VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, noviembre 25, 2022

Lo que Netflix entiende mal sobre las prisiones privadas

El Estado debería interferir menos, no más, en el sistema penitenciario.

Crédito de la imagen: Netflix

El especial de Halloween en stop-motion de Netflix, Wendell & Wild, está repleto de temas espeluznantes: desde demonios hasta osos de peluche embrujados, pasando por levantar a los muertos de sus tumbas. Sin embargo, un tema que Netflix insiste en representar como el mal más espeluznante es el de las prisiones privadas. ¿Es este otro intento de Netflix de disfrazar un tema anticapitalista en lo que debería ser una película infantil de Halloween fácil de ver?

La historia de Wendell & Wild sigue a una niña huérfana llamada Kat que se apunta a un colegio de chicas que se encuentra en el pueblo en el que se crió hasta que sus padres murieron en un accidente de coche. En un intento de traer a sus padres muertos de la tumba, Kat hace un trato con los demonios Wendell y Wild para traerlos al mundo de los vivos.

Sin embargo, la empresa Klaxon Korp quiere demoler el pueblo para construir prisiones privadas. Como explica la hija de los Klaxon, Siobhan: “se gana un montón de dinero por cada preso que se coge, así que se les mete como sardinas, se les proporciona una comida de mierda, una medicina de mierda, condiciones peligrosas y cero rehabilitación”.

La película describe claramente a las empresas penitenciarias privadas como establecimientos que tratan mal a los presos para reducir costes y maximizar los beneficios. Sin embargo, ¿son las prisiones privadas el problema o hay un demonio mayor?

Aunque está claro que Estados Unidos tiene un problema de encarcelamiento masivo, las prisiones privadas no son la causa de este problema. Por un lado, sólo el 8 por ciento de los presos se encuentran en instalaciones privadas. Si el problema fuera simplemente las prisiones privadas, entonces veríamos las altas tasas de encarcelamiento de los países que contratan a contratistas privados en un porcentaje mayor. Sin embargo, este no es el caso. Por ejemplo, Inglaterra (más Gales) y Australia contratan a contratistas privados en un porcentaje relativamente alto (14% y 19% respectivamente), y sin embargo tienen tasas de encarcelamiento relativamente bajas (1,6% y 2,4% respectivamente).

Además, como afirma el profesor de derecho de la Universidad de Fordham, John Pfaff “la mayoría de las prisiones privadas están en sólo cinco estados. No hay pruebas de que los estados con prisiones privadas tengan un crecimiento más rápido que los estados sin ellas”.

Esto no quiere decir que no haya un problema con el tratamiento de los reclusos en las prisiones privadas. Sin embargo, el problema viene del hecho de que hay demasiada interferencia del gobierno en el sistema penitenciario, no poca.

Aunque Estados Unidos tiene prisiones privadas, no tiene un sistema penitenciario de libre mercado. Aunque las prisiones están privatizadas, su financiación está socializada. El contribuyente se ve obligado a pagar por estos servicios y el Estado puede dictar sobre qué base se paga a las prisiones y qué prisiones obtienen los contratos. Como resultado, sólo tres grupos dominan el sistema de prisiones privadas de Estados Unidos: CoreCivic, el Grupo GEO y Management and Training Corporation. Estas empresas disfrutan de la escasa competencia y de los poderes de monopolio que les confiere el Estado.

El problema no es el beneficio en sí mismo; es el hecho de que el “beneficio” lo asigna el gobierno en lugar de ganarlo en el mercado. Es una cuestión de incentivos equivocados. Como dice Siobhan en la película, las prisiones privadas quieren que más gente vaya a la cárcel y que esté más tiempo. El Estado suele firmar un contrato con las prisiones y les paga por preso y por día. Sin embargo, esto también es cierto para las prisiones públicas. Como comenta John Pfaff “no se trata de un beneficio. Si se incentiva a un actor público para que actúe de forma egoísta, ese actor no actuará de forma más o menos egoísta que un actor privado”.

Estos contratos incentivan a las empresas penitenciarias privadas a canalizar sus esfuerzos para apoyar a los políticos que defienden las políticas que les ayudarían a mantener sus prisiones llenas: ya sea la militarización de la policía, las leyes de tres huelgas o las sentencias mínimas obligatorias.

Es importante reconocer que el problema del sistema penitenciario estadounidense no es culpa del capitalismo, sino del corporativismo del gran gobierno.


  • Jess Gill is the Communications and Social Manager for Ladies of Liberty Alliance (LOLA) and a Hazlitt Fellow with the Foundation for Economic Education.