueden chocar contra otros barcos, y yo podría ser demandado por las víctimas, dependiendo de los contratos que tuviera con mis clientes.

Con la propiedad privada, ya no habría sobrepesca ni peligro de extinción de las ballenas. La privatización es la última esperanza de acabar con la tragedia de los comunes.

Ya que hablamos de la privatización del agua, sería mucho menos probable que se repitiera el desastre del Katrina de 2005, que mató a 1 900 personas en Nueva Orleans. No se debió a la tormenta, sino al fallo de los diques del río Misisipi. Party City está situada por debajo del nivel del agua, y cuando se produjo ese fallo, se produjeron inundaciones masivas. ¿Quién, a su vez, fue responsable de ese estado de cosas? El tan cacareado Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos. Siguen en activo. Si esta masa de agua hubiera estado en manos privadas, hoy estaría bajo una nueva gestión. Si McDonald’s fuera responsable de 1.900 muertes, estaría en bancarrota y todos seríamos clientes de Burger King, Wendy’s y similares.

¿Quieres salvar los futuros puentes de Baltimore? Apliquemos a los océanos las mismas instituciones que funcionan tan bien en tierra: los derechos de propiedad privada y el ánimo de lucro.


Walter Block es autor deThe Privatization of Roads and Highways: Human and Economic Factors, y coautor deWater Capitalism: The Case for Privatizing Oceans, Rivers, Lakes, and Aquifers.


  • Walter Edward Block is an American economist and anarcho-capitalist theorist who holds the Harold E. Wirth Eminent Scholar Endowed Chair in Economics at the J. A. Butt School of Business at Loyola University New Orleans. He is a member of the FEE Faculty Network.