Nueva ayuda federal norteamericana es"amplia y flexible", excepto cuando no lo son

Si los gobiernos creyeran en soluciones locales verdaderamente, no recaudarían nuestro dinero en primer lugar.

A principios de este año, el Presidente Biden firmó una ley de ayuda por el COVID de $1.9 billones de dólares conocida como el Plan de Rescate Norteamericano. Como parte del paquete, se reservaron $350.000 millones de dólares para los gobiernos estatales y locales, y ese dinero se está entregando a partir de esta semana. Pero aunque el gobierno federal está promoviendo este financiamiento como "intencionadamente amplio y flexible" para que los gobiernos locales puedan adaptar el gasto a las necesidades locales, la realidad es que han incluido algunas restricciones estratégicas importantes.

"El Departamento del Tesoro dijo el lunes que los gobiernos se verán obligados a gastar la recaudación de efectivo "para satisfacer las necesidades de respuesta a la pandemia y reconstruir una economía más fuerte y más equitativa", informó CNBC. "Es importante destacar que los funcionarios del Tesoro dijeron que los estados y territorios no están autorizados a utilizar la financiación para compensar la pérdida de ingresos como resultado de un recorte de impuestos o hacer un depósito en un fondo de pensiones".

Así que, por un lado, el gobierno federal dice que cree que las decisiones se toman mejor a nivel local porque los funcionarios locales entienden mejor las necesidades de sus comunidades. Pero, por otro lado, insisten en que los funcionarios locales se abstengan de utilizar este dinero para reducir los impuestos o aumentar los fondos de pensiones, porque el gobierno federal sabe claramente que estas cosas no serán útiles, independientemente del contexto local.

Por favor.

Por supuesto, la ironía de que se imponga esta restricción a la "ayuda" gubernamental es que la reducción de impuestos es probablemente una de las cosas más útiles que podría hacer un gobierno local. Después de todo, incluso los gobiernos estatales y locales no tienen los conocimientos suficientes para dirigir los recursos de forma eficiente. Sólo los consumidores individuales son lo suficientemente locales como para saber lo que es mejor para ellos mismos, por lo que estarían mucho mejor si simplemente se les permitiera mantener su propio dinero en primer lugar.

Así que, aunque supongo que está bien que el gobierno federal al menos le dé importancia a la toma de decisiones a nivel local de los dientes para afuera, sería mucho mejor que llevara esa idea a su conclusión lógica de una vez por todas. Es decir, dejar que los consumidores como individuos determinen cómo gastar su dinero en lugar de que los burócratas lo gasten por ellos.