VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, abril 29, 2024

¿Necesita el Estado la defensa nacional?

La respuesta corta: no.


Gordon Tullock solía burlarse de los anarquistas afirmando que si EE.UU. aboliera su gobierno, la gente no tendría que preocuparse de que los rusos tomaran el país porque «los mexicanos llegarían primero».

Esta pequeña historia en realidad incorpora una objeción común a la anarquía, a saber, la idea de que, si un país aboliera su gobierno, otros países no necesariamente seguirían su ejemplo, los gobiernos de esos otros países serían libres de, y simplemente se apoderarían del país que, al carecer de un gobierno, también carece de un medio eficaz de defenderse contra la toma del poder por una potencia extranjera.

Este pensamiento presupone al menos dos ideas críticas: en primer lugar, que la defensa de una población requiere un gobierno que gobierne a esa población; y, en segundo lugar, que si un gobierno tiene el poder de apoderarse de otro país, lo hará.

En cuanto a la primera suposición, parece claro que un gobierno nacional puede resultar un medio de defensa ineficaz en cualquier caso, como han demostrado muchos gobiernos a lo largo de los tiempos. Por otra parte, es ciertamente concebible que las medidas descentralizadas de defensa, tales como grupos guerrilleros omnipresentes que operan de forma más o menos independiente, puedan resultar eficaces para evitar una toma de poder extranjera.

En cuanto a la segunda hipótesis, la persistencia de muchos países pequeños con gobiernos débiles, incluso en el mundo actual, pone ciertamente en tela de juicio la idea de que los países efectivamente indefensos no pueden persistir. Seguramente Brasil tiene los medios para conquistar Uruguay, pero no lo hace. Seguro que Alemania o Francia tienen los medios para conquistar Bélgica, pero ninguno de los dos lo hace. Y así con respecto a muchos otros países. Los gobiernos tienen varias buenas razones para abstenerse de esas posibles conquistas.

Así, aunque los mexicanos pudieran llegar primero a los EE.UU., no es en absoluto seguro que decidieran hacerlo. Y si invadieran los EE.UU., no es en absoluto seguro que lograran la conquista que buscaban.

[Publicado originalmente el 28 de marzo de 2017].